¿Cómo nos percibimos?

¿En qué medida la percepción de nosotros mismos es veraz?

¿Cómo combatir el auto-engaño y error en la interpretación de los juicios hacia nosotros mismos?

¿Cómo detectar las justificaciones que nuestra mente nos facilita para su conveniencia y no cuestionarse a si misma?

¿Cómo captar lo irreal e ilusorio que nuestro cuerpo mental -desde su mente inferior- fabrica para seguir nutriendo al Ego.

¿Cómo sobreponernos a la pereza mental y actuar con voluntad de cambio para el despertar de la Conciencia?

La disciplina fortalece la Voluntad. La respiración consciente oxigena el cerebro y centra nuestras energías. La meditación nos facilita la conexión con nuestro ser esencial. La atención plena nos ayuda en el control mental.

Hagámonos conscientes de que somos Conciencia: LUZ.

Mutación

Mientras estemos ignorando nuestra realidad y naturaleza, habrá conflicto en nuestro interior. Las personas se resignan a “hacerse mayores”, cuando la actitud correcta sería CONVERTIRNOS en mayores. A medida que el cuerpo físico hace esta mudanza, el Alma puede lucir su Luz.

Toda resistencia a convertirnos en seres de Luz- genera sufrimiento y dolor.

La mente inferior es el gran obstáculo para conseguir realizarnos como seres humanos. Nos cuesta mucho ver e identificar a nuestro Yo-personaje, que funciona desde lo ilusorio y relativo.

Desarrollar la Mente -ponerla a nuestro servicio- es crear Luz para que ilumine nuestro Camino.

El Ego está asentado en la mente inferior, junto con los instintos básicos de supervivencia. Es la mente de las pasiones viscerales; codicia, lujuria, cólera, soberbia … todas estas energías oscurecen y bloquean el Amor en nosotros.

Pero una vez comenzamos a percibir y comprender que somos algo más que eso… cuando se van afinando nuestros gustos y ahondamos en las sutilezas del Alma y profundizamos en el sentimiento del Amor, la Mente se amplía, -se purifica- y se iluminan otras partes de ella que nos eran desconocidas hasta ahora.

Entonces comprendes que todo lo que te ha sucedido hasta ahora, ha sido para tu más alto bien; ha sido, es y seguirán siendo, sucesos para tu aprendizaje y mutación,

Las viejas formas

puerta inmensaLa crisis, sea global o individual, surge cuando las formas y las normas se vuelven viejas, inútiles  e insostenibles, pero se perpetúan ante el miedo al cambio.

Una parte de la mente se niega a hacer cambios mientras otra parte empuja y se remueve intentando expandirse. Así nace el CONFLICTO y la ANSIEDAD, desde la resistencia y la debilidad de una  mente dual.

Los viejos patrones, las viejas creencias y tradiciones  frenan el avance. Las viejas formas de pensar inmovilizan la creatividad y limitan el desarrollo … todo ello hace que la mente no  desarrollada, impida a sí misma, la libertad de acción.

Una mente débil domina desde el miedo y la inseguridad. Mientras que una mente desarrollada, centrada en sí misma y con capacidad de concentración, tiene claridad suficiente para vislumbrar y visionar  intuitivamente la verdad y dirigir sus pasos hacia esa Luz de Conciencia.

Si no hacemos nada por salir de esa mente débil, nos veremos envueltos cada vez más  en la brutalidad, la agresividad, la codicia y demás acciones características de seres alejados de su espíritu.

Estar atentos a lo que nos dicta nuestra Conciencia, estimula  el anhelo de superación. Nos impulsa a un continuo aprendizaje que nos hace reaccionar para dar lo mejor de nosotros.

Tomar el hábito de ir hacia adentro, llevando nuestros cinco sentidos: ESCUCHAR nuestra voz interior. VISIONAR con nuestro Tercer Ojo.  SENTIR la fragancia del espíritu. PERCIBIR cómo vibra nuestro Ser. Todo ello nos ayuda a crecer y expandirnos.

Nada es fortuito. El Universo está ligado a nuestra esencia y nuestra esencia está ligada al Universo. Soltemos las anclas de toda creencia, dejémonos fluir dentro de la Conciencia Universal.

 

 

 

 

Percibir y Presentir

chakras 15Tu Esencia desprende un olor;  irradia y emite una vibración que se manifiesta y traduce como emoción o sentimiento … atrayendo más de lo mismo.

Así que podríamos decir que el miedo huele. La envidia huele. La alegría huele … pero la mayoría de los seres humanos han perdido el olfato, al contrario que los demás animales.

Los sentidos internos tienen esa particularidad; detectan más allá  de lo visible y concreto.  Con el sentido del olfato interno presentimos el peligro, por ejemplo. Si prestáis atención veréis que muchos animales utilizan esta facultad para su supervivencia y lo primero que hacen es  OLER para reconocer a la madre.

Pero nos negamos a PERCIBIR y PRESENTIR, dándole prioridad a la mente elemental, aferrados sólo a lo que ésta es capaz de captar.  La Mente debe ser desarrollada para que sea a través de la INTUICIÓN que podamos llegar a percibir y presentir las sensaciones más allá de lo palpable.

Cuando purificamos nuestra Esencia y conseguimos que nuestra fragancia sea de Amor y Compasión, la vida a nuestro alrededor se transforma por si misma.

Experimentemos. Alcemos la cabeza, con los ojos cerrados, abramos las aletas de las fosas nasales al inspirar  y captemos el prana o energía refinada que está en un ambiente puro y permitamos que se expanda por todo nuestro interior. Renovará y reactivará nuestra energía.

Tu esencia

energia-cuerpoHablamos de la Esencia y hablamos de que somos Energía …

Hablamos del Alma y del Espíritu…

Pero si no experimentamos todas estas cosas inmateriales, cómo podemos saber de lo que estamos hablando o cómo  continuar profundizando sobre ello.

Ni siquiera cuando nombramos el amor incondicional tenemos una idea clara  de qué estamos hablando. Sólo si alguna vez hemos percibido su fragancia -aunque sólo fuese por un instante- no sabremos de qué se trata.

¿Cómo saber? Yendo hacia nuestro interior, calmando la mente desde una respiración consciente y pausada.

¿Cómo percibir? Vaciando la mente de expectativas, respirando conscientemente mientras vamos hacia nuestro interior en silencio. La meditación.

¿Qué hace falta para saber y percibir? Anhelar desde la paciencia y la confianza, el poder trascender el Plano material en el que estamos sumergidos. Entrar en un estado meditativo.

… todo lo demás viene por sí mismo.

 

La Luz

hombre-tatuajes-lloraNo nos acomodemos en la aparente paz que ofrece  la rendición. No, que tu Ser no se rinda.

La luz no se modifica aunque alumbre la suciedad. Así que, si la Conciencia es Luz y el ser humano es Conciencia,  nada debería alterar nuestro estado de  pureza …

La toxicidad y la herrumbre, de nuestros pensamientos y sentimientos (rabia, odio, celos, envidia, etc),  son producto de una mente débil -atada a condicionamientos- y de un corazón vulnerable, abandonado a la deriva …

Tenemos una conciencia básica y dependiendo de su nivel de desarrollo así serán nuestros pensamientos, emociones, actitud, valores…

Es la Conciencia desarrollada la que transforma la mente, la que te ayuda a trascenderla para ir a conocer otras dimensiones de ti mismo.

Cuando el estado mental básico es sometido al Yo Superior, es capaz de percibir y enfocar su atención más allá del flujo de pensamientos y éste es el aspecto ‘luminoso’ de la mente. Entonces se abre ante uno el conocimiento intuitivo …

Practica la atención plena. Sé observador de ti mismo. No te rindas.

 

 

 

 

 

Estaba pensando …

yo fran 5Estaba pensando que cuando la mente no es campo fértil, los pensamientos quedan divagando en la superficie y no producen provecho alguno.

Cuando no se prepara la mente para discernir y percibir, los pensamientos quedan a merced del viento, y no vemos el beneficio.

Los pensamientos, las ideas, -los sentimientos que generan- deben echar raíces en el corazón  y enraizarse en nuestra alma. Entonces sí,  el campo será fértil y adecuado para que nos sostenga y nos nutra, en nuestro proceso de crecer de forma completa como seres humanos.

Estaba pensando que en las palabras está la ilusión de ser, del que no es, todavía.

Y allá donde habitan los pensamientos, la mente, es donde se fabrican esas creencias, manufacturadas,  que se denominan a sí mismas justificables y precisas.

Estaba pensando sin querer pensar en todo lo externo que nos fragmenta y nos divide de manera tan inmisericorde y absurda.

Estaba pensando, mientras procuro mantenerme en el Silencio, dejándole espacio a la Verdad que en mi habita.

 

 

 

Los 5 sentidos y el sexto.

ser y auraLas situaciones y las circunstancias afectan a nuestros sentidos… ¡cuántas veces no queremos ver u oír! ¡cuántas veces cerramos nuestra garganta y no dejamos paso a la voz para expresarnos!
Poseemos cinco sentidos  que precisamos para  relacionarnos con  el exterior. Según la claridad de los mismos nuestra captación a través de ellos estará o no distorsionada.  Estos sentidos nos llevan a conectar con  nuestra facultad interior de amplificar de manera ilimitada todo nuestro potencial humano.
:La vista –visión interior. Visualizar otros planos de nuestro ser.
El oído – audición interior. Escuchar la voz interior de nuestro Yo Superior.
El olfato – percibir  el aroma y fragancia de algo que está en otra dimensión.
El tacto – sentir  la energía, percibir el mundo invisible.
El gusto – paladear el sabor de algo que nos transporta en el tiempo…
Los sentidos INTERNOS nos ayudan a trascender el plano lineal de nuestra vida exterior y física. Cuando desplegamos y comenzamos a usar estos sentidos, nos dan el Poder de desarrollar todas nuestras capacidades; la intuición, la percepción extrasensorial, la clarividencia, la telepatía, la comprensión multidimensional, viajar desde el cuerpo astral…
Existe un SEXTO SENTIDO del que no hacemos uso y es la Intuición.
El sexto sentido es el desarrollo máximo de los otros cinco. Se trata de ESCUCHAR la voz interior de la Conciencia. VER desde una visión profunda e ilimitada. PALPAR con una percepción muy amplificada energías sutiles. GUSTAR hasta la embriaguez del eter que existe en la Naturaleza. OLER desde los aromas más exquisitos hasta “el miedo” que nos previene de los peligros.

¿Cuál es mi nivel de Conciencia?

UNOEl Universo es un infinito cúmulo de campos de energía. Los seres humanos estamos compuestos de esos mismos campos de energía. Yo Soy un espíritu inmortal. Yo Soy un ser de  Luz, creada de la misma luz que la Luz Primordial que rige el Universo.
Mi cuerpo físico es mi vehículo en el plano terrenal y consta de 7 Centros Energéticos principales que llenan de energía vital mis órganos y cumplen la función de armonizar mi Ser con la Energía del Universo y mi estado de salud depende del equilibrio y armonía entre todos ellos.
Mi mente guarda la memoria de mi Ser. Si está en conexión con el corazón espiritual, toma las decisiones justas y actúa estando atenta según la guía del Alma. 
Mi corazón tiene la capacidad de percibir más allá del campo sensorial. Cuando le quito las capas inmovilizantes de las emociones negativas y egocéntricas, entonces fluye en creatividad, consiguiendo experimentar el estado de felicidad, sosiego y agradecimiento.
 
Entender ésto es comenzar a vivir de forma consciente; para tener claro quién soy, quién actúa en mí. Para no dejarme engañar por falsas expectativas de mi mente, justificaciones de mi ego, sufrimientos innecesarios del corazón emocional… Vivir consciente de ser.
Tomar Conciencia de quién soy significa llegar a mi esencia y alcanzar la comprensión de los misterios de la vida, para desaparecer como individuo y como identidad.
Y si el nivel de Conciencia indica el grado de comprensión de la existencia ¿cuál es mi nivel de Conciencia? ¿En qué medida vivo conscientemente mi vida y estoy conectado a la divinidad de mi ser interior?

“No sé”

mujer con careta y corazonEsconderse detrás del  “no sé” .  La mente,  a la que hemos permitido zafarse de ver la Realidad,  nos proporciona rápidamente esta mágica fórmula y así damos por terminado el asunto para poder dedicarnos a otra cosa menos fastidiosa que la verdad  y menos comprometedora con nosotros mismos.

Esta podría  ser nuestra actitud toda la vida : decimos “no sé” y detenemos, por ejemplo,  la insistencia de nuestro corazón por saber más sobre nuestra insatisfacción o frustración o infelicidad …  nos  justificamos ante los demás de forma rápida: no sé y punto.

Son los miedos a sufrir los que se parapetan tras el no sé. Inconscientemente, preferimos no saber aunque  sospechemos la verdad. Preferimos no ahondar, no profundizar… escogemos quedarnos en la superficie de la vida, no creyéndonos valientes, no considerándonos  fuertes, no sintiéndonos capaces de hacer frente a cualquier problema o situación.

Detrás del “no sé” está lo que ya sabemos pero preferimos obviar. Anteponemos el “no sé” que dicta la mente a escuchar a nuestro corazón …

¿Qué hacer? Concedernos  tiempo para estar en quietud y silencio con nosotros mismos. Y al entrar en calma, llevando los cinco sentidos a nuestro interior, relajarnos y escuchar al corazón con nuestro oído interno. Percibiremos y reconoceremos poco a poco la Verdad que reside en nosotros. La Paz y Amor que habita en nosotros.