Así estamos

Pusimos en manos de los médicos nuestra salud y bienestar. Pusimos en manos de las escuelas la educación total de nuestros hijos. Pusimos en manos del gobierno la dirección de nuestras vidas mientras nosotros trabajábamos y nos endeudábamos más allá de nuestras posibilidades reales, sin tomar responsabilidad y atención por nuestros asuntos.

Preferimos mirar para otro lado y no asumir nuestros deberes ni siquiera con nosotros mismos. Ahora pagamos las consecuencias de todo ello. No nos justifiquemos más; el gobierno no es el único culpable de nuestra decadencia social y humana. El sistema no soporta más corrupción.

Ahora toca tomar Conciencia y rectificar; sin dramatismo ni violencia. Hay mucho por hacer; empecemos de dentro a afuera: por nosotros mismos, la pareja, los hijos, la familia, el trabajo. ¿Cuáles son las prioridades reales en nuestra vida?

Recuperemos todo lo esencial en nuestra vida a lo que dimos la espalda. Recuperemos valores reales y eternos como son la integridad como seres humanos y la felicidad interna.

Hagamos la transformación de forma integral. No nos engañemos más porque ya no hay más tiempo para ello. Ahora mismo no hay ningún líder capaz de sacarnos de esta impresionante maraña: tenemos que ser cada uno de nosotros, somos todos, los que tenemos que poner  humanidad en esta tierra.

Reiki. Diferencia entre el terapeuta y el maestro.

Reiki en sus principios era y es transmitir energía sanadora del cosmos a través de los chakras de las manos; por imposición de las manos.

Ahora ya se ofertan cursos para formar «terapeutas» de Reiki. ¿Cuál es la diferencia entre un terapeuta y un maestro de Reiki? El terapeuta aprendió y aplica unas técnicas para desbloquear, relajar y tonificar los centros energéticos. Y eso está muy bien sobre todo cuando se hace con la intención de transmitir la energía sanadora del Amor Incondicional.

El maestro de Reiki es el que ha  integrado en sí mismo esa energía y -desde esa Luz- tiene el poder de ir al campo astral de otras personas para sanarle en profundidad, conectando con su alma.

Sanar desde la energía Reiki no tiene nada que ver con las sanaciones «milagrosas» que hacen los curanderos o sanadores por un don o gracia divina. Sanar desde la energía Reiki es insuflar a una persona enferma una energía sanadora que le impulsará a sanarse por sí misma, desde una reestructuración celular.

En las medicinas energéticas se parte de la convicción de que la falta de Salud y Bienestar en el cuerpo físico es la manifestación última de un Alma desatendida y de un cuerpo emocional / mental con deficiencias, desequilibrios y desarmonía.

Recuperemos nuestra salud y felicidad haciéndonos responsables de nosotros mismos. El ejercicio que se enseña en los cursos de Reiki de AUTO-SANACIÓN son de una grandísima ayuda si se hace a diario para mantener nuestros centros energéticos abiertos y en armonía. Las iniciaciones que se imparten en los mismos son una transmisión de esa Energía Superior que nos impulsa al cambio y la auto-transformación.

Quietud Mental

  HACER desde la mente supone esfuerzo. Inclusive las personas bondadosas y serviciales que ayudan a los demás, si lo hacen  desde la mente, se debilitan energéticamente… de forma inconsciente se sienten obligadas y se imponen una conducta amable más allá de sus «posibilidades o deseos» reales.

Por el contrario, dejar la mente a un lado  es fluir con las energías amorosas del corazón.

Conseguir la quietud mental te lleva por inercia a  entregarte desinteresadamente al verdadero Amor porque ya no existe ninguna fuerza externa que te incite a hacer… que te empuje a reaccionar, que te haga sentir obligado a ejercer cualquier patrón establecido…

Todo lo que suponga un sobre-esfuerzo se está haciendo desde la mente… por eso nos cuesta tanto meditar a los occidentales… desde la mente queremos acallar la mente, desde la mente queremos romper patrones y hábitos creados por la mente… desde la mente pretendemos que nuestro corazón se sienta en paz, perdone, sane sus heridas… desde la mente…

El Dar desde el corazón,  hace que te vuelva multiplicado esa poderosa energía vital superior que nos hace sentir bien con nosotros mismos. Entonces todo se hace fácil y el estado de serenidad y alegría se irradia al exterior; esta es la quietud mental… al despejarte de lo inútil, al liberar la mente de miedos, tensiones, preocupaciones… esa liberación de todo lo irreal e ilusorio por tí mismo creado, te lleva a la quietud pacífica y amorosa de tí mismo.

Cuando el pulso del corazón late sincronizado con el pulso del Universo, conseguimos la quietud mental.
Siempre que puedas ve donde la Naturaleza y siéntela, sintoniza con ella, eso te ayudará en principio.
Siéntete parte del Todo y déjate fluir.

Viaje a la India espiritual

La experiencia en la India este verano ha sido muy intensa; mucho por asimilar; no daba tiempo a incorporar tanta vivencia … todo se sucedía a una velocidad tremenda; los sentidos sobre-estimulados, las emociones… en fin, por las noches Swami nos reunía para «regular» nuestras energías…

Estuvimos en ciudades espirituales y de peregrinaje como Benarés (Varanasi) y realmente uno puede beneficiarse de la energía de quietud y paz que allí hay. Al principio no entiendes, no te percatas de tu propia transformación, por qué estás relajado y la mente más quieta hasta que tomas conciencia que es un estado generalizado muy agradable y que imagino hace a esta gente la vida más fácil, más llevadera porque paralelamente a ésto pues está la pobreza, las dificultades materiales, etc. Pero ellos parecen compaginarlo bien. Viven la mayoría desde el corazón y eso da una dimensión de la vida muy distinta… las prioridades, los propósitos, los valores,  todo tiene una profundidad que en occidente se ignora o sencillamente ni siquiera tenemos en cuenta, lo despreciamos pues nuestras miras son materiales …

Estuvimos en el Ashram de Ramana Maharishi que me encantó.  Allí estuvimos 3 ó 4 dias e igualmente las vivencias eran -principalmente- de quietud mental (como algo novedoso y sorprendente).

Y finalmente Swami nos llevó al Ashram de Barfani Dada Ji, el santo de 250 años. Dicen que desde 1930 él mantiene esta imagen actual de aparentar máximo unos 85 años. Allí mismo había una viejecita que es testigo de conocerle tal cual está hoy desde que ella era muy niña. … estas cosas están fuera de toda lógica y Razón. Sus Poderes son todos. No nos habló y si nos miró fue de reojo no miradas directas. Se le veía con mucha Fuerza. Siento hemos sido muy afortunados de que nos recibiese (estuvimos yendo durante 3 días a su ashram, sentándonos cerca de él, en silencio)…

… siento que sólo desde la meditación se puede conseguir el mantener ese estado de quietud mental tan maravilloso. Es difícil para nosotros pero no imposible; un reto que yo quiero lograr. Me siento muy afortunada y guiada. No hay palabras que expliquen esa sensación de gozo y paz, hay que experimentarlo. Uno no puede imaginar lo que no ha vivenciado. Sólo la ignorancia hace rechazar de antemano lo que no se conoce. Yo os animo a experimentar la quietud mental.

Porque  TODOS tenemos esa capacidad; en la medida que logramos salir un poquito más de la mente y vamos al corazón, más percibimos esa ayuda y guía. Todos tenemos ángeles a nuestro alrededor, seres de Luz, arcángeles, maestros ascendidos… si les llamamos, si pedimos ayuda, si permitimos ser ayudados, si reconocemos que solos no podemos… entonces ellos están ahí.

Cuando se entra en el Silencio interior sentimos a nuestro Ser que es Paz y es Amor.

 

Enfilar el Camino

  Nadie puede enseñarte a ser espiritual… el mejor guía y maestro es tu propio Corazón.

Primero sales a buscar desde el yo sin saber bien qué… sientes una inquietud, un vacío, una insatisfacción contigo mismo pero no sabes por qué… algo te impulsa a buscar; es el comienzo del despertar de la Conciencia.

Llegas a creer que es casual las primeras señales e indicaciones que recibes; por un amigo, un libro… que te van dirigiendo a que des un giro en el rumbo de tu vida. Después ya se hace evidente que nada es casualidad y estás siendo guiado y ayudado en el proceso de transformación hacia la espiritualidad.

Ahora es cuando ya no hay más recelo, expectativas ni más deseos ilusorios.

Ahora, desde el Corazón, marchas seguro y enfilas el Camino que te lleva al Ser.

Esencia de la Era de Acuario

Sigues buscando en el exterior cómo llenar tu vacío e insatisfacción… Pero ya tienes las herramientas para trabajarte y llegar al encuentro de tu Ser.  Tu  mente te está distrayendo y dispersando tus energías. La mente no quiere hacer cambios y te mantiene atrapado en el mundo de la ilusión.

Busca la sencillez en tu vida. Porque hasta que la quietud de la mente no se haga permanente hay que seguir con las prácticas de la meditación. Hasta que no alcancemos al Ser en nosotros hay que seguir dedicándonos tiempo, en la quietud, con nosotros mismos. ¿Qué es lo que no te permite terminar con esa agitación mental?

Ve a por ello. No lo eludas. Enfréntalo. Y recuerda:

Penetramos en la esencia de la Era de Acuario.
Equilibrio entre mente y corazón, entre Razón y  Conciencia
para alcanzar la propia maestría en Dios.
Se amplia nuestra percepción; nuestra Intuición; el sexto sentido.
El cambio es la transformación en nosotros mismos.
Dejamos atrás la conciencia del ego y la dualidad y entramos en un nuevo estado, de la no-mente,
donde está nuestro Ser esencial… y todo es Paz y Amor.

 

‘No tengo tiempo!!!

No damos tiempo a que los milagros suceden en nuestras vidas. Somos demasiado impacientes y demasiado incrédulos.

No nos damos tiempo a nosotros mismos para entrar en la quietud y el silencio. Todo tiene que ser rápido y si no abandonamos la idea y comenzamos algo nuevo, así una y otra vez.

El tiempo nos engulle en un remolino de ansiedad y prisas absurdas. ¡No tengo tiempo! ¡No tengo tiempo!

Tenemos la buena intención de dedicarnos un tiempo a nosotros mismos; nos damos cuenta de que debemos hacer cambios en nuestras vidas que están saturadas  de estrés, angustia, insomnio, tensiones… y mil cosas más que nos van alejando de nuestro sueño de ser felices…

Pero, ¿sabeis?,  la clave está en la perseverancia, en seguir una actitud correcta y firme, en desarrollar la Conciencia de nuestro hacer cotidiano, en hacer de cada acto un  acto consciente. No se trata de llenar la mente con información y razonar las cosas, dejándolas ahí, en los archivos mentales, sin procesar.

Se trata de llevar a la práctica estos sencillos principios; crear nuevos hábitos que nos lleven a descubrir nuestro Ser. ¿Quién Soy Yo?

Si conseguimos ésto, habremos logrado el máximo objetivo de un ser humano; porque conocerse a sí mismo, es conocer el Universo entero y la Divinidad.

La Verdad está en lo sencillo. Dedícate tiempo para tí mismo, reconoce al ser divino que hay en tí. Y entonces dejarás que los milagros sucedan y cientos de soles   iluminarán tu camino.

El poder de visionar

El poder de Visionar es propio de los hombres y mujeres que han encontrado el Camino del Silencio en su interior, a través de la quietud de la mente  y el desarrollo de los sentidos internos; como la escucha y la vista.

Visionar sucede cuando te encuentras con tu Ser y él te lleva de la mano a explorar y vivenciar otras dimensiones. Puede suceder a través de los sueños o en los momentos de quietud y paz interior donde consigues un estado expandido de Conciencia.

Debe haber armonía y equilibrio en los centros energéticos de la persona y una percepción sutil y ampliada de los mismos.

La meditación y el Reiki, son grandes ayudas para conseguir esta conexión con nuestro Ser y trascender este plano hacia otras dimensiones. Experimentar es un conocimiento directo del sentido sagrado de nuestro Ser.

Al visionar se manifiesta nuestro espíritu. A través de pensamientos en forma de símbolos emerge nuestro poder intuitivo y premonitorio.

Visionario es el que ve en toda su amplitud la Realidad  de la existencia del  Ser.

 

Trola, cuento chino o fandango a ritmo de mosca borriquera.

Mi sistema nervioso está cansando. Mi mente harta. Mi subconsciente ya no sabe qué decirme para tranquilizarme y que acepte mi realidad. Mi consciente tambalea y mi dosis diaria de optimismo y frases positivas, hoy,  les he dado una patada y han salido disparadas por la ventana.

Ese tipo de gente de alrededor PINCHA GLOBOS a veces consiguen que te vengas a bajo… «oye, yo creo que… no es por nada pero… fíjate que…» y te describen el lado oscuro de cualquier situación o las múltiples posibilidades nefastas que podrían ocurrir haciendo tal cosa…

Y después están los que viven -también alrededor tuyo- metidos en su mundo de fantasía, no se enteran de nada, pero te discuten y te cuestionan todo lo que tu dices y haces. ¡es muy cansino!

¿Y cómo -me pregunto yo- hacer que no me afecten estas cosas y este tipo de gente? Yo, que ya llevo tantos cursos hechos sobre el desapego, el no reaccionar, el de la no-mente y el no-hacer… Yo, que me creía cerca de la iluminación hasta que ha aparecido ese, cántandome fandangos a ritmo de mosca borriquera y lo ha estropeado todo…

¿Alguien me lo puede decir?

Obligados a aparentar

Vivimos hacia afuera; de cara al exterior y para ello gastamos mucha energía en cuidar nuestra imagen. No sólo física -que consideramos tan importante y nos esclaviza- sino nuestra imagen de «super-fantástico-simpatico-atractivo y megaguay»…

Estamos obligados a aparentar. Nos sentimos forzados a competir continuamente. La sociedad nos empuja a seguir un modelo en todo y como no encajes en ello te sientes un inadaptado social, un solitario, un incomprendido… un infeliz a fin de cuentas.

Si no cubrimos las expectativas sobre nosotros mismos y sobre lo que esperamos de los demás (y somos muy exigentes), entramos en depresión; nos hundimos. Por eso las enfermedades mentales se han disparado de forma alarmate. La ansiedad por el futuro. Los miedos al presente. Los sentimientos de culpa por el pasado… Las obsesiones, las fobias, el insomnio, el abuso de fármacos como los ansiolíticos y antidepresivos, las anfetaminas, etc.

Todo ello está hablando a gritos de que nos detengamos a reflexionar y hagamos cambios en nuestra forma de vida y sobre el orden de prioridades. ¿Quiero tener éxito profesional ante todo por mí satisfacción personal o para demostrar a los demás que sí valgo o para ganarme el cariño de…?

Este tipo de preguntas, dirigidas al ser esencial, al Yo Superior o como se quiera llamar,pero que es inconfundible porque resuena en el corazón,  nos darán las respuestas y nos guiarán hasta nuestro Ser, para ya -definitivamente- ser quien somos y a partir de ahí, encontrar la paz interior y la felicidad interior de quien obra según su naturaleza.