La dimensión espiritual

Cada uno reacciona según su frecuencia vibratoria de Amor que está ligada a nuestra pureza de Conciencia. Ahora tenemos la oportunidad de saber en qué medida ponemos en práctica lo que en teoría sabemos sobre la tolerancia, la templanza y la solidaridad. Se nos está brindando la posibilidad de CAMBIO que todos estábamos hablando. Para ello tenemos que soltar todo lo inútil.

Sufrir el miedo es una forma de atraer la enfermedad. Llamar “encierro” a lo que tendríamos que vivir como un “retiro”. Experimentar como una “pesadilla” la posibilidad de recuperar la sensatez ante una vida desenfrenada y de sobre esfuerzo. Todo ello son síntomas de descontrol mental que se traduce en ansiedad y pánico.

¿Acaso no tenemos que prepararnos para nuestra siguiente etapa evolutiva? … Tendríamos ya que estar listos … yo llevo más de diez años dando un curso de “Entrenamiento para la Nueva Conciencia”. No era casualidad sino intuición. Nos estaban mandando señales de cómo prepararnos para los cambios que debían suceder. Y ahora ya estamos metidos de lleno, de forma global, en una crisis que nos desborda porque, como niños pequeños, tenemos miedo y no sabemos cómo gestionarla -en nosotros- y perdemos el tiempo echando culpas a los demás.

Entrar en la quietud de la Conciencia podría ser el estado ideal en estos momentos en los que todos los sistemas se tambalean. ¡Fuera todos los sistemas corruptos y caducos! Pero comencemos por nosotros mismos a hacer limpieza.

Reposemos y reflexionemos en nuestras casas. Para entrar en la calma hemos de soltar la neurótica necesidad de hacer. No nos dejemos absorber por la ansiedad, aprendamos a calmar la mente.

Conectemos con nuestro Yo Superior y tendremos la sabiduría y guía necesaria. ¿Cómo conectar con nuestro Yo Superior? A través de la respiración consciente y rítmica.

Estos días de retiro y calma, volvamos a recuperar la INOCENCIA de nuestro Ser, la sencillez, la naturalidad espontanea. La confianza en el Amor Absoluto Universal al que llamamos Dios.

Condenados a la frustración

Debemos prestar atención al estado de nuestra mente. Porque ella tiene el poder de crear nuestro estado de ánimo, mientras le cedamos ese dominio. Pero a quien corresponde la guía de nuestro Ser es a nuestra Conciencia.

Estamos condenados a la frustración si seguimos poniendo nuestros objetivos y felicidad en el mundo material, desde una mente sin desarrollar, dominados por el sentido “de los deseos”.

Cuando se nos priva de lo que deseamos nos sentimos frustrados, nos sentimos fracasados, … desilusionados. La causa parece estar siempre en el exterior, otro es el que ocasiona nuestra frustración e infelicidad. O la vida misma que sentimos va en contra nuestra.

Interpretamos la vida desde una perspectiva muy limitada y egoísta; desde el cuerpo físico y el pensamiento básico. Y si es amor lo que deseamos, es un amor interesado, exigente, calculador … un amor que trae sufrimiento no es amor, llamémosle APEGO.

EL CUERPO ENERGÉTICO.- Además de tener un cuerpo físico, tenemos un cuerpo energético. Experimentemos que somos energía en cambio constante, como el universo mismo. SOMOS una expresión de esta Energía Superior que es pura inteligencia. Sintiéndolo así nuestra perspectiva de la vida y de nosotros mismos cambiará por si misma.

Tenemos por descubrir nuestro CUERPO ENERGÉTICO que nos ayudará a salir de repetir comportamientos que nos estancan en el sufrimiento y deshacer patrones que nos impiden avanzar.

Desde el cuerpo energético podemos subir a una frecuencia y vibración más alta para así ya no dejarnos atrapar por personas y situaciones que no queremos más en nuestra vida. La Conciencia es Luz y nos guía hacia una Luz mayor; la del Amor Incondicional.

El cuerpo energético es el que nos ayuda a entender y descifrar nuestro cuerpo emocional y mantenerlo equilibrado y en armonía.

La realidad de la vida es inmensamente más grande que lo que nuestra mente puede entender. Relativicemos nuestra importancia personal y fusionémonos con esa expresión dinámica que abarca el Todo y que llamamos VIDA.

Somos multidimensionales

ser lucesSomos seres multidimensionales pero estamos ahora mismo anclados en la tercera dimensión que es la más densa de todas.

Las diferentes dimensiones no son otra cosa que los distintos niveles de Realidad que somos capaces de ver y percibir,  según nuestro nivel de Conciencia.

Conforme nuestra energía la vamos desintoxicando emocionalmente y la vamos purificando deshaciéndonos de toda la negatividad que hemos ido acumulando, esta energía vital irá elevándose a una escala superior de Conciencia y es así como se ampliará nuestra  visión de la Realidad.

Cuanto más rápido vibre la frecuencia de energía en nosotros más fácil será entrar en una Realidad superior, que es más sutil y más cercana a la Luz.

Podríamos decir que igualmente sucede con la Conciencia; a mayor poder de entrar en otras dimensiones, más alto es el nivel de Conciencia. Se trata del nivel de percepción de la Realidad.

Así que, contra más densa es la Realidad que percibimos, por su baja frecuencia vibratoria, menor es la percepción de nuestra realidad y menor nuestra capacidad para ver otras realidades superiores.

(extraído del curso “Entrenamiento para la Nueva Conciencia. crisgomiz)

Hacerse ilusiones

chkras Centro Solar de PoderAhora mismo puedes sentirte profundamente desorientado o confundido y pides  ayuda.  En el mejor de los casos, tomarás consciencia de que tú solo no puedes solventar este problema existencial que estás padeciendo y que se traduce en ansiedad, insomnio, angustia, depresión, etc. y que o no sabes a qué achacarlo o lo ligas a algún problema externo. 

La crisis mundial que hace resquebrajar todos los sistemas de la sociedad y que hace aflorar la corrupción y codicia de todos los individuos que tienen algún poder terminará cuando -el pueblo llano- dejemos de hacernos ILUSIONES mirando sólo hacia afuera y decidamos dejar de vivir en la irrealidad del plano material. Busquemos las raíces de lo que nos afecta en nuestro interior.

La manera lineal y egoísta de pensar debe ser transformada porque desde una mente débil y estrecha pocas soluciones reales se pueden dilucidar.  Vivir instalado en un cerebro sin orden  ni propósito lleva al desconcierto emocional y a la miseria de espíritu.

Ahora toca incorporar en nuestra vida al Corazón e ir a su Centro. Desde allí podremos experimentar que la Realidad y la Verdad son otra cosa; cambiará y su multiplicará la percepción que tenemos de la vida y de nosotros mismos.

Recuperar nuestro Centro, elevará nuestra frecuencia vibratoria y Conciencia de Ser multidimensional.

Ahora mismo existe un enorme flujo de energía cósmica que está barriendo toda la energía densa que ha estado manteniendo este planeta y humanidad en la dualidad e inconsciencia de nuestra parte divina y eterna. Y esta energía está formando algo nuevo,  penetrando en los corazones de muchos para crear esta Conciencia que es la impulsora de la Nueva Era de Acuario del Amor Puro.