REIKI, energía y sintonía perfecta

Runas Vikingas “En la vida del espíritu se está siempre en el comienzo”. 

Leo en mi Diario sobre el año que hice la maestría REIKI, en 2004, y la fuerza que produjo en mí para darle un giro y sentido a mi vida.

“El Reiki me ha dado la comprensión y la percepción práctica sobre las Energías. Me ha enseñado cómo nos afectan y también cómo podemos usarlas en nuestro beneficio. El Reiki me ha enseñado gradualmente a abrirme sin miedo a la luz divina y poder decir cada día “Hágase en mí Tu Voluntad”. Conocer y percibir las energías es lo que me ha dado, -sólo puedo hablar por mí-  una fe real y concreta. Experimentar en este sentido, es despertar a una nueva dimensión, aún sin proponértelo o buscarlo. Todo esto va mucho más allá de lo ordinario y lineal.

Reiki es sanación por la imposición de manos.  Es convertirnos en el canal perfecto para que fluya la energía de amor incondicional a través nuestro. Científicamente ya  han puesto nombre,  catalogado y por tanto reconocido que existe un cuerpo energético: el cuerpo astral y el aura.

Le llaman los científicos Bioenergía y explican que del campo energético -el cuerpo astral- es de donde primero viene toda la información antes de llegar al cuerpo físico. Y que la base de toda educación será dentro de unos años a través de ese campo y no sólo a través del intelecto y de los sentidos. Cuando en el campo energético hay perturbaciones, tarde o temprano, se manifiestan en el cuerpo humano como enfermedad o desequilibrios. Pero esto y más lo sabían ya los sanadores desde la antigüedad.

Quiero decir que, por fin, puedo adentrarme en un campo que –intuitivamente- me es familiar. Ya tengo, no sólo una explicación y vivencia de lo que mi Alma y espíritu me estaban alentando a que me adentrase en el conocimiento de mi misma, sino que el REIKI me ha puesto en la dirección correcta para que sea mi Conciencia quien me guíe, haciéndome fluir -como energía que soy- libremente, hacia el Origen.

Flores de Bach

Formas de sanar nuestro cuerpo energético.

Toda persona interesada en la medicina natural debería conocer los beneficios de las Flores de Bach, así como los demás sistemas de esencias florales, como formas preventivas y complementarias para fortalecer la salud.

La ventaja  principal de este sistema de esencias florales es la facilidad de comprensión de  cómo trabaja a nivel energético, su gran efectividad y que no tiene efectos secundarios ni contraindicaciones.

Las Flores de Bach nos ayudan a deshacernos de los sufrimientos emocionales innecesarios. Sana heridas traumáticas. Reconduce nuestro ego de forma beneficiosa para nosotras mismas. Cambia y mejora hábitos. Nos facilita conocernos a nivel de Conciencia del Ego y del Alma.

Si tenemos en cuenta de que las enfermedades se incuban unos seis meses antes de que se manifiesten a nivel físico, estamos recibiendo avisos de que existe algún desequilibrio en nosotros en nuestro cuerpo energético, por trauma o shock emocional y estamos a tiempo de que pase a causar daños mayores.

Tomar las Flores de Bach sin la guía de un buen terapeuta que haga una fórmula personalizada y un seguimiento regular durante al menos tres meses, resultará un fracaso. Prescribir los remedios sin un conocimiento profundo de los mismos es una irresponsabilidad, no porque vayan a causar un daño a la persona. El daño lo hace a la credibilidad y eficacia del Sistema. Es usándolo con conocimiento y seriedad como se puede descubrir las enormes bondades de esa medicina natural.

Los síntomas de ese desequilibrio son recogidos en los 38 estados inarmónicos definidos por Bach. La enfermedad implica, entonces, una desconexión entre el Alma y la personalidad. Cuanto mayor sea el desequilibrio, más profunda será esa ruptura y las esencias florales lo que hacen es llegar nuevamente al estado positivo y armónico entre ambos.

Las focalización sobre el cuerpo físico únicamente para conseguir la sanación da sólo resultados superficiales y temporales, reapareciendo la enfermedad más adelante quizá manifestándose de otra manera, pero indicando y queriendo decir que el problema de raíz no se ha resuelto.

Para el Dr. Bach, la enfermedad es un desequilibrio energético en que un estado mental negativo es producto de un conflicto interno que desarmoniza y bloquea del fluido energético  los órganos más débiles. Por lo tanto, el estado psíquico y emocional debe ser tomado muy en cuenta en el tratamiento integral de los enfermos, no sólo de la enfermedad que se padece.

Edward Bach nos animó a curarnos a nosotros mismos. Según decía el Dr. Bach, el Alma es nuestra esencia y es inmortal por ser parte de la energía universal y nuestra personalidad, es temporal y material. Ambas tienen que estar en armonía. Ésta es una concepción holística del ser humano y la mejor clave para tener una buena salud.

Seguir a un Maestro

DSC01715Siempre pedí fervorosamente a Dios poder sentir Su Presencia. He tenido que morir y renacer en esta vida para que Él me concediese esa Gracia.

De forma aparentemente fortuita el Maestro apareció en mi vida mucho después de que yo le estuviese buscando infructuosamente, inclusive en un viaje muy absurdo que hice yendo a Sudamérica, convencida que allí le encontraría.

Sin embargo, tiempo después, desde el primer momento en que le vi supe desde mi corazón que él era el maestro. Su energía de amor puro llegó a mi alma. Esto sucedió en noviembre de 2007. Mi relación con él ha sido siempre totalmente intuitiva. Más allá de los cinco sentidos mi corazón sintonizó con su energía espiritual.

Ya entonces yo era maestra de Reiki y trabajaba en la sanación energética. Mi experiencia en el campo de las energías me ayudó a entender de lo que él intentaba transmitirnos. Su discurso desde entonces se ha vuelto más accesible y él mismo nos ha llegado a confesar no hace mucho que cuando llegó a Occidente creía que en cuestión de tres a cinco años podría -por su conocimiento- llevarnos a un alto nivel de Conciencia pero al ir percatándose  de nuestra resistencia y rigidez mental, ahora nos habla de que necesitaremos por lo menos dieciocho años para conseguirlo si hacemos la práctica espiritual de forma regular.

Estoy hablando de Sri Swami Purohit, que ya es conocido por muchos en España. Gracias a él, mi camino se ha despejado y mi Conciencia se ha fortalecido. Swamiji es la imagen viva del padre amoroso y paciente que enseña desde el amor incondicional.

Todo lo que pertenece al mundo abstracto e invisible, él lo hace concreto y palpable. La energía cósmica que Swamiji transmite es totalmente real y benéfica al instante. Después de sus charlas, siempre aleccionadoras, él nos conecta con nuestro corazón.

Ha sabido adaptar sus tradiciones hindús y su mentalidad india a nuestra naturaleza occidental, introduciéndonos en el Yoga y la Meditación de forma magistral.  Escucharle recitar Mantras arrulla y aquieta nuestros sentidos y es un bálsamo para nuestra alma.

Seguir las enseñanzas de un Maestro acelera el despertar de la Conciencia. España y particularmente Granada, nos sentimos privilegiados de tenerle con nosotros.

 

 

 

 

Mi experiencia de transformación

yo. Livio junio'14Hace ya quince años que mi vida dio un tremendo vuelco hasta el punto de que sentí cómo moría en mí el “personaje” -no sólo  la idea que tenía de mí misma- sino también se produjeron cambios a niveles profundos de mi ser. Experimenté un vuelco radical  completo, en un espacio de tiempo angustioso e impreciso, en el que sentí lo que es el Vacío.   

¿Cómo explicarlo? … las circunstancias de la vida me llevaron al límite, … la sensación fue de que la tierra se abría bajo mis pies y fui a parar a la Nada más absoluta.

No importa por cuánto tiempo, eso es lo de menos. Porque aunque sólo hubiese sido por un instante, también los instantes pueden ser eternos. Así que, viví esa experiencia de morir en vida y dejar de ser. Pero eso no fue lo peor, lo peor vino después, cuando volví a esta realidad ilusoria, sin  identificación: en blanco.

Mis  ojos hicieron un recorrido panorámico de mi existencia,  que hasta entonces me había negado  a ver y reconocer. Las verdades siempre duelen.

Debió suceder que mi alma, por su cuenta, se rebeló, dijo basta a una vida agriamente sin sentido, y me cogió por sorpresa, no dándome tiempo a reaccionar… el caso es que una vez que las funciones de mi cuerpo y mente se pusieron nuevamente en marcha -como una vieja locomotora- pues todo esto me sucedía con cincuenta años más que cumplidos, me paré sobre mis pies decidida a descubrirme y reconstruirme.

Para esta transformación y realización de mi ser debo decir, para ser enteramente sincera, que recibí muchísima ayuda desde planos superiores, y que con toda certeza. gracias a la fuerza y guía que recibí es que pude salir adelante.

Me empezaron a llegar “regalos” que me iban marcando el nuevo camino a seguir. Uno de ellos fue una invitación a un curso de “Respiración Holotrópica”  parecida a la técnica de “Renacimiento“. Estábamos una veinte personas acostadas en el suelo con los ojos tapados. Un médico y cuatro ayudantes iban a supervisar el trabajo de desdoblamiento de conciencia que íbamos a experimentar.

Yo no tenía ni idea de lo que eso significaba o lo que podía llegar a ser. Nos dieron la instrucción de respirar muy fuerte y sin pausa por la boca. Nos ordenaron que no debíamos abrir los ojos o levantarnos bajo ninguna circunstancia y que si queríamos algo debíamos levantar la mano y alguno de ellos acudiría a ayudarnos.

Pusieron música de percusión a todo volumen y comenzó la cosa. A los pocos minutos levanté la mano. Muy obedientemente no había abierto los ojos ni había salido corriendo como hubiese sido mi primer impulso y le dije que no quería seguir allí, tenía mucho miedo, me estaba mareando, tenía claustrofobia y todos los males.

Me tranquilizaron, me animaron a seguir, uno de ellos se quedó a mi lado guiando mi respiración y prometiéndome que pasado esa primera parte, hasta conseguir la apertura de Conciencia, luego sería una experiencia maravillosa.

Seguí con la respiración al ritmo de la música frenética, tenía ya los brazos rígidos y con muchísimo dolor, como si tuviese los dedos metidos en un enchufe y estuviese pasando por todo mi cuerpo una descarga eléctrica. Mientras tanto me decía a mi misma que ni por un millón de euros volvería a repetir esta experiencia. De pronto, hubo una explosión dentro de mí, y desde mi cuerpo físico ví como mi alma salía del cuerpo hacia otras dimensiones.

Sentí una paz y quietud absoluta. Entre las distintas experiencias que viví allí hubo un mensaje que entró directamente en mi corazón “eres dadora de luz … Hubo más cosas pero mi relato lo quiero centrar en esa frase que por mucho tiempo no tuvo ningún significado o sentido para mí. Pero ahora, cuando el puzle de mi vida ya está casi terminado, entiendo qué quería decir y sobre todo, ahora sé, que no existen las coincidencias o casualidades y yo fui guiada a cumplir con mi propósito de vida.

Al poco tiempo después yo me inicié en el Reiki y seguí el proceso de aprendizaje hasta hacerme maestra y llevo ya más de diez años impartiendo cursos, me dedico a la sanación energética y también como Facilitadora en el entrenamiento para la nueva conciencia.

Por encima de la satisfacción propia, los apegos y los propios intereses, existe un Amor que lleva a darse uno mismo. Entendí y resonó en mí corazón la frase de “eres dadora de Luz”. Muchísimas veces me obligué a mi misma a reconsiderar el significado sobre la energía del AMOR INCONDICIONAL con el que el Reiki trabaja para sanar.

La acción de dar Amor bajo su forma más pura es lo que enseña el REIKI. Primero con uno mismo. Después conscientemente con uno mismo. Luego, cuando renaces en un acto de abnegación donde surje el Amor, entonces, es cuando se da a los demás de forma incondicional

Conectar con el Alma desde REIKI

reiki pacienteCuando, haciendo un tratamiento con REIKI, como sanadora energética, voy al campo astral de la otra persona,  es entonces cuando entro en contacto con su alma. Y puedo decir que lo que he percibido la mayoría de veces es que el alma no sufre ni se enferma y que, lo que está padeciendo la persona a nivel físico, mental y emocional, el alma, se mantiene intacta, inconmovible, inalterable, incorruptible, …

¿Qué quiere decir esto? Si contactásemos con nuestra alma -y tenemos esa capacidad y posibilidad- nuestro Yo se desharía de todo el sufrimiento imaginario que la mente le crea. Conectar con el Alma significa entrar en la realidad de nosotros mismos. Armonizar mente y alma es lo que nos facilita el entendimiento de nosotros mismos y de la vida. La reconexión de cuerpo, mente y alma es lo que nos proporciona salud.

El Alma es esencialmente Conciencia -Luz- y no tiene identidad individual; no se identifica con el yo. Simplemente es Energía y en la medida en que aumenta nuestra conexión con ella, crece el sentimiento y la certeza de que nuestro Ser original forma parte de un Todo. El Alma envuelve el Aliento Vital que nos mantiene vivos.