REIKI y la certeza de ser.

Cuando tiene lugar un terremoto en cualquier parte del mundo, esa energía magnética me afecta, horas antes de que se manifieste. No es cansancio lo que siento, no es agotamiento. Primero es un sentimiento de intranquilidad y después es como si me vaciasen de mi energía vital. Un sentimiento de desmayo que puede durar varias horas.

Esa misma sensibilidad para percibir las energías de la Madre Tierra me sucede con las personas, no siempre y no con todas. Puedo sentir sus dolores o sus bloqueos energéticos y despertarse una intuición y conexión con ellas. Certezas que pueden llamarse predicciones.

Me ha llevado media vida comprender quién soy, aceptarme y -gracias al REIKI. aprender a canalizar correctamente estas energías.

Gracias al REIKI, que ha despertado mi Conciencia y me ha guiado por un Camino de servicio, para hacerlo útil, con un propósito de vida.

El entendimiento y la experiencia al manejar las Energías. El hacer la alineación de los chakras y conexión con las energías superiores, me dan estabilidad emocional, en un mundo tan caótico y de sufrimiento.

La conexión con el espíritu y el alma, me proporcionan paz interior,

REIKI me ha ayudado a entender y sentir lo que es el Amor Incondicional; la energía sanadora. Y esa energía está en todos.

Yo sólo puedo compartir mis experiencias. Soy Facilitadora.

Amplificar la Conciencia

Ya no hablamos del “despertar”, eso ya quedó atrás. Hoy hablamos de ACTUAR, AMPLIFICAR y EXPANDIR nuestra Conciencia.

Yo sé en mi interior quién soy pero cómo expresarlo y darle utilidad a mi potencial, es de lo que me tengo que ocupar ahora.

Puedo convertir toda la información y conocimiento que tengo en sabiduría… asimilándolo. Experimentándolo.

Se ha terminado el tiempo de vivir sólo desde las creencias y obediencias ciegas. El Hoy se abre para experimentar y renovarnos desde la auto-determinación. Y eso requiere responsabilidad y maduración. Siendo Observadores de nosotros mismos.

Para ver y entender nuestra realidad humana y divina en toda su complejidad debemos amplificar nuestra Conciencia y hacerla trascender desde el Plano de la tercera dimensión, hacia las cuarta y después la quinta que es cuando podemos decidir salir del Tiempo/Espacio y es entonces cuando se vive el real “libre albedrío” y amor incondicional.

Mientras tanto,, nos limitamos a vivir en un estado emocional inmaduro. Acomodados, por miedo, en un mundo superficial,ajenos y alejados de nuestro Ser esencial.

Actuemos. Amplifiquemos y expandamos nuestra Conciencia. Nos mostrará a nuestra Alma, a nuestro Espíritu, y veremos que somos LUZ.

La Fuerza de Atracción

La Ley de Atracción funciona para todos: Atraemos lo que es afín a nosotros.

Podemos estar deseando encontrar el amor pero si nosotros mismos no nos amamos e inclusive, inconscientemente, no nos sentimos merecedores del amor, ese amado soñado nunca aparecerá o no sabremos verlo o lo rechazaremos por una cuestión involuntaria de falta de sintonía …

Y así en todo. Para sincronizarse con la Ley de Atracción uno primero a de vaciarse totalmente y como un niño inocente, vivir cada momento, enteramente, como único. Entregado. Abierto. Confiado. Y nuestros pensamientos se harán realidad.

Se hace difícil mientras se hacen los preparativos para esa gran fiesta que es descubrir LA INOCENCIA de nuestro Ser.

Siendo energía como somos, atraemos lo que esté en nuestra misma frecuencia. Si hay armonía serán cosas armoniosas y si hay caos tendremos conflictos sin saber por qué.

Si queremos mejorar nuestra calidad de vida; elevemos nuestra vibración.

Elevemos la calidad de pensamiento, sentimientos, y transformémoslos en compasión: esa es la frecuencia más alta.

Seamos Luz y atraeremos Luz.

Estar contigo mismo

Comencemos por reconocer que no eres lo que haces. Que tampoco eres tu cuerpo físico. Ni tu mente,

Para poder examinar todo ésto, de quién soy en realidad, tengo que encontrarme conmigo misma de vez en cuando. Situarme en mi Centro y escucharme, cuestionarme, descubrirme… pero la mente no me deja …

Intento estar presente en mi pero eso resulta muy difícil, seguramente porque no sé ni siquiera qué quiere decir. No tengo el hábito.

Tampoco, si escucho decir “deja de hacer y vive en la presencia de tu Ser”, me cuesta entender qué significa exactamente y abandono la cuestión.

Pero, si tengo una sincera intención de ahondar en el conocimiento de mi misma, y cada día me siento en silencio, atenta a mi respiración, sin tensión ni expectativas, poco a poco, conseguiré abrir mi mente y corazón.

Se requiere paciencia, buena voluntad y firme deseo de salir de un estado de inconsciencia e ignorancia sobre uno mismo, que es lo que nos crea infelicidad y sufrimiento.

Desde la respiración consciente convertida en hábito se termina la ansiedad, el estrés, los miedos.

Ejercicio de RESPIRACIÓN RÍTMICA CONSCIENTE. Nos sentamos cómodamente con la espalda recta. Cerramos los ojos. Cuerpo relajado. Atención en las fosas nasales; tomamos aire contando hasta seis. Retenemos el aire contando hasta tres. Soltamos el aire por la nariz contando hasta seis. Nos quedamos en vacío contando hasta seis, Y vuelta a empezar, Así seis veces. Descansamos tres minutos llevando ahora la atención al centro del corazón. Sintiendo nos estamos relajando. Repetimos dos veces más.

Y volvemos al centro del corazón, donde está nuestro Ser esperándonos.

El arte de vivir

Para tener una vida plena hace falta habilidad para no dejarse embaucar por las ilusiones ni las fantasías mentales.

Hace falta conocer y aplicar las virtudes que nos fueron dadas, como seres humanos aquí en la Tierra. Entre ellas la dignidad de ser, la integridad, la sinceridad con nosotros mismos …

Pero, sobre todo, en el arte de vivir debe haber entusiasmo por la vida y AMOR PURO en nuestro corazón, que nos ayude a expresarnos desde la inocencia y no desde la astucia y el egoísmo.

Todos soñamos con conocer el amor verdadero, el que es indisoluble, incondicional… pero existe un error de base en esa búsqueda: primero tenemos que encontrarlo en nosotros mismos: primero tenemos que ser nosotros mismos ese AMOR …

Cuando sanemos nuestro corazón y lo transformemos en puro amor, entonces, atraeremos hacia nosotros esa misma calidad de amor.

El Amor Puro es Luz que atrae Luz. Es la Energía primordial de la Inteligencia y Orden Superior. Esa Luz nos envuelve y guía, no pongamos resistencia. No tengamos miedo.

Seamos Amor.

Brilla por ti mismo

Quien atestigua nuestras acciones es nuestro Ser. Y desde su re-afirmación es que podemos nutrirnos y avanzar como seres divinos y completos que somos. Esto es importante.

Si reconocemos y escuchamos a nuestro Ser, testigo y corroborador de nuestro hacer y estar en este Plano material, vamos a dignificarlo, con sobriedad, con alegría, con gran sencillez, para que brille por si mismo y no desde nuestro Ego.

Podemos distinguirlo en nosotros. Vamos a sentirlo y dejar que ocupe un sitio privilegiado dentro de nuestro cuerpo físico.

Está la Mente/Ego que nos hace sentir y pensar. Pero ni somos el cuerpo ni somos la mente. Y está el Alma/Espíritu que son las que realmente dan vida y propósito al Ser, nuestra parte inmaterial que simplemente ES, por siempre, viviente.

El Ser tiene la capacidad y la voluntad de conectar con el Maestro interior que en él habita para conseguir la excelencia de si mismo.

A la Mente la convertimos en una nave evolutiva con la que viajar fuera del espacio-tiempo. El combustible de esa nave es el Amor.

Todo esto no es nada más que una ínfima parte de nuestro potencial … experiméntalo.