¿A qué llamamos “mente débil”?

meditacion mente entregadaEl primer gran error es que ya no se enseña a PENSAR. Ni siquiera eso entra en consideración, tan inconscientes vivimos de esta capacidad primordial. Porque si no sabemos pensar, no sabemos dilucidar, discernir, elegir, solucionar, discurrir … ni conocernos a nosotros mismos; el segundo gran fallo.

¿Qúe tenemos en mente? Parece como que los que nos dirigen nos prefieren así; ignorantes e inconscientes. Preocupados exclusivamente por la comodidad material y el entretenimiento barato.

Y así se comportan las mentes débiles, las mentes que no soportan una disciplina, las que no tienen fuerza de voluntad, las que enseguida se escaquean ante algo que necesita atención o esfuerzo. Las mentes que no saben ver más allá de lo inmediato y por lo tanto no saben planear o prever las consecuencias de sus actos.

Mentes embotadas que no saben parar el ruido que ellas mismas producen; miles de pensamientos en el cerebro sin orden ni propósito. Mentes dominantes, torturadoras, llenas de miedos e inseguridades. Mentes fantasiosas, perdidas en ensoñaciones sin sentido y con una realidad desfigurada.

¿CÓMO FORTALECER LA MENTE? Hay que estar preparado para seguir un entrenamiento o disciplina, creando un compromiso con uno mismo. Sin expectativas ni impaciencia, sabiendo que éste es un largo proceso pero que se empiezan a ver pequeños resultados desde el comienzo.

Comencemos por hacer trabajos de CONCENTRACIÓN. Ser Observador consciente del día a día, para poder ir transformando los malos hábitos en unos nuevos más acordes a la realidad que se quiere conseguir.

Haciéndonos responsables de nuestra salud, bienestar y felicidad es como iremos avanzando en hacernos dueños de nuestra vida.

¿Qué necesito aprender?

Dios y el Universo ponen en nuestro Camino lo que necesitamos aprender. Tener una actitud de  rechazo a aprender y  resistencia a rectificar crea sufrimiento y conflicto, crea ansiedad y angustia. ¿Cuándo vamos a asociar nuestro malestar con nuestra rigidez mental?

Podemos aprender de la respiración consciente, que cuando detenemos la respiración -y nos quedamos en vacío por unos segundos- los pensamientos decrecen; la mente entra en quietud.

Podemos  aprender que para maravillarnos tenemos que estar atentos y vacíos de expectativas.

Podemos aprender que a través de los centros energéticos (chakras)  recibimos, multiplicamos y distribuimos la energía vital para beneficio de nuestra salud física y mental.

Podemos  aprender que la respiración consciente en sí misma es la principal disciplina para el desarrollo de la Conciencia.

Podemos aprender que la disciplina o entrenamiento que necesitamos hacer comienza por una LIMPIEZA interior y exterior,  para eliminar lo que es viejo en nosotros, a todos los niveles, para poder salir de la mentalidad de pobreza y victimismo.

Podemos aprender que dentro de la Disciplina/entrenamiento está el control mental (organización para desechar lo inservible y hacer lista de prioridades).

Podemos aprender PUNTUALIDAD, que quiere decir, ser veraces, precisos, exactos y formales.

Todo a lo que le prestemos atención CRECERÁ.

 

¿Qué es la Conciencia?

chakras meditacionLlamamos Conciencia a la facultad del espíritu humano de reconocerse en sus atributos esenciales. Se trata del CONOCIMIENTO INTERIOR  innato en cada persona, de lo que es correcto, independientemente y por encima de lo que esté establecido por las leyes del hombre. Contactar con este conocimiento intuitivo es lo que nos hace libres.

Hablamos del ‘despertar de la Conciencia‘ como el Poder que se pone en marcha para deshacer la ignorancia y desvalorización que tenemos sobre nosotros mismos y desbancar la resistencia mental al cambio.

Todos los humanos tenemos una Conciencia individual,  en diferente nivel de desarrollo y expansión.  Nuestra Conciencia  determina nuestro grado de felicidad y dicha en el plano terrenal y es la que interpreta la vida, según la actitud que tengamos sobre ella.

Mientras no fortalezcamos nuestra mente, deshaciéndonos de pensamientos tóxicos y expandamos la Conciencia, ésta será inconstante y dispersa. Una mente débil no sabe salirse de la inseguridad y el miedo, moviéndose siempre entre el sufrimiento y los conflictos.

Ser consciente de sí, es la persona que siente, piensa y obra con coherencia y con conocimiento. No importa si se equivoca cien veces, cien veces se levantará habiendo aprendido algo nuevo y seguirá su camino con una actitud positiva y abierta.

Cada estado de Conciencia tiene una vibración. La acción vibratoria del Amor eleva y amplifica la Luz de la Conciencia, expandiéndola.

La práctica espiritual y el entrenamiento para desarrollar mente y conciencia, estabilizarán el cuerpo emocional y mental, para conseguir esa paz interior que todos deseamos.

 

Ejercicio para desarrollar la mente

hombre amanecerNo es suficiente saber qué es correcto para actuar correctamente. No es suficiente tener aprendidas una serie de reglas de convivencia para saber manejarse satisfactoriamente en la sociedad. No es suficiente estar,  hacer,  existir y … no es suficiente si lo que anhelamos es sentirnos vivos y que nuestra vida tenga sentido.

Una mente sin desarrollar no sabe pensar. Y desde su debilidad, por miedo y desconfianza,  excluye, niega, juzga, insulta al no saber dialogar. Se encoge, se limita; vive confundida …

¿Cómo es esa mente?  Tiene por desarrollar la sensibilidad emocional. Es inmadura. Miles de pensamientos sin orden ni propósito. Con deseos pero sin voluntad para llevarlos a cabo. Con planes e ideas nuevas pero que siempre pospone para mañana. Con muchos problemas y cosas por solucionar pero sin fuerzas ni capacidad para resolverlos.

Nos proponemos controlar la mente. Hacemos grandes esfuerzos por controlarla. Y nos agotamos en el intento; nos sentimos frustrados. Porque no se trata de controlar la mente sino de desarrollarla.

Y es posible. Se trata de un entrenamiento que requiere compromiso con uno mismo. Y en ese compromiso primeramente hay que trabajar con unos valores imprescindibles para tener éxito: PACIENCIA. CONSTANCIA. PERSEVERANCIA.

Cada día nos inspiraremos y renovaremos nuestra voluntad desde el “Sólo por hoy”. Por el poder de la intención:

1) En lugar de compararme, me inspiro desde el centro de mi corazón y me pongo en marcha: “Sólo por hoy voy a dar lo mejor de mi”

2) Paso de criticar y criticarme a tener  pensamientos constructivos. “Solo por hoy elijo ser agradecido”

3) Paso de la queja a la acción. El lamentarme consume mis energías. “Sólo por hoy actúo positivamente para mi bien”

Yo Soy desde el Centro de mi Corazón. Yo Soy consciente de mi ser  y desarrollo mi Conciencia. Soy responsable de mi felicidad. Creo mi estado de ánimo. Soy dueño de mi destino.

Ésta es la verdadera transformación y renovación de  vida.

Durante este proceso vital vamos a liberar emociones negativas y vamos a  integrar las energías de Amor Puro que iran emergiendo en nuestro Corazón. Estando presentes en nuestro día a día, cada vez más en paz y armonía con nosotros mismos y con el mundo.

 

 

 

 

¿Quién es el Observador?

ser de luz y corazonSólo existe una fórmula y no es mágica. Sólo hay una manera de sentirse vivo y tomar las riendas de la propia existencia. Sólo hay una Realidad y una Verdad -aunque sean muchos los caminos para descubrirla-.

Dejar atrás el estado de subsistencia es romper el cascarón de la inconsciencia que nos envolvía hasta ahora.

Es romper, literalmente: ROMPER, con todas las resistencias que la mente inferior nos va poniendo una detrás de otra para que claudiquemos y nos rindamos antes siquiera de ponernos en marcha.

Se trata de una lucha contra esa parte de la mente que no quiere haya ningún cambio en nosotros. Es el Ego que ve avecinarse un batallón de nuevas ideas y cambios, y se prepara para la resistencia… pero el Ego debe morir para que venza el Ser.

El Ego representa lo ilusorio y las pasiones. El Ser es nuestra esencia eterna y divina.

Por ello debemos tener siempre presente -si queremos ser guerreros espirituales- que debemos estar al ACECHO y no bajar la guardia porque el Ego es el dueño de este mundo material y la mente inferior está a su servicio.

¿Quién es el Observador en nosotros?  Nuestro Yo Superior, nuestra Conciencia.

Para entrar en contacto con ella y nos brinde su guía y protección, debemos desarrollar la concentración, la quietud, el Silencio de la mente.

Se trata de un entrenamiento o disciplina y tiene esa finalidad u objetivo: ser los dueños de nuestra vida… y ahora sí le encontraremos el sentido y el propósito a nuestra existencia.