Ejercicios para salir de la mente

mujer respiracionCuando vives en la Mente, ella te domina y necesita que la alimentes, continuamente.

Así que, estando a su servicio, creas preocupaciones, creas problemas donde no los hay, te consumen los pensamientos sobre el que dirán los demás, haces tuyos los sufrimientos de otros simplemente para estar más ocupado mentalmente, te mueves en la polaridad mental del si/no …

Y, sobre todo,los miedos harán de las suyas, creando inseguridad permanente.

Existen formas eficaces y sencillas para salir de la mente, cuando se quiere descansar de ella y entrar en ella cuando haya necesidad de pensar.

Ejercicio de concentración. Desde la RESPIRACIÓN CONSCIENTE, vamos domando la mente para que se ponga a nuestro servicio. Sentado cómodamente, los ojos cerrados, atención en las fosas nasales observando cómo entra en aire lentamente,lo retenemos unos segundos, lo soltamos lentamente y quedamos en vacío otros segundos. Así varios minutos. Hacerlo varias veces al día. Sentiremos relajación mental.

Cuando el Prana fluye armoniosamente por nuestro cuerpo se purifican los sentidos y se clarifica la mente. Para ello es necesario que nuestros CHAKRAS (Centros Energéticos)estén alineados y activos. Os aconsejo hacer todos los días el ejercicio de AUTO-SANACIÓN que encontrareis en este Blog.

La esclavitud es mental. El sufrimiento es mental. Los sentidos si no están desarrollados crean deseos que se vuelven insaciables. Nunca será bastante.

Fortalezcamos nuestra mente y ella fortalecerá los sentidos, la voluntad,la autoestima… así es como nuestro horizonte se ampliará y nuestra Conciencia se expandirá, proporcionándonos mejor calidad de vida.

¿Cómo mejorar la suerte?

mujer abrazoA la suerte la consideramos fortuita, casual… fuera totalmente de nuestro control. Nos aprovechamos de ella para justificarnos, decimos “he tenido mala suerte”. O actuamos sin muestras de gratitud diciendo “qué buena suerte” … y todo queda ahí, sin saber ver las señales de ayudas y `pruebas a veces muy difíciles que el Universo y por Ley de la Naturaleza se nos otorgan para que tomemos Conciencia y avancemos como humanos y divinos que somos.

La CASUALIDAD no existe. Nada es casual. Abrir los ojos y comenzar a VER más allá de la realidad aparente nos hará entender lo que llamamos “suerte”.

Todo depende de nuestra actitud y disposición. Si nos mostramos cerrados y reacios a RECIBIR la “buena suerte”, habiendo elegido el personaje de víctima, entonces será muy difícil -imposible- que entremos en el campo de posibilidades que está enfrente nuestro.

ATRAER la buena suerte, ATRAER las cosas buenas que nos facilite la vida, es posible. Siempre y cuando estemos abiertos a ella. Tenemos que CONFIAR en nosotros mismos; eso es primordial. Si no confiamos en nosotros mismos lo que atraeremos serán las dificultades que nos confirmarán lo que pensamos “¿ves como yo tenía razón?, no tengo suerte” …

ACTITUD DE CONFIANZA, sin medias tintas. OBJETIVOS CLAROS. PERSEVERANCIA. Estas tres cosas son las que hacen falta para que la SUERTE comience a sonreírnos. Es una energía poderosa que está a nuestra disposición. Experimentarla.

Los intereses en el Amor

amor ancianoConocemos el Amor desde el interés: qué me brinda, cuánta felicidad me reporta, cómo me haces feliz  … , y así resulta ser un amor limitado y calculador. Preocupado de recibir tanto como uno da, no menos.

Entendemos el Amor desde  el YO y eso significa “mio”.  Amor mental y posesivo.

Hasta el propio corazón se aburre ante la lista de exigencias que prepara la mente al amor del otro, mientras acoraza bien su propio corazón, no vaya a salir dañado …

Y luego están los miedos que crean alambradas. Reclamos, quejas, exigencias, control, tensiones, inseguridad, represión …cuando el AMOR debiera sólo brindar paz y felicidad, siendo capaz de salvar todas las diferencias.

El Amor Puro es incondicional. Trasciende la mente y hasta al propio corazón. Es una fuerza y energía tan poderosa y expansiva que nos sobrepasa. Todo el que ha estado ENAMORADO lo ha experimentado mínimamente y sabe de qué estoy hablando. Lamentablemente ese estado es pasajero por ser ilusorio:  nace y muere en la mente.

El amor hacia el otro surge del amor hacia  uno mismo. Y es al estar satisfecho y en armonía con uno mismo que uno puede DAR AMOR sin intereses.

 

 

Construir la vida.

meditacion 5No se trata de sobrevivir un año más. Mi acción es mi voluntad. Lo que antes me parecía inimaginable e imposible hoy se desvela y se materializa ante mi. Es el poder de mis pensamientos positivos lo que despeja mi camino. Yo puedo liberarme de lo que me limita: mi pasado, el hábito de la queja, el resentimiento,  la rabia …

Me enfoco en lo que puedo controlar. Verifico mi dirección. Desde la respiración consciente controlo mis pensamientos y emociones. Me siento capaz de hacer lo que me proponga en la medida en que voy aniquilando los  miedos  irreales que se agazapan en  mi mente, y que no me pertenecen … no son míos. ¡No son reales! ¡Yo no soy mi mente! ¡Tengo una mente! La pongo a mi servicio.

A partir de hoy, yo -desde mi Ser-, construyo mi vida. Me siento motivado desde mi corazón. Me siento liberado. La voluntad me da firmeza y credibilidad -conmigo mismo-.

Creo la constancia para desarrollar mis capacidades. Mis pensamientos no divagan más. Ahora  mis pensamientos son mis mejores armas para abrirme camino en la vida. Ahora me concentro en lo que tengo que hacer-cada día-.

Si la mente está en paz, conecta y se alimenta de la energía pura del Alma. El Alma que es mi Conciencia conectada con la Naturaleza y con el Universo.

 

 

Manipulación en el amor

hombres ayudandoseEl Amor es libertad de ser. El Amor tiene que producir un sentimiento inequívoco de plenitud y felicidad, si no, no es Amor.

Trascender el ego emocional y sus manifestaciones de posesividad, dependencia y apego, es un trabajo ineludible en nosotros si queremos llegar a la esencia de lo que es el verdadero Amor y poder así dejar de sufrir innecesariamente debido a nuestra inseguridad o egoísmo,  creando dramas complicados,  en nuestras relaciones con los demás.

Tendremos en cuenta a la hora de valorar  los problemas y sufrimientos que padecemos de que todos ellos surgen de siete malos hábitos que utilizamos como armas de control sobre las personas cercanas.

Amar es dar lo mejor de uno mismo. En qué medida utilizamos los sentimientos para  forzar a que los demás  se comporten como nosotros queremos. Aunque nuestra intención  esté llena de  “buenos propósitos”  estamos coartando la libertad de los otros.

> Pequeño test, puntuar  del 1 al 10.  ¿Cómo me relaciono con las personas cercanas?.

¿Las domino …

1) Desde el castigo emocional “ya no te quiero”.

2) Desde la queja “…después de todo lo que he hecho por ti”

3) Desde la culpa “por tu culpa caí enferma”

4) Desde la amenaza “si me abandonas me suicidaré”

5) Desde la crítica “no vales para nada, suerte tienes de tenerme”

6) Desde el soborno “si te quedas en casa te daré… ”

Llegar a ser maestro de uno mismo y dueño de la propia vida, es algo a lo que debemos aspirar, para así no depender de nadie. Si nuestra intención es  firme para conseguir la paz interior y la independencia emocional, lo lograremos.

Ser y dejar ser. Para ello debemos encontrar el equilibrio, la armonía y la moderación en todo lo que compone nuestra vida. Si estamos contentos con nosotros mismos y si nos aceptamos a nosotros mismos, no sentiremos la necesidad de controlar y dominar a los demás. No crearemos dependencias emocionales.

El Amor es libertad. El Amor tiene que producir un sentimiento inequívoco de plenitud y felicidad, si no, no es Amor.

La inteligencia emocional

hombre recogiendo polvo de estrellas si estoy cansado, nervioso o aburrido, en lugar de ponerme a comer compulsivamente, me tomaré un descanso y me relajaré antes de continuar con mi tarea. Hacer unas cuantas respiraciones largas y lentas ayudan. La respiración consciente centra las energías dispersas y me traen al Presente.

… si me siento agobiado, intranquilo o rabioso por algo ocurrido, en lugar de tomarme un café o fumarme un cigarrillo, daré un corto paseo para relajarme, respiraré lenta y profundamente, iré a un parque a meditar o estar simplemente en quietud diez minutos.

A esta capacidad del ser humano, de saber controlar y dirigir sus emociones, se le llama INTELIGENCIA EMOCIONAL y es muchísimo más importante que la inteligencia racional a la hora de medir la aptitud que se tiene para relacionarse con los demás y consigo mismo, que al fin y al cabo, es lo que nos puede proporcionar la felicidad y el bienestar.

Tener una actitud apropiada y coherente nos ayuda a controlar satisfactoriamente nuestra vida.
Saber identificar nuestro estado emocional interior de forma realista hace que veamos con claridad las situaciones y sepamos transformarlas en nuestro beneficio y en el de los demás.
Ser Observadores de nuestro desarrollo emocional nos ayuda a vivir con desapego, lejos del sufrimiento gratuito.

Atendamos pues, nuestra inteligencia emocional; la práctica del yoga, la meditación, el Reiki, todas ellas y más, nos pueden ayudar con toda seguridad a nuestro desarrollo y mejora de nuestra calidad de vida.

Doña Mente

mujer de barroCuanto antes detectemos nuestra insatisfacción y vacío, y nos encaremos a nuestro malestar por sufrir ansiedad -sin recurrir a fármacos- entonces comenzará el trabajo de transformación que inevitablemente debemos llevar a cabo en nosotros.

La Mente es una herramienta esencial en nuestro cuerpo. Cuando funciona equilibradamente nos proporciona serenidad y claridad para afrontar situaciones. Nos da calma para no reaccionar impulsivamente. Y, por supuesto, es a través de ella que tenemos la capacidad de concentración, comprensión, pensar lúcidamente, discernimiento …

Pero, cuando perdemos el control de la Mente,  ésta puede convertirse en nuestra principal enemiga y entonces funciona de un modo tenso, acelerado, crispado y superficial: NO DESCANSA y no permite descansar al resto del Ser que somos.

Desde ese descontrol y desconocimiento de cómo manejar y parar los miles de pensamientos, la Mente  se las pasa dándole vueltas y más vueltas a lo mismo sin llegar a ninguna conclusión, acumulando así problemas por resolver. Generando sufrimiento, desconcierto y bloqueando los mecanismos emocionales desde el miedo y la ansiedad …

¿Quién dirige mi vida?

Tengo que hacerme Observador de mí mismo; Observador de mi mente, de cómo reacciono, de cómo pienso, de cómo me comporto. Observarme saliéndome del personaje, sin juzgarme. De pronto me daré cuenta que puedo observar a ese “yo” que actúa, de manera autocrítica y de forma constructiva: no voy a justificarme, podré ir rectificando en mí, acciones que no han estado muy acertadas … 

Mientras mayor sea mi atención y mi compromiso conmigo mismo más facilmente alcanzaré una calidad de vida satisfactoria que me proporcionará paz interior.

¿Qué más se puede pedir?