Mi Yo

Mi Conciencia me indica que debo actualizarme continuamente. Mi intuición me avisa y anima para que así sea. Me pone en alerta de mi yo-mental que se resiste a ello.

El Conocimiento directo -que no pasa por la mente- convierte en desafío mi anhelo de avanzar y concentra la energía en esa dirección para que no me acomode.

No es mi Yo quien decide, es la Conciencia Superior, a la que entrego mi voluntad.

Por momentos se diluye la identidad personal y una aparente apatía no es nada más que he dejado de tener deseos o preocupaciones por el futuro. Confío. Mi corazón palpita desde la certeza absoluta que el Universo y la Madre Tierra me protegen.

La Mente se vuelve cada vez más sencilla. Los pensamientos parecen elásticos y el espacio entre ellos también se alarga. Lo personal y cotidiano pierden importancia al entrar el Ser en otras dimensiones .

El cuerpo físico, es solo eso, el vehículo. Es el Alma y el Espíritu quienes cobran ahora su magnificencia.

Mi respiración se hace consciente y siento que te amo, lo sepas o no.

Anuncios

El Miedo es la enfermedad

meditacion rayoEstar “infectado” o “intoxicado” o “envenenado” o “asfixiado” sucede cuando el Miedo nos domina, y si se ha instalado en la mente o en el corazón los síntomas son de ansiedad y angustia profunda.

Cuando no hemos sabido parar a tiempo el golpe emocional, no hemos sabido verlo venir y nos ha dado de lleno, alterando nuestra paz interior, una y otra vez. Cuando algún suceso queda enquistado y no hemos podido trascenderlo, haciéndonos ir al pasado una y otra vez. Así es como el Miedo entra en nosotros y nos taladra: primero nuestro campo astral y seis meses después dañando el cuerpo físico.

El Miedo finalmente se incrusta en el Alma. Es como un tumor maligno que no permite que la persona se desarrolle enteramente y con libertad. El Miedo puede crecer tanto que la angustia y la ansiedad se haga insoportable y el médico le envíe al psiquiatra que le diagnosticará trastorno mental y recetará antidepresivos y antipsicóticos. Relajantes que crean dependencia y cronicidad, entre otras cosas.

Existen remedios naturales -como las esencias florales- que nos pueden ayudar enormemente bajo la guía de un experto sanador o terapeuta. Existe la milenaria ciencia del Yoga que enseña a respirar conscientemente, enseña a fortalecer la mente y brinda muchos más beneficios. Está el REIKI que limpia el cuerpo astral, desbloquea las energías atascadas y las purifica. Y seguramente muchas más fórmulas que el niño puede aprender, desarrollando la identidad y la auto-estima.

Existen remedios para todo lo que nos aflige. El mal está en no querer ver. En no hacernos conscientes de lo que nos está afectando y enfrentarlo. Hoy es un buen día para decir basta y ponernos a soltar hábitos que nos aprisionan.

Seamos valientes y responsables. Elijamos ser felices y vivir en paz con nosotros mismos.

Entender la vida

chakras merkabaNuestra visión de la vida es sólo una interpretación. En la medida en que nuestro nivel de comprensión se amplía, la vida se explica por si misma, al sentirnos dentro de ella dejamos de resistirnos a su flujo y ciclos, nuestra mente se calma y se simplifica nuestra actuación.

Entender y aceptar la vida hace que nos entendamos y nos aceptemos a nosotros mismos. Comenzamos a percibir más allá de lo material. Sentiremos que formamos campos y redes de energía entrelazados hasta el infinito. Formamos un TODO.

Nuestros centros energéticos (chakras) son los que nos indican con antelación sobre los desórdenes a nivel energético en nuestro cuerpo físico, mental y emocional. Bien sea por exceso de energía o por falta de ella, en alguno o varios de los siete principales Centros que se hallan alineados a lo largo de la columna vertebral –en el cuerpo astral/emocional-, tendremos buena o mala salud física, sufriremos mental y emocionalmente o nos sentiremos felices y en paz. Nos sentiremos con miedos a merced de otros y de la suerte o nos sentiremos dueños de nuestra vida.

Hasta tal punto son importantes y debemos prestar atención a nuestros CHAKRAS.

¿Cómo generar energía vital y saber qué Centros están bloqueados o necesitan más energía?
El primer paso es hacerse Observador de uno mismo. Tomar Conciencia de nuestros malos hábitos en la alimentación, en el sueño, en el descanso. Prestarle atención al cuerpo físico y sus demandas sobre las molestias, dolores, etc. y actuar poniendo remedio.

Aprender a generar y almacenar energía vital refinada (PRANA).
Para no perder la paz interior, deshacernos de la irritabilidad, el sufrimiento y sentirnos seguros de nosotros mismos tenemos que aprender a generar y almacenar suficiente Prana.

Tenemos la opción de elegir qué actitud queremos tomar ante la vida 1) de enfado 2) como víctimas 3) inseguridad y apegos. O por el contrario 1) paz interior 2) sentimiento de agradecimiento 3) siendo dueño de tu vida.

Cuando tenemos la mente débil, sin voluntad de acción, llena de pensamientos desordenados y nos cuesta pensar con claridad es el momento de tomar un compromiso con sí mismo para hacer CAMBIOS. Y es posible.

Podemos trabajar con nuestra mente para desarrollar la concentración, la Conciencia y tener control sobre nuestros sentidos. Existen muchas técnicas para ello; Yoga, Reiki, Meditación, etc.

No podemos combatir la mente desde la mente, razonando… te dirá que sí y luego hará que te olvides de tu promesa y compromiso de cuidar más de ti mismo. Una mente débil justamente es muy dominante y sabe cómo engañarte.

El problema radica en la poca energía vital que tenemos. Respira conscientemente. Sal a caminar y presta atención a cómo entra el aire en tus fosas nasales. Inhala y exhala despacio y profundo; estás generando energía.

Este puede ser un buen comienzo. Persiste y tu Conciencia crecerá y se fortalecerá hasta conseguirla suficiente Luz para guiarte desde la intuición -lo correcto-.

Te recomiendo hacer el ejercicio de la alineación de los chakras que encontrarás en este Blog.

Pereza espiritual

hombre mochilero2Sucede. La pereza  es algo común. Nos recostamos en la zona de confort que más apetece a la mente-no-pensante;  sofá, televisor, comer, beber … los cinco sentidos embotados.

Este tipo de vida, nos separa de nuestra verdadera Esencia  y reduce a la mínima expresión  nuestra creatividad y nuestra espiritualidad.

Pero ya que no podemos actuar sobre el pasado y lo hecho, hecho está, pongamos la atención en nuestro Presente.  Dejémonos inspirar y aceptemos el desafío de conocer nuestros verdaderos límites … nos sorprenderemos ….

Si de verdad queremos despertar a la Realidad, primero debemos cuidar de nuestro cuerpo físico. Es nuestra envoltura. Experimentemos. Pongamos en marcha la actividad física y mental de forma consciente y con un propósito: Podemos ganar en energía y ganar calidad de vida.

Mejoramos nuestra alimentación; nos hacemos responsables de lo que comemos. Y nuestra visión de la vida gana en profundidad.

Interactuamos con el exterior desde una nueva perspectiva y con una actitud más positiva. En la medida en que nos deshacemos de inseguridades y miedos, ganamos relacionándonos con los demás.

Si cada día nos ponemos un pequeño reto, provocaremos en nuestra mente un desafío sano -entusiasmo por avanzar-, por sentirnos que somos capaces de lograr lo que nos proponemos.

 

¿Cómo nos afectan las tormentas solares?

sol-dibujo-interiorEl CAMBIO, que todos esperamos,  es de dentro hacia afuera. Más de lo que creemos y según nuestra capacidad de absorción, el Sol Central nos  influencia y  tiene efectos  sobre nuestro cuerpo físico y sobre nuestro sistema nervioso y emocional. También a nivel celular causa un importante influjo y tiene capacidad de transformación.
La creciente actividad geomagnética del Sol tiene consecuencias inclusive sobre nuestra Conciencia y comportamiento. Durante las tormentas solares podemos sentirnos intranquilos sin ninguna razón clara, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo, agotamiento, etc., todo ello sin causas aparentes. Y a nivel físico podemos sentir dolor y tensión de cabeza, náuseas, mareos, falta de memoria, insomnio, pesadillas, etc.
¿Cómo podemos beneficiarnos de esta energía cósmica? Esta energía de frecuencia superior puede acelerar y esclarecer nuestra memoria celular que todavía no hemos procesado. Nos ayudará a elevar nuestra frecuencia emocional. Se clarificará nuestro propósito de vida y  dará brillo a nuestros talentos naturales.
Necesitamos de esta energía cósmica para que termine de sacarnos de  nuestro pasado y ser impulsados al Presente.
Entonces, vamos a permitir a nuestro cerebro y a nuestro corazón estar atentos y abiertos a absorber la energía cósmica que nos brinda el Sol Central. Cuidemos nuestra alimentación; purifiquemos nuestro cuerpo físico, mental y emocional. Cuanto más “vacíos” y relajados nos encontremos mejor podremos absorber estas nuevas energías superiores.
De dentro hacia afuera. Ésta es la magnífica apertura hacia el cambio y transformación que todos deseamos.

Lo que enferma el Alma

hombre mundo azulSólo hay una enfermedad, se manifieste como se manifieste en nuestro cuerpo físico, y es el alejamiento y desconocimiento de nosotros mismos.

El modelo médico convencional tiene grandes limitaciones para sanar  debido a los intereses económicos y de liderazgo de la industria farmacéutica.  La mayoría de las personas se mantienen enfermas, -se hacen crónicas voluntariamente-   por un sentimiento  de indefensión  y una actitud  de dependencia, que la misma Medicina alienta.

No prestar atención al Alma ha debilitado y enfermado nuestro cuerpo emocional y nuestra Voluntad. El habernos alejado y olvidado de nuestro espíritu -nuestro ser esencial y natural- ha debilitado y enfermado nuestra Alma -el ánima que nos sostiene-. Y todo ello, de forma silenciosa y gradual, ha enfermado nuestro cuerpo físico, da igual cómo llamemos a la enfermedad o a qué órganos ha afectado.

La fragilidad del Alma es lo que tenemos que atender. Estimular el sistema energético de nuestro cuerpo es ahora prioridad. Centrar nuestras energías, hacernos responsables de nuestra salud, haciendo una limpieza emocional, mejorando nuestras condiciones y calidad de vida y felicidad.

Nuestros cuerpos físico, mental, emocional y espiritual, están interconectados y cada uno de ellos afecta a los demás.  Podemos sentir que las emociones afectan al cuerpo físico. Podemos hacernos conscientes de cómo nuestra mente puede llegar a desgastarnos energéticamente con pensamientos recurrentes o con obsesiones y miedos que son sólo imaginarios .

Ocupándonos de nuestra mente y corazón. Estos primeros pasos nos darán la fuerza vital necesaria para impulsar los cambios y toma de decisiones necesarias para hacernos con las riendas de nuestra vida.

 

 

 

La Culpa y el Perdón

corazon raiz.Sin saber del daño que nos hacían, cuando niños hemos recibido apelativos que, como semillas,   echaron raíces en nuestro corazón: ‘eres tonto’, ‘eres malo’, ‘me vas a enfermar’, ‘por tu culpa…’ ‘no sirves para nada’ …

Como padres, repetimos el mismo tipo de educación y comportamientos;  son nuestra referencia, y así ampliamos y reforzamos nuestro sentimiento de culpa: no hemos sabido hacerlo.

Perdonar a los demás es mucho más sencillo que perdonarnos a nosotros mismos. Esta es una tarea muy difícil de llevar a cabo. Lo razonamos y desde la Mente nos decimos que nos perdonamos, pero seguimos con la carga que presiona nuestro corazón y esas raíces se alargan asfixiando los  pulmones.

Esta falta de coherencia mental y emocional crea finalmente un nuevo conflicto en nuestro interior. Nos hemos hecho conscientes de nuestro sentimiento de culpa, queremos perdonar y perdonarnos, pero no lo conseguimos.

Me estoy haciendo daño a mi mismo. No me permito ser feliz completamente. No me siento merecedor de ser feliz y de ser querido.  No me valoro ni me siento digno de amarme a mi mismo y entregarme al amor.

DESHACER CREENCIAS Y PATRONES.-

1) Cambiar la percepción que uno tiene  de sí mismo a través de ejercicios prácticos que te lleven a conectar con tu Ser original, por ejemplo,  la meditación, la alineación y limpieza de los chakras, el yoga, Reiki y otros más.

2) Crear el hábito de ser el Observador del ‘personaje’  en nosotros, para acrecentar la importancia de la Conciencia.

3) Entender que el perdón no es hacia el otro sino hacia uno mismo. Dedicar tiempo a percibir, escuchar y amar al Ser que habita en nuestro cuerpo físico.