Renacer

Duele deshacerse de lo que formó parte de ti y ahora ya no te beneficia ni sientes como tuyo.

Duele reconocer las carencias y debilidades. Las heridas del corazón que creíamos sanadas… pero no, siguen doliendo en lo profundo.

Duele, como cuando la mujer está pariendo, desprendiendo de sí una nueva vida. Pero ese dolor tan intenso crea a la vez éxtasis, sino sería imposible de sobrellevar.

Tu renacer estuvo gestándose ya gracias a los conflictos y sufrimiento que te han obligado y empujado a decir basta e intuir que era/es el momento de soltar y dejar salir lo nuevo que hay en ti.

Pero ahora tienes miedo a no saber qué hacer, qué decisiones tomar, a no sentirte ser merecedor -hombre y mujer- de todo el mundo de posibilidades que tienes delante.

Renacer es la nueva oportunidad que te brinda la vida. Hace falta valentía. Hace falta no tener miedo a soltar toda la carga del pasado. Quedar vacío y listo para la nueva reconstrucción. Con confianza absoluta.

Purificar la Conciencia es el primer paso para fortalecer tu decisión, si quieres realmente conseguir resultados. Ya no es tiempo de reprimir. ni dejarte influenciar por otros. La auto-disciplina ahora es necesaria. La atención plena en tu Ser esencial.

Los patrones grabados en la memoria debes deshacerlos creando hábitos nuevos, Teniendo paciencia con los objetivos claros de lo que quieres conseguir. Lo que nos libera es el descondicionamiento, el desaprendizaje, Esto quiere decir, ser Observadores del «personaje» que actúa, e ir cambiando actitudes y comportamientos que nos vamos dando cuenta NO somos nosotros.

Siéntete bienvenido. Siéntete con derecho a Ser quien eres.

Saber elegir qué queremos

hombre al revesEl primer paso para conseguir lo que queremos en la vida es decidir con claridad QUÉ queremos. La duda debilita la mente y produce cansancio físico y mental.

Así que el primer punto de atención debe estar en cómo DECIDIR. Nunca tomar decisiones estando enfadado o con la mente llena de rabia,  deseos de venganza o desde el miedo. Debemos pensar positivamente si queremos tomar la mejor decisión.

Cuando uno se siente ofuscado primero tiene que tranquilizarse. Respirar de forma consciente y profunda para centrar todas las energías  para poder reconocer la raíz verdadera del problema.  Debemos focalizar una por una todas las posibilidades, sus ventajas e inconvenientes.

¿Qué cambios quieres hacer en tu vida? ¿Qué te disgusta, en ti,  que quieres modificar?

Cierra los ojos y respira suave y profundamente. Enfoca tu conciencia en el centro de tu corazón. Mira hacia adentro. Relájate. Sé Observador de tu sentir. Aguarda a que aparezca la calma a tu mente, desde la quietud y el silencio.

 

Enfrentarse a los problemas es un acto de valentía. No posponer y elegir en el momento adecuado es de sabios.  Tomar decisiones desde una actitud correcta y sosegada -con conciencia- nos traerá la paz interior y el contentamiento con nosotros mismos.

Pequeño test sobre la actitud.

hombre y caballoTenemos una opinión incompleta y hasta distorsionada o  desvalorizada sobre nosotros mismos.

Han ido pasando los  años  y nos hemos ido cargando de ideas y creencias que normalmente son de otros. Hemos adoptado una personalidad, de forma inconsciente, nos hemos ido adaptando a nuestro entorno.

Y han ido sucediendo cosas en la vida, inesperadas, para las que no estábamos preparados pero  que nos han afectado y obligado a reaccionar y solucionar, más o menos, mejor o peor, para poder seguir adelante.

La actitud que tenemos ante la vida, se ha formado por el cúmulo de todo eso. Y decimos «yo soy así» pensando que no hay posibilidad de cambios.  La actitud es la que decide si veo que la vida es bella y vale la pena vivirla o siento que es mi enemigo y vivo a la defensiva, aislándome de los demás. La actitud mía ante la vida es la que me hace ser una persona agradecida y alegre o hace que me convierta en una persona amargada y negativa.

Me hago consciente de que la actitud es clave para crecer y ser feliz. Elijo mi actitud y aumento mi capacidad de decisión. Y me hago responsable de tener un buen carácter. Yo Soy el creador de mi estado de ánimo.

Así que soy Observador de mi mismo y respondo con toda sinceridad:

¿Cómo definiría mi carácter?

¿Qué me gusta más y qué me gusta menos de mi carácter?

¿Cómo me siento en este momento?

¿Qué hábito de mi debería ir cambiando porque no me beneficia?

¿Qué puedo agradecerle a la vida?

¿Me siento seguro y sin miedos?

¿Puedo tomar la decisión de mejorar?

 

 

Decisiones equivocadas

mochileroEn la búsqueda de la felicidad salimos fuera y , desde nuestro ego,    de forma impulsiva o desde la perspectiva errónea tomamos decisiones. Hacemos elecciones a la desesperada; desde el enfado o cualquier otra emoción que nos está nublando la mente.

En esos momentos, forzamos situaciones y decidimos; desde una boda, tener un hijo, romper con la pareja, dejar el empleo … todo desde nuestro ego herido y nuestro sentido profundo de infelicidad… o -en el fondo- desde el descontento con nosotros mismos… siempre haciendo una huída para no enfrentarnos con nuestra realidad.

Seguramente, con el tiempo y cuando las aguas emocionales se hayan calmado, surgirá el arrepentimiento. Tomar decisiones forzadas por la desesperación, no trae finalmente el mejor resultado… aunque todo es parte del aprendizaje de vida que nos toca hacer.

Para empezar, el primer error, es pensar que la felicidad está en algún lugar fuera de nosotros. Que la felicidad nos la va a proporcionar otra persona o cosa que adquiramos nueva … 

El segundo error sería, crear dependencia o expectativas, de ese otro … porque tarde o temprano nos llevará a la decepción y frustración … esperábamos sería diferente, a nuestro gusto …

El tercer error está en tomar decisiones en el momento equivocado; cuando estamos ofuscados, enfadados, confundidos, desesperados … justamente en esos momentos, debemos hacer todo lo contrario: estarnos quietos, ir hacia nuestro interior, observarnos a nosotros mismos y calmarnos hasta que seamos capaces de escuchar a nuestro corazón.

Tomar decisiones equivocadas es normal en una mente  fragmentada y débil. Hay que fortalecer la identidad desde el quién soy y qué quiero en la vida. Hay que trabajar para centrar todas las energías y saber dónde está uno parado. Y desde ahí decidir «qué puedo hacer por mí».

 

 

Resolver conflictos. Salir a la vida.

corazonTodo sucede al mismo tiempo, da igual por dónde o cómo empieces. En un momento u otro de esta vida o de la siguiente, da igual porque el tiempo es ilusión. Preocuparse demasiado por las formas tampoco nos ayuda a avanzar; ser extrictos, meticulosos … ningún exceso nos hará ser mejores. La cuestión está en salir a la vida.

Está en la confianza en un Orden Superior, en la flexibilidad y la entrega. Dejarse fluir. La clave es disfrutar mientras se hace camino; transformar las energías y hábitos que nos limitan. Hacer una introspección sincera, una reflexión diaria sobre nuestros actos. Saber que nada es casualidad y todo ocurre para brindarnos alguna enseñanza.

¿Vivimos fuera de la Realidad?  El olor no existe hasta que nuestro olfato lo percibe. La Belleza no existe hasta que nuestro corazón esté libre de impurezas. El Amor no existe hasta que no seamos compasivos de forma incondicional, …

No entramos dentro de la Realidad hasta que no desarrollamos el sexto sentido. Vivir desde las emociones que crea la Mente inferior, es vivir en un mundo creado por nuestras ilusiones y miedos. Es negarse la vida.

No pospongas. Toma decisiones. Hay que ponerse ya a resolver conflictos y salir a la vida. 

¿Si o No?

mujer pañuelo coloresAunque digamos que no  elegimos, ya estamos optando por algo…   Al negar decidirnos ya estamos recibiendo la reacción a esa negación…

Decimos que no elegimos. Preferimos no tomar decisiones -quizá por miedo a equivocarnos- pero esa actitud en sí ya es una postura elegida voluntaria o inconscientemente que nos llevará a un resultado  imprevisible, totalmente «fortuito«, porque hemos dejado en manos del azar nuestra suerte.

¡Cuánta resistencia a adentrarnos en la LIBERTAD!  Y todo debido principalmente a los MIEDOS, que conforman la mayor coraza con que refrenamos a nuestro corazón.

¡Cuánta resistencia a sentirnos libres y capaces de tomar decisiones! … de sentirnos con derecho a tomar nuestras propias decisiones, para nuestro Bien, sintiéndonos con derecho a ello.

No dejemos nuestra suerte en manos del azar o en manos de otros.

Desde nuestro corazón y desde nuestra libertad, vamos a decir SI a la Vida.

 

La responsabilidad de saber

¿Estamos esperando el momento perfecto para cumplir nuestros sueños y ser felices, después?

Si cada pensamiento es energía que dirigimos hacia una actitud u otra; para tirarnos tierra encima con la queja o para despejar la mente planteandonos soluciones, entonces es mejor que seamos capaces de dirigir nuestros pensamientos.

Tiene que haber una autodisciplina constante si realmente queremos poner la mente a nuestro servicio y hacer cambios positivos en nuestra vida. Ese esfuerzo para cambiar hábitos negativos dará sus frutos porque tanto cuesta crear un mal hábito como un buen hábito. Pero hace falta un entrenamiento inicial.

La responsabilidad de saber; la primera enseñanza de la autodisciplina es reconocer cuáles son nuestras partes débiles para reforzarlas; poca paciencia, voluntad débil, inseguridad, miedo al cambio….debemos estar atentos y trabajar esas cualidades en nosotros.

Comprométete contigo mismo;  el compromiso sincero con nosotros mismos es imprescindible para conseguir a corto y mediano plazo lo que nos propongamos.

Decidir por tí mismo; tenemos la capacidad de desarrollar nuestra mente y  ampliar el campo de opciones, eso nos dará además claridad mental y nuestras decisiones y elecciones serán hechas desde la intuición. Porque son las decisiones que tú tomas las que dan forma a tu vida.

Hoy es el día.