La importancia de seguir a un Maestro

swami, sara y florParamahansa Yogananda, el famoso autor místico del libro “Autobiografía de un yogui” escribió “El éxito solo se puede medir por la medida en que tu paz interior y tu control mental te permiten  ser feliz en todas las circunstancias. Eso es un verdadero éxito“.

Esta es la gran Verdad que toda mi vida he perseguido y anhelado: la PAZ INTERIOR.

Primeramente comencé a vislumbrarla siguiendo durante veinte años la disciplina y oraciones de la religión musulmana y los cantos devocionales del sufismo.

Entendí y asimilé el significado de sentir la  Presencia Divina al hacerme maestra de Reiki, en el año 2003.  Practicando diariamente el alineamiento de los chakras y la conexión con las energías superiores de la Madre Tierra y el Cosmos. Experimentando maravillada la infinita “magia” y misterios que encierra el Universo y nuestra pertenencia a Él.

Y ha sido con la práctica espiritual de las enseñanzas del maestro Swami Purohit, que conocí  hace diez años, que esta paz interior se ha asentado en mi corazón definitivamente.

El beneficio de seguir a un Maestro  es su capacidad para sacarnos de la Mente, acelerando así un proceso que podría resultar penoso, arduo y muy largo. ¿Acaso no necesitaríamos de un guía si quisiésemos adentrarnos en una selva? Creer que podemos hacerlo solos, sin ayuda de un experto, nos demuestra nuestra soberbia e ignorancia.

El Maestro nos guía y ayuda a adentrarnos en nuestro interior para comenzar el proceso de limpieza mental y emocional. Y este trabajo precisa de valentía, perseverancia y compromiso con uno mismo. Sin el apoyo y asistencia energética del Maestro nos sería casi imposible conseguirlo porque nuestra mente es incapaz de imaginar qué es exactamente lo que nuestra intuición anhela y ya comienza a visionar.

El Maestro nos explica sobre los diferentes  cuerpos, los diferentes Pranas, las diferentes dimensiones del Ser, los diferentes elementos … y las inmensas posibilidades de experimentar, desarrollar y almacenar las energías para tener armonía y control sobre ellas.

… mientras , la inmensa mayoría de los mortales se mueven mecánicamente desde una masa física uniforme y  tremendamente limitadora, entre el conflicto, el sufrimiento, la duda … por el desconocimiento de sí mismos.

 

 

Anuncios

Vencer el miedo

meditacion violetaEl miedo es algo indefinido pero resulta ser nuestro enemigo natural cuando la mente inferior nos domina. A medida que vamos conociendo a ese enemigo que nos atormenta o nos tiene maniatados, nos damos cuenta que no es como creíamos en un principio; no es monstruoso, no es tan peligroso como pensábamos ni tan fuerte y ni siquiera es invencible…

Y resulta ser que, mientras más lo conocemos, más nos atrevemos a acercarnos a él. Y una vez lo tenemos delante, le reconocemos y le valoramos.  Nuestra respiración se va haciendo normal poco a poco, podemos relajarnos, …no era para tanto… entonces es cuando se nos quita el sentido de indefensión y cobardía.

Vencer el miedo es aceptar  y considerar que tenemos miedo pero que tenemos la suficiente valentía de hacerle frente y ganarle el pulso.

Vencer el miedo es posible cuando nos sentimos capaces de desafiarlo.

El sentimiento de angustia se desintegra pues no es nada más que humo que crean los pensamientos negativos.

La Meditación y el Yoga son grandes herramientas para vencer los miedos.

Fortalecer el temple

guerreroDicen que el temple era la religión de los templarios; los vigilantes de los caminos que conducían a los lugares sagrados.

En el yoga se utiliza el término “control de los impulsos” y es un requisito para alcanzar la constancia  de ánimo, la claridad mental y la ecuanimidad.

Templar el cuerpo físico es equilibrar su temperatura y también sus energías. También en los metales y el cristal, se consigue el punto exacto de dureza -manteniendo su elasticidad-, templándolos.

En cuanto al ser humano y su personalidad, se mide su temple por la calidad de su valentía que, si va unida a la armonía de espíritu, consigue deshacerse de la agresividad y la violencia  al mismo tiempo que se llena de poder, controlando y dirigiendo su vida desde la compasión.

Sin excesos. Sin que ningún suceso te desborde, sin que ninguna emoción o pensamiento te vuelva iracundo o temeroso y te debilite.

¿Dónde estoy bloqueado?

corazon¿Dónde estoy bloqueado? Aparece la necesidad de saber sólo con el despertar de la Conciencia. Surge al abrir los ojos del alma y darnos cuenta de nuestra situación insana de  apatía y resignación. Surge cuando nuestro corazón apela a la verdad -ya sin miedo- y se siente capaz de sanarse,  escuchándose a sí mismo.

¿Qué me está bloqueando? Esta pregunta surge cuando ya estoy preparado para asumir mis debilidades, mis fracasos,…  y darlos por buenos. Nada es casual. De todo podemos aprender algo para nuestro beneficio.

Lo forzado crea falsedad y resquemor. Yo soy quien soy con mis virtudes y defectos.

Es perjudicial crear obligaciones desde el Miedo. Mis capacidades tienen un límite.

No tiene ningún sentido ser formal por fuera cuando el interior bulle de rabia y odio.

¿Cómo puedo resolver mi sentimiento de infelicidad y vacío?

En primer lugar debo saber responder a la pregunta de “quién soy yo”. Y tener la valentía de enfrentarme a mis sombras y abrazarlas, también.

Cuando desde el corazón surja la respuesta de forma fluida y sincera, identificándose desde su parte esencial y divina, entonces sabrá que su Conciencia está preparada para seguir su camino evolutivo. Ha entrado en el proceso de transformación como ser humano; desde la conciencia del ego hacia la conciencia del Alma.

¿Qué nos está bloqueando? El desequilibrio e incoherencia entre el SER-HACER-TENER, que nos han imbuido y que  viene a ser lo mismo que el  conflicto cuando hay desacuerdo entre lo que yo SOY-PIENSO-HAGO.

Amo el que nos podamos amar sin tener que darnos grandes explicaciones.

Me alegra el que podamos encontrarnos y dejarnos fluir sin más. ¡Que liviandad! Sin tener que fingir o darnos importancia … el Amor es liviano, fácil de tratar.

 

 

 

 

No más de lo mismo

camino floresSi no nos valoramos, si vivimos de forma mecánica, la mente nos domina y nos doblegamos ante ideas y creencias -que ni siquiera son nuestras- y  que no hacen otra cosa que reducir nuestro campo de posibilidades.

Entonces, una y otra vez: más de lo mismo… frustración,  desidia, desilusión, sentimiento de fracaso  …

¿Cómo salir de ese círculo vicioso? Cómo deshacerme de esas creencias sobre mi mismo, tan arraigadas,  que no me permiten realizarme desde los deseos más profundos de mi ser, que ni siquiera logro vislumbrar con claridad.

Damos por hecho que somos ‘ese’, que dice ser quien es,  de forma mecánica e inconsciente…  pero ese es solo el personaje.  “¿Quién soy?  es la pregunta que nos abrirá la puerta de salida hacia nuestra verdad y realidad..

Salida del programa que hasta ahora me condicionaba. Y comienzo a cuestionarme cosas. Tengo por primera vez la valentía de enfrentarme a mi mismo y cuestionarme cosas, no desde la mente lineal, sino desde mi corazón universal.

Salida de una mente llena de ideas y creencias de otros, que ahora comenzaré a repasar y decidir si me interesan o no, si me hacen bien o no, si tienen algo que ver conmigo o no.

Salida de una mente condicionada para renacer desde mi Ser y  propia naturaleza. Para asumir mi Yo Soy.

Tenemos que sacudirnos de encima todas las creencias y formas de actuar que ya  han sido agotadas, que no tienen alma, que han expirado en caducidad. Para poder CREAR nuevas realidades, basadas en nuestro presente.

 

Acomodados en la pereza mental

esperando¿A qué esperas? La mente tiene que ser entrenada en alguna disciplina o corremos el riesgo de que se vuelva perezosa, se vuelva distraída y le cueste cada vez más concentrarse,  pensar y actuar..

La mente puede funcionar mecánicamente como el respirar; pero entonces no esperemos algo más que eso.  Ni siquiera al respirar  inconscientemente le sacamos beneficio; nuestra capacidad torácica irá mermando así como nuestra energía vital. Tenemos que aprender a pensar. Tenemos que darle una utilidad a la mente y hacer que los pensamientos sean productivos hasta que vivamos desde la intuición.

¿Cómo saber que estamos rozando el nivel de pereza mental? 

Cuando nos justificamos y nos conformamos con lo mínimo con tal de no esforzarnos.

Cuando nos parece normal llevar una vida de ‘mendigante’ (por debajo de nuestras posibilidades y capacidades).

Cuando es mayor la desgana que el entusiasmo por conseguir algo.

Cuando nos engañamos a nosotros mismos diciéndonos ‘mañana lo haré’ o ‘no vale la pena’ o ‘eso no es para mi’ o ‘yo no valgo para eso’ …

Cuando llenamos nuestra vida de ruido, superficialidad  y televisión para no encontrarnos con nosotros mismos y nuestra realidad.

¿Cómo salir de ese estado?

Enfrentándonos a nosotros mismos. Teniendo la valentía de reconocer el miedo que nos da el afrontar nuestra insatisfacción con nosotros mismos. El miedo a ‘no poder’, ‘y si fallo?’

Marcarnos pequeños logros. ‘Solo por hoy… voy a intentarlo’. Darle voz a nuestros deseos más íntimos.

Poniendo orden en nuestro exterior y así se reflejará en nuestro interior.

Confiar en nosotros mismos ‘Yo puedo’.

 

 

Sé feliz

meditacion y pazNo te quedes en la queja. No te resignes y te parapetes detrás del “no puedo”. No justifiques las limitaciones que tú mismo te has marcado. Sé claro contigo mismo y reconoce los miedos que están frenando tu avance.
Toma conciencia plena de tu cuerpo físico. Desarrolla tus sentidos internos hasta llegar a tu ser esencial y eterno.
Él te conectará con tu Alma …

¿Quieres que te lo diga en positivo? …

Sé agradecido y verás crecer tu entusiasmo.

Sientete capaz de llegar hasta donde te propongas y te asombrarás al descubrir tu valentía.

Sé co-creador de tu vida y sentirás el placer de expandir tu alma.

Ser sincero contigo mismo te lleva a la Fuente de la Verdad que está en tu corazón.

Tu Conciencia ha despertado.

Sé feliz.