Qué pides y Cómo pides

manos y flores«Que tu mano izquierda no sepa lo que da tu derecha«, nos aconsejó Jesucristo. Y es que si das desde el corazón, desde la naturalidad de repartir  y compartir lo que se tiene, siempre te viene de vuelta multiplicado.

Y, por el contrario, el miedo a perder, impide por sí mismo y bloquea el que te llegue la abundancia.

Proyectamos al Universo nuestras miserias y generosidades. Y como  Dios no toma decisiones por nosotros, tenemos que saber muy bien qué pedimos y cómo lo pedimos. ¡Cuidado! porque se cumple.

Una petición ambigua lanzada al Universo  … «quiero casarme y tener hijos» … sin especificar «que me haga feliz y enriquezca mi ser…» cambia totalmente el panorama.

Podemos desarrollar una forma de pensar «mística» que es pensar conscientemente, conectados  y centrados en nuestro núcleo del Ser. Así podremos programar nuestros deseos… fuera del plano mental -que siempre es engañoso y muy limitado-.

Cuando refinamos nuestra energía vital a través de una práctica espiritual y/o llevando  una vida consciente sintonizada con la Naturaleza, esa energía que somos nos ajusta por si misma a la Realidad y a la Verdad única y perfecta.

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s