Decepciones

mandala corazonDecepcionarse es  la reacción más fácil de conseguir. La decepción se crea en la mente y es como un virus que se va alimentando de la esperanza, la ilusión, el entusiasmo … no deja ningún sentimiento positivo con vida y ensombrece cualquier pequeña luz que intenta asomarse en el corazón.

La decepción golpea de forma fulminante a quien a puesto expectativas en alguien o algo. A quien espera de los demás o de la vida recibir todo lo que cree merecer …

Esperar recibir por adelantado… antes de dar … Por si acaso, tú primero. Luego, ya veremos si yo también te doy en la misma medida que tu me has dado … pero  siempre me parecerá poco …

Esperar de los demás y siempre decepcionarse, llenándose de amargura, es propio del patrón de víctima. Siempre la queja, pobre de mí.

Hay que soltar esos patrones que nos debilitan y nos hacen vulnerables. Sanar el corazón, yendo al encuentro de nuestro ser esencial y abrazarlo.

Mostrarnos  agradecidos. Centrarnos en el corazón, respirar desde él. No el corazón físico sino el centro energético del corazón. Y abrirlo, escuchar su palpitar. Unirlo al corazón del Universo. Y llenarnos de su energía pura que es la Compasión.