La transformación

Ante las nuevas experiencias que con seguridad todos estamos viviendo, muchas personas hayan despertado en sí las virtudes de la solidaridad y la compasión. Y sienten de forma intuitiva, que esta crisis colectiva, puede ser la causa que de pie a la transformación que todos necesitamos para mejorar nuestra calidad de vida.

Como terapeuta de esencias florales y también conocedora, a través del REIKI, sobre los chakras, estoy experimentando con curiosidad cómo encajan y se re-colocan las energías de las flores con las energías de los centros energéticos.

En estos momentos de cambios, se han elevado las vibraciones de nuestros chakras y también están cambiando de color. O al menos, debemos ayudarles a desbloquearse y subir de frecuencia.

Es tiempo de purificación.– Muchas sensaciones y sentimientos de irritabilidad, nerviosismo, congoja, miedos, etc., están emergiendo en nosotros sin aparente razón, y es que nuestros centros energéticos están moviendo o intentando mover energías y emociones que puede que hasta ahora teníamos bloqueadas.

Ahora, en la Conciencia del quinto nivel/dimensión, el centro energético SACRO pasa a ser de color violeta y es el que nos ayudará a la TRANSFORMACIÓN que se requiere en estos momentos.

¿Por qué el Sacro? El centro energético Sacro se encarga de proveernos del entusiasmo por la vida. Es el chakra de la creatividad. Y ahora se va a encargar de hacer la transformación en nosotros tanto de creencias como de hábitos, ideas… El color violeta deshará nuestras rigideces, nos ayudará a abandonar pensamientos y actitudes negativas y limitantes.

Viendo las flores de color violeta, en el sistema de FLORES DE BACH, tenemos dos muy significativas. que ayudan contra la rigidez mental y emocional.

VERBAIN, contra la rigidez dinámica (la exageración, la urgencia de hacer las cosas ya).

WATER VIOLET, contra la rigidez pasiva, que nos lleva al aislamiento.

Saldremos reforzados de este tiempo de retiro y aislamiento obligado. Habremos tenido la oportunidad de conocernos más a nosotros mismos, valorando y descubriendo nuestros talentos así como también dándonos cuenta de nuestras flaquezas y zonas en nosotros que podemos mejorar.

Las esencias florales son grandes portadoras energéticas que deshacen bloqueos emocionales, e impulsan y estimulan a la Conciencia en su expansión.

Quitémonos primero las rigideces mentales y emocionales para poder hacer la transformación de manera fácil y fluida.

¡Tenemos ayudas si anhelamos seguir avanzando en nuestra evolución!

Tiempos de cambios

De pronto han desaparecido las fronteras mentales, estamos todos preocupados por lo mismo.

Es tiempo de re-construcción interior y exterior; lo queramos o nos resistamos a ello. Somos inspirados desde la esperanza a hacer cambios o somos empujados a ello a pesar de los miedos.

A todos los niveles estos cambios son de RENOVACIÓN. Podéis observar que ya está ocurriendo con la Madre Tierra, gracias a la reclusión forzosa de los seres humanos.

Mantener la calma y desarrollar la paciencia lo conseguimos desde el entendimiento de que esta “pausa” es necesaria para fortalecer, inclusive, la confianza en nosotros mismos desde el apoyo a los demás. Desde el agradecimiento. Desde procurar tener una mejor alimentación. Trayendo pensamientos positivos a nuestra mente. Valorando este tiempo en el que podemos dedicarlo a la familia y a nosotros mismos.

Vamos a recobrar nuestra naturaleza humana de forma colectiva y casi simultáneamente… ¡parece increíble! Pero lo conseguiremos.

La Quinta Dimensión

Cuando se habla de la tercera, cuarta y quinta dimensión se refiere a los distintos niveles de Conciencia, cada uno de ellos vibrando a una velocidad determinada y distinta.

¿Y qué es la Conciencia? Es la cualidad de nuestro espíritu de reconocerse en sus atributos esenciales. Es la voz interior que nos guía en lo correcto. Es el conocimiento exacto que no pasa por la Mente y es registrado en el corazón.

La lucidez, la intuición y el discernimiento son facultades de la Conciencia que se asienta en el Tercer Ojo. Para expandir nuestra Conciencia podemos hacer un trabajo interno para abrir, desarrollar estas facultades y elevar nuestra vibración.

Subamos nuestra frecuencia. No amemos más desde la Mente. Esto sólo nos crea desilusión y frustración. El AMOR nace en el corazón. La energía del Amor es la que nos sostiene y nos da fuerzas, es la que nos sana emocionalmente. Comencemos por estar en paz con nosotros mismos.

Vivir en la TERCERA DIMENSIÓN es vivir en la dualidad y el sufrimiento. Los pensamientos de duda e inseguridad dominan la mente que aprovecha para crear miedo e inestabilidad mental y emocional.

Pasar a la CUARTA DIMENSIÓN es cuando comenzamos a tener conciencia de nuestras emociones y pensamientos y trabajamos para controlarlos. Dejamos de reaccionar y echar la culpa a los demás. Nos responsabilizamos de nuestra felicidad.

Entramos en la QUINTA DIMENSIÓN cuando ya somos capaces de trascender el Plano terrenal y nos deshacemos de nuestra parte egoísta para experimentar la compasión por los demás. Sentimos que somos una UNIDAD viva junto con toda la Humanidad y todo el Universo. Es la dimensión del AMOR INCONDICIONAL, la Energía Divina.

La Conciencia es LUZ. Todos somos LUZ.

Reparar conflictos

No se nos está pidiendo ir a la guerra sino que nos quedemos en casa. Y ni esa responsabilidad que tenemos para con todos parece que muchos no son capaces, desde su egoísmo, de entender y cumplir.

Parece que a algunos les cuesta tomar conciencia de que los CAMBIOS sociales que todos queremos y vemos que son necesarios, comienzan por hacer una transformación de forma individual, en nosotros, en todos los niveles de nuestro ser.

Sentirnos encarcelados en nuestra propia casa es un síntoma de conflicto con uno mismo que ha llegado la hora de resolver. Hemos evitado enfrentarnos a nosotros mismos, a nuestras frustraciones, decepciones, infelicidad, mal humor y rabia reprimida, …

Si es así, es hora de aceptar que somos prisioneros pero de nuestros condicionamientos, de nuestros apegos y nuestros miedos.

Las víctimas de la vida son las que están padeciendo esta crisis global de forma traumática, por el desconocimiento de sí mismos y su debilidad mental y emocional.

Estar en paz con uno mismo, bajo cualquier circunstancia exterior, es posible cuando uno se ha trabajado el equilibrio entre la mente y el corazón. Cuando se ha aprendido a trascender y relativizar los problemas sin permitir que se conviertan en sufrimiento. La confianza en uno mismo y la claridad mental se hacen necesarias.

La solidaridad, la gratitud, la templanza y la compasión son valores necesarios de desarrollar en estos momentos.

Buen momento para comenzar a hacer limpieza en casa.

El gran cambio

Hoy día 19 de marzo la Madre Tierra y los humanos celebramos el equinoccio de primavera; el renacer del verdor de la Naturaleza.

También para los seres humanos supone hoy el comienzo de un gran cambio hacia una nueva Realidad, dadas las circunstancias globales que nos obligan a reestructurar todos los sistemas de vida que nos gobiernan, de forma personal y colectiva, que se han quedado obsoletos.

El GRAN CAMBIO trae el despertar de las Conciencias para muchos y para los que ya transitan el camino espiritual, brinda fuerza e inspiración para compartir y guiar en las nuevas enseñanzas.

Fortaleciendo nuestra voluntad y discernimiento es como desterraremos el miedo y la ignorancia.

Conseguiremos salir de esta prueba habiendo dejado atrás la inmadurez mental y emocional que ahora nos mantiene débiles y confusos.

Existe un Plan Mayor. Confiemos.

La dimensión espiritual

Cada uno reacciona según su frecuencia vibratoria de Amor que está ligada a nuestra pureza de Conciencia. Ahora tenemos la oportunidad de saber en qué medida ponemos en práctica lo que en teoría sabemos sobre la tolerancia, la templanza y la solidaridad. Se nos está brindando la posibilidad de CAMBIO que todos estábamos hablando. Para ello tenemos que soltar todo lo inútil.

Sufrir el miedo es una forma de atraer la enfermedad. Llamar “encierro” a lo que tendríamos que vivir como un “retiro”. Experimentar como una “pesadilla” la posibilidad de recuperar la sensatez ante una vida desenfrenada y de sobre esfuerzo. Todo ello son síntomas de descontrol mental que se traduce en ansiedad y pánico.

¿Acaso no tenemos que prepararnos para nuestra siguiente etapa evolutiva? … Tendríamos ya que estar listos … yo llevo más de diez años dando un curso de “Entrenamiento para la Nueva Conciencia”. No era casualidad sino intuición. Nos estaban mandando señales de cómo prepararnos para los cambios que debían suceder. Y ahora ya estamos metidos de lleno, de forma global, en una crisis que nos desborda porque, como niños pequeños, tenemos miedo y no sabemos cómo gestionarla -en nosotros- y perdemos el tiempo echando culpas a los demás.

Entrar en la quietud de la Conciencia podría ser el estado ideal en estos momentos en los que todos los sistemas se tambalean. ¡Fuera todos los sistemas corruptos y caducos! Pero comencemos por nosotros mismos a hacer limpieza.

Reposemos y reflexionemos en nuestras casas. Para entrar en la calma hemos de soltar la neurótica necesidad de hacer. No nos dejemos absorber por la ansiedad, aprendamos a calmar la mente.

Conectemos con nuestro Yo Superior y tendremos la sabiduría y guía necesaria. ¿Cómo conectar con nuestro Yo Superior? A través de la respiración consciente y rítmica.

Estos días de retiro y calma, volvamos a recuperar la INOCENCIA de nuestro Ser, la sencillez, la naturalidad espontanea. La confianza en el Amor Absoluto Universal al que llamamos Dios.

Conocimiento colectivo

La compasión es la forma más elevada de la Energía Femenina Divina, que en estos momentos está despertando en ambos géneros, de forma sutil y equilibrada.

Esta energía está cargada de Gracia, Belleza, Serenidad, Sabiduría y Amor Incondicional y es una poderosa energía de Sanación.

El Tiempo se ha ampliado y nos está llevando a una nueva dimensión para que conozcamos a nuestro Ser esencial. Y desde esa interconexión experimentemos el Amor Incondicional.

Juntemos energías con esa intención. Convoquemos al Poder que existe en nuestro interior que es nuestro Espíritu. Desarrollemos nuestro conocimiento intuitivo que aparece de forma directa (sin pasar por la Mente) cuando estamos en Silencio y calma.

Trascendamos el Ego, La información que viene de la Conciencia no es para entender sino para sentir y asimilar.

Seres de buena voluntad

Las energías mentales negativas arrastran hacia el fondo donde residen los miedos. Las actitudes negativas rechazan los cambios y se mantienen en la queja y la crítica. Las actitudes positivas acogen, comparten, dan lo mejor de sí mismas.

La mente se desarrolla y se convierte en Voluntad. Seamos de los seres de buena voluntad que están por la labor de crear el cambio; para transformar el odio y el egoísmo en Amor y la ignorancia en Conciencia.

Moldeemos la mente y pongámosla al servicio del Yo Superior para que seamos transmisores de valores eternos y soluciones justas.

Aprendamos a accionar desde el Ser divino en nosotros para que el civismo y la responsabilidad social iluminen las sociedades por iniciativa espontanea y no por imposición.

Hagamos para corregir y purificar nuestro Ego y es así como estamos creando una conciencia colectiva que nos impulsa a evolucionar.

Comencemos a cambiar en nosotros lo más evidente que nos está estorbando para nuestro crecimiento y así resultará fácil todo el proceso de purificación a todos los niveles en nosotros y de forma colectiva.

Hagámonos conscientes que es el Miedo nuestro mayor enemigo; soltémoslo, no nos pertenece.

El Amor deshace las impurezas. Que nuestra actuación sea consciente, reflexiva, intuitiva, con perceptiva.

Cuando el corazón está ausente

El corazón está ausente cuando hacemos las cosas mecánicamente, de forma inconsciente, sin poner los cinco sentidos y el Alma en ello.

Prácticamente es así como funcionamos en nuestro día a día. Actuamos sin prever las consecuencias de nuestras decisiones. Y después vienen las sorpresas; nuevos conflictos, arrepentimientos y sentimientos de culpa.

Demasiada prisa en nuestras vidas; estrés, ansiedad, miedos innecesarios, preocupaciones irrelevantes … ¿Qué es lo que estamos persiguiendo? ¿Detrás de qué vamos?

¡¡Prioricemos!! Primero nuestra salud física, mental y emocional, que se traduce en felicidad y paz interior.

Es preciso conectar el corazón con la actividad que estemos realizando, con lo que estemos diciendo o planeando. Además ésto nos servirá para ir desarrollando la Mente en su totalidad. Y aprenderemos a tener una mente concentrada en lo que hacemos. ¡Respiración consciente!

Prestarnos atención. Será bueno crear una nueva Conciencia haciéndonos conscientes de cómo actúa y reacciona nuestro cuerpo físico, nuestra mente, nuestro corazón … practicando cada día el ser Observadores de nosotros mismos,, escucharnos de forma imparcial; sin juzgarnos o castigarnos, sólo con la idea de ir corrigiendo y mejorando nuestros patrones de actuación y nuestro carácter.

Con el corazón espiritual, -situado el centro de nuestro pecho (chakra corazón)- abierto y limpio de toda distorsión, irá creando armonía emocional permanente.

Y desde esta base; equilibrio emocional en nuestro corazón y mente, gracias al poder clarificador de nuestra Conciencia, es como podemos vivir la vida de forma plena, honrando nuestras responsabilidades y con confianza absoluta en nuestros recursos ilimitados, cuando estamos conectados con la Conciencia Suprema.

El gran Misterio

El Gran Misterio es DIOS. No el dios personal que cada uno se ha hecho a su medida y necesidad. No. Dios es la Conciencia Suprema creadora de todas las cosas

.La inmensa mayoría de las personas dicen creer en Dios y eso parece bastarles… quedándose en la superficie de Su inmensidad … existiendo como seres finitos sin experimentar que somos eternos …

Otra cantidad de gente dicen ser ateos, sin querer reconocer que poseen todos los atributos espirituales que todos los seres tienen por igual y en muchos casos, inclusive, estos valores los tienen más despiertos.

Nuestra mente no puede alcanzar a vislumbrar el gran misterio que es DIOS. No bastan los rituales, ceremonias religiosas, … creer no es suficiente, tenemos que sentirlo y experimentarlo en nosotros.

Dios es la energía del AMOR INCONDICIONAL. Es una energía SUBLIME que podemos experimentar cuando hemos purificado nuestro corazón. Y sentir en nuestro corazón ese éxtasis de AMOR, es Dios en nosotros.

A Dios hay que vivirlo. Haciendo lo que tenemos que hacer, desde nuestra Conciencia, lo descubrimos en nuestro interior.