Vale la pena

yo fran'13.5Un día  que no tenía nada de particular, lo transformé en especial.

Mi vida tampoco prometía gran cosa pero me las ingenié para que vibrase y valiese la pena.

Vale la pena cuando de tu esfuerzo por saber surge una respuesta sabia.

Vale la pena cuando de ese ánimo primero nace el impulso que te lleva adelante, fortalecido.

De ese aliento sincero aparece el espíritu que ya llevas dentro.

Y ese espíritu, que es eterno junto a tu alma, se encarga de guiarte y protegerte… si le escuchas. Si te vuelves Observador de ti mismo; del personaje y del  ser esencial

¿A dónde puede llevarte tu espíritu y tu alma? Y ¿Qué puede surgir entonces cuando sales del mundo programado del Yo?

– Algo completamente puro, nuevo, mágico … y que brinda paz interior. Sólo te pide ser tu mismo.

 

Conciencia

ser-lucesComencemos por saber que  no somos lo que hacemos sino lo que sentimos ser desde nuestro Ser. Y para poder percibir a nuestro Ser, debemos EXPANDIR nuestra Conciencia que hasta ahora está encasillada y maniatada entre conceptos y creencias (de otros).

La Conciencia es LUZ y por ello, cada vez que, nuestra intuición, nos hace llegar un pensamiento puro (sin pasar por el tamiz de la mente inferior),  el sentimiento que tenemos es de expansión. Estas Luz ilumina un espacio nuevo en nosotros, que no nos percatábamos que ya existía.

Nuevos sentimientos creando nuevos pensamientos y viceversa. Nuevas maneras de pensar creadas desde un nivel de Conciencia superior. Los resultados de nuestras decisiones no dependen solo de nuestra claridad mental sino además de nuestra Conciencia, que es la percepción de lo que es correcto.

Nuestra Conciencia nos ayudará a estar en PRESENCIA de nuestro Ser y de la Divinidad en nosotros. Para ello tenemos que entrar en el Silencio y en el Vacío en nosotros desde la quietud mental.

Todo esto -este despertar de la Conciencia- es un proceso largo y lento, es un Camino sin atajos. Requiere de anhelo por evolucionar, por crecer, por Saber, por encontrarse con uno mismo. Es el Camino hacia la Paz interior, hacia la plenitud.  Vivenciar por fin la Dicha y el Gozo de sentir la Presencia de la divinidad en uno.

 

Yo elijo

hombre en menteUno  elije cada actuación de su vida.  Inclusive el mostrarse pasivo o resignado, es también una elección de actitud. Ser valiente o ser miedoso son  opciones. Ser  un mentiroso  es una forma de ser que no admite justificaciones. Aunque sea inconsciente, es una elección. Luchar o rendirse es una determinación que sólo depende de nuestra elección.

Entender que la cuestión importante no está  tanto en qué elegir sino saber ver las consecuencias que ocasiona esa decisión. Podemos llamarlo SABER PENSAR que incluye ver con antelación los resultados de una toma de decisión. Y también, el saber pensar, trae consigo otras virtudes;  la paciencia, la prudencia y la confianza absoluta de que existe un Orden Superior al que estamos sujetos.

Quien es consecuente  y coherente consigo mismo, no tiene sorpresas desagradables en la vida. Sabe que la corrección, la honestidad y los demás valores que profesa,  le traerán más de eso mismo. Esa seguridad le proporciona claridad mental. La claridad mental brinda una amplitud de Conciencia y conexión con la Conciencia Superior. Y todo ello hace florecer en el interior la paz y la dicha de ser.

 

 

 

Auto-determinación

cuevaSi  tiempo atrás la clave era decir “ábrete sésamo” ante la cueva que se transformaba para facilitar la entrada al mundo interior, ahora la palabra es AUTO-DETERMINACIÓN.
Cuando asimilamos esta comprensión y decidimos fortalecer nuestra identidad y propósito de vida, todo conflicto se disuelve y se abren las puertas de la Conciencia.
Adentrarnos en nuestro mundo interior supone el conocimiento y comprensión de uno mismo; del ser esencial que llevamos dentro; nuestra esencia; nuestro espíritu inmortal.
En lo más profundo del Ser está la Luz de la Verdad.  Traspasar las puertas del No-Tiempo significa cruzar las barreras mentales, y esto hace que cambie nuestra percepción y adquiramos la capacidad para viajar desde nuestro cuerpo astral y nos adentremos en una realidad paralela o existencia simultanea, desde nuestro Yo Superior.
La auto-determinación nos fortalece; nos ayuda a deshacernos de los miedos,  la inseguridad y todas las estructuras rígidas mentales.
Así que, aprendamos a expandir la dimensión física y ampliemos la Conciencia para poder deshacernos de viejos patrones condicionantes  y bloqueos emocionales que nos mantienen en caminos lineales  sin salida.
La Auto-determinación es el punto de partida y está en el corazón espiritual. Encuentra el poder de visionar la Verdad. Sintiendo la certeza en tu corazón es lo que te dará paz interior.

El cuerpo emocional

abrazo
 Nuestro cuerpo emocional nos envía señales pero le ignoramos… no queremos escuchar lo que no queremos saber… ‘algo anda mal en mi’, ‘no soy feliz’, ‘me he equivocado’ … vivir en la inconsciencia y echarle la culpa al otro parece más fácil y posponemos una y otra vez, el encuentro con nosotros …
Somos los causantes de nuestros estados negativos emocionales. De nosotros depende y es nuestra responsabilidad generar salud y paz interior, trabajando en nosotros la moderación y la armonía a través de tener buenos hábitos y una actitud sincera y positiva.
¿Qué estoy haciendo mal -yo-, en qué me estoy equivocando  que no consigo relacionarme con los demás con facilidad? ¿En qué estoy fallando que siempre termino enfadado y decepcionado? ¿Estoy teniendo demasiadas expectativas, estoy exigiendo a mi pareja se comporte como yo quiero sin dejarle espacio para ser él/ella  mismo/a? … etc.
Dejar de echarle la culpa al otro. Dejar de justificarnos. Reconocer nuestras debilidades y limitaciones y enfrentarnos a nosotros mismos necesita de valentía y sinceridad.  ¡Que alivio cuando damos este paso! De pronto las tensiones de nuestro cuerpo desaparecen. Sentimos como si nos hubiesen quitado un gran peso de encima. Respiramos con desahogo.
Podemos trascender el ego emocional y sus manifestaciones de manipulación, posesividad, dependencia y apego. Si queremos vivir en paz con nosotros mismos y los que nos rodean debemos armonizar y sanar nuestro cuerpo emocional.
Transformándonos en seres humanos más perceptivos, intuitivos, conscientes y sinceros con nosotros mismos, conseguiremos conectar nuestro cuerpo emocional con el corazón y poder así reconciliarnos con nosotros mismos…
… Y hagas lo que hagas, hazlo desde tu corazón…

Desvelar la Paz, Alegría y Felicidad en nosotros.

hombre alto montaña meditandoEl ser humano no puede superarse a sí mismo si no se valora  en su totalidad y si no conoce su razón de ser. Este deseo de superación es impulsado de forma vital y ‘sobrenatural’ por las energías de paz, alegría, amor y felicidad.que surgen del interior, como recuerdo y anhelo de recuperar la nobleza de nuestro ser esencial.

Debemos  diferenciar las emociones y pensamientos que son únicamente  reacciones superficiales a hechos externos -emociones pasajeras- de los sentimientos profundos de paz, alegría y felicidad que brotan del interior, por sí mismos, y se arraigan haciéndonos sentir seres independientes y libres.

Existen  emociones que son manifestaciones  de un estado  nutrido por la Conciencia y que se materializan -sin razón aparente y sin necesidad de ninguna causa externa-   debido a nuestra dedicación e intención de conectar con nuestro espíritu.

Estos estados internos de paz, alegría, amor y felicidad no surgen del campo de las posibilidades, sino que es parte substancial de nuestro ser esencial que hemos desvelado o estamos en proceso de ello.

Nos conformamos con las ‘emociones efímeras externas’ que fluctúan y que provocan sufrimiento cuando se evaporan, cuando podríamos crear una paz estable en nuestro corazón.  Descubriendo que la alegría duradera se transforma en Dicha y la felicidad  sin dependencias en Gozo.

No nos olvidemos de que el espíritu humano tiene la capacidad de trascender las limitaciones del ‘Yo’ en virtud de su consciencia unitiva y de su cualidad de ser libre.

Para conseguir esto necesitamos del discernimiento,  de la meditación y de mantener la atención en nuestro corazón espiritual. Desapegándonos de las cosas de este mundo conquistamos  la unidad absoluta con el Todo.

 

Un poco de mi sentir

yo.fran espaldasHan pasado muchísimos años desde que elegí entrar en el Camino de la espiritualidad y el crecimiento personal. Son muchas también las experiencias vividas que me han ido confirmando y afirmándome que ese es el verdadero Camino… por el que se puede transitar de muchas formas pero donde el propósito y la intención es una: evolucionar como ser humano. O sea, salir de la mediocridad.

Comencé siendo muy joven, desde la confusión total. Desde la frustración y también desde la rabia, el desánimo y hasta desde la desesperación … porque este mundo -esta sociedad- me parecía absurda y extraña a mi sentir y no lograba encontrar mi lugar ni conseguía encontrar un sentido a mi vida.

Pero todo eso ya quedó muy lejos. Ahora mismo, que ya llevo más de  tres cuartas partes de mi vida vividas, estoy en la posición de ayudar a otros facilitándoles ese comienzo. Es curioso, porque cada persona llega explicando su problemática personal, los sufrimientos que padecen y todas las circunstancias particulares de su vida…

Les escucho pero la respuesta y consejo siempre es el mismo, de alguna manera no hay diferencias. No hay distinto consejo ni siquiera para los distintos conflictos y enfermedades porque sólo hay una única raíz a todas las infelicidades del ser humano.

Conócete a ti mismo, les digo, empieza por ahí. Ve al encuentro de tu ser esencial. Conecta con tu corazón y sé tu mismo. Escúchate. Ámate. Dedícate tiempo, en silencio, encuentra la paz y la felicidad en tu interior…

No hay otra Verdad. No hay otra respuesta ni otro camino. Hazte responsable de tu felicidad. Ve hacia adentro …

Relativiza todo lo que viene del exterior que es todo ilusorio. Porque nada -nada real- puede ser una amenaza; en esto radica la paz interior que nos acerca a nuestro Yo superior, a nuestra esencia divina …

TRES 333 TRES

ojo de la sabiduriaTres cosas necesitas  para tener  CONCENTRACIÓN: Mente clara. Atención . Voluntad .

Tres cosas hacen falta para vivir con COHERENCIA: Pensar-decir-hacer en una misma línea.

Tres cosas son necesarias  para vivir en el PRESENTE: Observar . Sentir . Expresar .
hombre joven meditandoTres cosas para meditar: Quietud . Silencio . Introspección  .

Tres cosas que ya existen en tu interior: Verdad . Amor . Espíritu .

Tres cosas que puedes alcanzar si las anhelas: Paz interior . conocerte a ti mismo . Intuición .

Tres cosas que te hacen un ser privilegiado: Aceptación . Humildad . Sabiduría .

Síntomas de una limpieza espiritual

hombre joven meditandoEstos días me he encontrado con varias personas que han venido a mi con crisis de ansiedad y muy preocupadas por su práctica espiritual que sienten estancada.

Esta es una cuestión que necesita ser explicada para tranquilidad de muchos. Llevo más de cinco años dando el curso de “Entrenamiento para la Nueva Conciencia” que trata fundamentalmente de un proceso de limpieza (purificación) de nuestros diferentes cuerpos: físico, mental, emocional y espiritual. Para después, una vez  hemos experimentado y dominado nuestros diferentes cuerpos y Planos, unificarlos y conectarlos con las energías superiores cósmicas y con las energías de la Madre Tierra.

O sea, limpieza de toxinas acumuladas en nuestro cuerpo físico que nos llevará poco a poco a hacernos más responsables de nuestra alimentación y forma de medicarnos. Entrando en contacto con nuestro cuerpo físico, aprendiendo a escucharle, seremos conscientes plenamente de qué necesita para mantenerlo saludable. Experimentaremos que cada vez nuestros gustos se hacen más sencillos.

En segundo lugar,  limpieza de malos hábitos y control de nuestra mente. Tomaremos conciencia de lo débil y vulnerable que somos. La poca fuerza de voluntad que tenemos. Cómo no podemos manejar los pensamientos y el conflicto que todo ello nos crea.  Trabajaremos la concentración y  trascenderemos  la mente para experimentar Planos superiores en nosotros.

Tercero, la sanación a nivel emocional trae el desapego de dependencias dañinas. Fortaleceremos nuestra auto-estima a partir de reconocer el desamor que tenemos por nosotros mismos. Nos haremos auto-suficientes y amaremos de forma más plena e incondicional.

Cuarto, atención a nuestra Alma y ser esencial. Llegados a este punto, saboreamos la victoria sobre nuestro ego. La recompensa es la paz interior y la aceptación de quienes somos.

Pero, qué ocurre:  Al principio, en este proceso de limpieza van a saltar por los aires recuerdos que nos duelen todavía, miedos que estaban escondidos, aspectos de nosotros que no queríamos ver y nos hace daño reconocer, inseguridades, celos, envidias … nuestro  ego y nuestras miserias  al descubierto. Entonces queremos salir corriendo: huimos. Nuestra mente nos dice que lo dejemos para más adelante. Ahora no es el momento.

Observar el lado oscuro de nuestra personalidad, reconocerlo, enfrentarse a ello  y aceptarlo, es para valientes. Por eso, en las primeras clases se hace hincapié en el compromiso que cada uno debe hacerse consigo mismo para ir hasta el fondo. Hay que coger al toro por los cuernos.

Y no solo he tenido esta experiencia conmigo misma -que llevo 35 años en el camino espiritual-  sino que he sido testigo de todas las personas que han superado los primeros tramos que son los más pedregosos y difíciles, pues los miedos acechan incansables e intentan boicotear la buena intención de hacer cambios y mejoras en la vida.

Hay personas que en ese primer tramo de trabajo de transformación personal, les aparecen síntomas físicos; diarreas, gripe, fiebre, crisis de ansiedad, taquicardia, contracturas, alergias, pesadillas …  son las toxinas saliendo del cuerpo y se manifiesta de diferentes formas. No hay que preocuparse, al contrario, hay que alegrarse pues estamos limpiando.

Como digo, una vez pasado ese primer tramo de limpieza, todo se hace fácil y solo queda dejarse fluir, al estar ya alineados con la Naturaleza y las energías cósmicas.

 

La facultad de Ver y Escuchar

florysolEl Alma  queda reducida a rescoldo cuando no se mantiene la llama del Espíritu. Cuando el ser humano se aleja y desatiende su parte divina -su Conciencia- comienza su desgracia… y no sabe por qué; ha perdido la facultad de Ver y Escuchar. Ha dejado atrás a su ser esencial.

El ser humano está extraviado. No existe la paz en el interior ni en el exterior. Y no es por culpa de esto o aquello, no vamos a justificarnos más de que nuestra infelicidad la causó algo externo a nosotros mismos. El ser humano perdió la  conexión con la  Fuerza y sabiduría de su corazón espiritual que lo une a la Conciencia Suprema.

Ni a nivel individual y por lo tanto tampoco a nivel global existe la paz porque el ser humano sigue atado al plano de las formas y de lo material.  Es la mente quien domina desde el egoísmo y la codicia.

La paz es ausencia de conflicto. Y el conflicto nace al romperse el equilibrio entre las energías masculinas y femeninas que en todo ser humano debieran estar despiertas y fluyendo en armonía. Si no hay Fe y Amor, hay miedo a perder.

El conflicto se crea al querer ser diferente a lo que uno es, queriendo “tener y ser  más” y que esa es la trampa clave que nos lleva a la  infelicidad y la enfermedad.

Desde el despertar de la Conciencia es como podremos  recuperar las cualidades innatas de la intuición para que se abran las puertas hacia la divinidad que hay en nosotros y nos conecten por fin con las energías cósmicas del Amor Incondicional.