Relaciones tóxicas

abrazo 6Las relaciones que conllevan esfuerzo, conflicto, desorden mental, agotamiento e inestabilidad emocional… mantenerlas resulta una agonía sin sentido. A no ser que seamos conscientes de ello y lo aceptemos plenamente como un desafío y aprendizaje para nosotros mismos.

Mientras tanto ahí estás tu. Y yo. Midiéndonos, sopesando conveniencias. Destruyéndonos el uno al otro, mientras sufrimos …

Moviéndonos entre esto y aquello o lo otro… en juego la manipulación, la exigencia, la intriga y la amenaza. Confundiendo el amor con la dependencia. El deseo de ganar y el miedo a perder se mezclan de manera desmesurada, mientras la vida pasa … y en el fondo sólo deseamos ser amados y comprendidos.

El que piensa demasiado ya se quedó atrás. Los pensamientos terminan abrumando al pensador… los pensamientos terminaron fragmentándose y se hicieron irreconocibles, inteligibles e indefendibles los deseos … Las emociones gritan, se lamenta el orgullo herido ¡yo sólo quiero ser reconocido!

¡Que hartura! ¡Que cansancio! … qué clase de amor se defiende y se mantiene desde el insulto y la queja.

Sonrisas sin color. Miradas apagadas. Así es una relación tóxica. Mentes que divagan desde su propia insatisfacción y  desvarío. Luego -siempre luego- viene el arrepentimiento y las promesas, las palabras dulces, y asoma el conquistador y el que consiente.

Y volvemos a empezar …

 

 

 

 

Anuncios

¿Eres quien aparentas?

hombres uno con luzComo en los actos banales donde se prodigan las alabanzas y risas huecas. Momentos de poses amables e imagen cuidada. Gratis la simpatía y buenas palabras que no comprometen. Hablamos de éxitos y buenos propósitos, y hasta nos mostramos emocionados con los cumplidos, para luego ser inflexibles y duros con nosotros mismos y con nuestra gente cercana.

Si no soy auténtico, qué soy.  Si no soy auténtico soy falso.  Imito a otros cuando no tengo clara mi identidad.  Disimulo cuando me siento inseguro y no me valoro. Somos una repetición de aquel a quien admiramos. Pero una copia no tiene CALIDAD, sólo apariencia.

Preferimos aparentar, desde un ideal que sólo tiene fuerza en nuestra mente. Al no valorar quien somos, al no tener confianza en quien somos, no nos atrevemos a ser originales.

Se vive en la frustración, desde un falso orgullo y un falso amor; decepcionados finalmente pues no hemos descubierto todavía  la satisfacción de ser uno mismo .

Buscamos lo  cómodo, al no comprometernos, al no esforzarnos, ¡al no arriesgarnos! …y los deseos se eternizan en la mente … . Elegimos lo que produce el mínimo esfuerzo cuando no nos valoramos. Nos conformamos con ser sólo una imagen… sin querer escuchar al corazón que tiene deseos propios.

Cuando los miedos dominan

hombre de rodillasEl sentimiento de miedo está presente en todo ser vivo. Es natural y necesario para alertarnos en caso de peligro.De no existir este sentimiento no seriamos precavidos, prudentes, cautelosos … 

Pero cuando este sentimiento de miedo nos domina y se convierte en una emoción magnificada  en nuestra vida cotidiana,  se disparan los pensamientos de desconfianza que paralizan el deseo de experimentar en uno mismo y más allá de uno mismo. Entonces, a través de los miedos se comienza a interpretar la vida, logrando aplastar la mente racional, cerrando campos de posibilidades, materializando el estancamiento.

Cuando los miedos someten también al cuerpo emocional, la mente detiene toda creatividad y comienza a ralentizarse la energía que da fuerza y vida a las ilusiones, a los deseos y a las ganas de vivir. Las emociones se vuelven densas, inquietas, temerosas y agitadas, dando paso al sufrimiento y a una angustia irreal.

¿Cómo transmutar y renovar esas fuerzas y hacerlas transparentes? ¿Cómo deshacerse de pensamientos negativos y emociones aprensivas?

Debemos purificar las energías que nutren el pensamiento. Debemos hacernos conscientes de que tenemos un cuerpo y una mente a nuestro servicio: no somos la Mente. Para nuestro bien, debemos disciplinarla dentro del pensamiento positivo. Aprender a centrar los pensamientos dispersos, deshacernos de todo pensamiento inútil y aprender a crear “estados” de conciencia armónicos. 

“Soy el dueño de mi vida y tomo las riendas de mi destino” … le dice el Ser esencial al cuerpo físico y a la Mente. Ese “Yo Soy” profundo que es eterno y llamamos Alma. Ese “Yo Superior” que ha trascendido el cuerpo mental y se sabe multidimensional.

Los ejercicios de respiración consciente son una gran herramienta para comenzar a ordenar la mente y equilibrar toda emoción. La oración, el mantra, el yoga, todas éstas son prácticas que ayudan a regularizar los pensamientos creando sentimientos positivos. Energías que nutren  nuestros pensamientos para establecer en nuestro interior un estado de paz y amor.

Crear conexión entre mente-corazón, sentándonos en silencio y quietud para ahondar en el conocimiento de nuestro Ser. Escucharle. Todo ello nos beneficia para sentirnos conscientemente vivos, confiados  y  agradecidos.