La Conciencia

En la medida en que nuestra Conciencia se va expandiendo y va llenando de Luz nuestros diferentes cuerpos; físico, mental, emocional y espiritual, poco a poco podemos ir dándonos una explicación de los cambios que vamos sintiendo en todos los niveles de nuestro Ser, sorprendidos de que éstas no vienen de la mente.

Se produce una “aspiración” que surge del Alma con la intención de unir mente y corazón. Esta aspiración atrae el Aliento divino que penetra y abre el canal de la Intuición, el que se refiere al sexto sentido.

Y en este proceso gradual de cambio, en el que nos vamos haciendo más conscientes de nosotros mismos, siendo Observadores de nuestros actos y haciéndonos responsables de nuestra conducta, de nuestra salud y bienestar, es como iremos avanzando sin esfuerzo, haciéndonos más prudentes, más comedidos, pacientes, sinceros, íntegros … todo ello dentro de un sentimiento de estar FLUYENDO.

Estos valores que se van afirmando en nosotros, se precisan para poder mantenernos en la cordura y en la introspección de estar por momentos en silencio y solos, cuando “antes” sentíamos apegos y necesitábamos de los demás y hasta del ruido y ajetreo del mundo exterior.

Cuanta más Luz entra en la Conciencia, ella te va a ir permitiendo VER la Realidad. Al principio se forma un nudo en la garganta y en el corazón; VER más allá del mundo ilusorio en el que vivimos, necesita de temple, coraje, anhelo de convertirte en un ser humano completo y confianza absoluta.

Así que esto del Saber es todo un proceso ascendente que requiere también de ecuanimidad pero sobre todo no debe haber ningún interés personal. Al conectar con el Alma se va a ir desarrollando el Amor Incondicional que es la Energía Suprema del Creador de los mundos y de todos los seres.

¿Quieres comenzar a desarrollar tu Conciencia? Sé Observador del personaje que te viste. Toma el hábito de vivir en el presente, de forma consciente, en cada cosa que hagas; cómo sientes, qué deseas, qué te perturba … qué no quieres más en tu vida, cómo quieres vivir este año que comienza… sin excusas, sin justificaciones, sincérate contigo mismo.

Anuncios

Somos entidades de Luz

ser deluzEstamos recibiendo ayuda desde el único sitio que podemos realmente recibirla: el Universo y la poderosa Energía del Amor Puro que llamamosDios. Nadie ni nada está fuera del Orden Celestial.  Lamentablemente, el ser humano, a través de los tiempos se ha ido “separando” de su parte de Luz y olvidándose de su divinidad.

Esto le llevó, cada vez más, a vivir en conflicto consigo mismo y a vivir envuelto en un sentimiento de vacío y abandono de forma inconsciente. Todo ello está llegando a su fin. No se trata de una profecía son hechos comprobables en muchos niveles y campos. Todo está relacionado entre sí y tiene una explicación clara a nivel de las energías que crean y movilizan la vida; la distorcionan o la elevan.

Los seres humanos estamos hechos de energía y ahora mismo, a la inmensa mayoría de las personas les cuesta apreciar que, los cambios lentos que nos afectan a todos tanto de forma física, emocional y mental, tanto en lo material como toda la convulción interior que sufrimos de alguna manera, tiene que ver con los cambios de frecuencia y vibración que el propio planeta está sufriendo.

Y es que, nuestros cuerpos tienen que sintonizarse con las energías nuevas que la Tierra está recibiendo. Tenemos que “acoplarnos”, sincronizarnos a ellas para avanzar (que es lo que se nos está pidiendo que hagamos… y nos resistimos a ello). ¿Y por qué o para qué? Porque es la única manera de que nuestra Conciencia se expanda a una más alta frecuencia de Luz donde no habrá más pensamientos destructivos.

Esta frecuencia más elevada es la del AMOR (la que identificamos como “Dios”). No es un proceso de comprensión a nivel mental, así que no te esfuerces en entender desde ahí; no tiene ninguna lógica, a no ser que digamos que ya el planeta se estaba yendo al traste sin remedio, y el ser humano se ha degradado a sí mismo a tal velocidad, que seres superiores de la Jerarquía Galáctica han tenido que verse obligados a intervenir para salvarnos ¿? … no, podemos simplificarlo, aunque cada uno -la Verdad- la puede interpretar y nombrar como mejor le resuene…

Dios que es Amor Puro, es la Energía Suprema de Pura Inteligencia en constante movimiento y transformación. Y existen unas “Bases Universales”, un Orden, que no podemos obviar ni transgredir y que necesitamos para evolucionar correctamente. Nosotros somos entidades de Luz con un alma eterna…

 

Experimentar o Vivenciar

mujer alma

Una experiencia puede ser buena o mala y no trascender, quedándose bloqueada en el tiempo de la mente lineal, como un hecho.

Cuando uno experimenta, desde la mente,  interpreta los hechos desde  su nivel de percepción. Si la experiencia es negativa, y  sucede algo  superior a su comprensión mental,  se  produce un trauma emocional, entonces puede enquistarse en la memoria o sanarlo y así enriquecerse desde el perdón y  la aceptación.

Las vivencias tienen una connotación espiritual y de Conciencia del Ser. Es lo que supera a la comprensión de la mente y a su lógica. Una vivencia va directa al corazón y hace vibrar las fibras más profundas del Ser.

Toda vivencia, tiene tal trascendencia, que sucede en el no-tiempo y lleva al éxtasis, transformando el instante en eternidad. Despertando la Conciencia y expandiéndola.

Podría compararse con el orgasmo cósmico;   la máxima vivencia  es una explosión de Dicha que surge de lo más profundo del Ser en conexión con la Energía Suprema,  y  es imposible de explicar.