Practica la respiración consciente

chakrasLa respiración consciente abre  la puerta  a tu Esencia.

Alejarte y desatender a tu Ser esencial te crea frustración… aunque lo achaques a cosas externas.

Dejar de escuchar y sentir tu parte divina –tu Alma- te crea un vacío y sentimiento de soledad que intentas tapar moviéndote en el exterior impulsivamente…

Permítete practicar la respiración consciente, de manera pacífica y confiada. Relájate. Ponte cómodo y escucha sin resistencia.

Despeja tu mente. Espaciando la respiración abres las puertas del Alma.

Conecta tu respiración con la energía divina. Al inhalar traes el Aliento desde el centro del Universo y sientes entrar en ti aire fresco. Siéntelo cómo se expande por todo tu cuerpo como una explosión maravillosa de energía pránica.

Ahora, exhala lentamente el aire, enviando la energía sobrante de regreso a su fuente, muy lejos.

Visualiza un hilo de plata que parte de ti -desde tu coronilla- y se extiende hasta un punto de luz muy alejado del cosmos.

Respira varias veces manteniendo esta visualización.  Inhalas y la energía pura llega a ti desde ese punto lejano del Universo…. se expande toda esa energía fresca y vibrante por todos los rincones de tu interior…. y devuelves al cosmos la energía sobrante; las tensiones, el cansancio,  a ese punto de luz en el Universo…

Siente cómo el Universo coopera contigo; se expande y contrae al ritmo de tu respiración… Te sientes dentro de la pulsación  única que da la vida. Dentro de la palpitación del Universo…

Permítete disfrutar entera y conscientemente de esa SENSACIÓN DE PROFUNDA RELAJACIÓN Y RENOVACIÓN  DE ENERGÍA. Percibe y hazte consciente del despertar de la memoria de tu conexión con el Universo y la Divinidad.

Escucha tu voz interior:

 “¡Yo Soy… la Presencia Divina… de la Energía Inagotable… del Amor Incondicional y del Perdón…  de la Inteligencia y de la Sabiduría…. la Gracia Divina está en mí y me protege.”

.

El despertar de la Conciencia

meditacion amarillaTenemos miedo a poner los pies en el suelo, a  llamar las cosas por su nombre, a enfrentarnos a nosotros mismos y  aceptar quien somos.

Darnos cuenta de ello,  sería el «despertar» de la Conciencia. Elegir hacer un cambio en nosotros es la apertura hacia la transformación como seres humanos y divinos que somos.

Se trata de responsabilizarnos de nuestros pensamientos y actos. Responsabilizarnos de nuestra felicidad y ser los garantes de nuestra salud.

¿Y cómo es que aparece el miedo y bloquea esa posibilidad de abrir los ojos y ver la Realidad?

El miedo -que es ilusión-   crece en nuestra Mente y mantiene vivo lo falso de la imagen que tenemos de nosotros mismos, es el que disfraza el dolor y alimenta el sufrimiento, desde la justificación del Ego.

La Conciencia es la Verdad y es la Realidad. La Conciencia es nuestra Esencia inmortal; una gota de agua del Océano Divino.

Elegir la paz, la coherencia y el Amor en nuestra vida,  nos lleva progresivamente a expandir nuestra Conciencia. 

 

REIKI. Revisar y Actualizar.

reiki manos Desde la Conciencia del nuevo paradigma, los maestros de REIKI, tenemos la obligación de revisar la enseñanza transmitida y adecuarla al conocimiento y entendimiento ampliado que hoy tenemos de la Realidad. Y, sobre todo, al transmitir esta enseñanza hacer hincapié de que el trabajo primeramente es con uno mismo. Que no tengamos prisa en dedicarnos a los demás porque la obligación está en sanarnos enteramente a nosotros mismos en primer lugar.

Tenemos que actualizar nuestros potenciales, dentro de nuestro desarrollo de actuación, como servidores de las energías universales del Amor Incondicional que son las que nos impulsan a estar al servicio de los demás.

Hasta ahora y desde una visión «caritativa» y salvadora, las personas que se iniciaban en REIKI -ya desde el primer nivel- han comenzado a practicarlo en los demás, en su afán por ayudar y sanar. En el desconocimiento de que la enfermedad es un reajuste kármico y nuestra intención de ayuda debe ser puesta más en despertar la conciencia de sanarse a sí mismo que quitar el mal físico.

Dar REIKI significa hacer de Canal para que la energía cósmica llegue a nosotros y la transmitamos a través de las manos a la persona que lo necesita. Eso parece muy fácil desde nuestra intención y deseos de ayudar a los demás. Pero primero debemos hacer un trabajo de limpieza con nosotros mismos -una vez iniciados- para que podamos realmente ser «colaboradores» o facilitadores en ña toma de Conciencia de qué significa la enfermedad.

El error está en la ingenuidad de creer que el tratar con energías poderosas para el Bien no nos puede dañar y el no tener en cuenta de que estamos interfiriendo en la vida kármica de otro y no sabemos si ésto le puede perjudicar a la larga o, también, que asumamos la enfermedad del otro. Debemos, en cada caso, discernir y ser muy  cautelosos a la hora de que elijamos «DAR» energía sanadora, de que no sea dar la nuestra.

Sin conocimiento completo de cómo y hasta dónde manejar estas energías -aunque la intención sea buena, pero esto solo no basta- podemos enviar Luz sanadora para aliviar pero principalmente para CREAR CONCIENCIA DE LO QUE SIGNIFICA LA ENFERMEDAD y la persona por sí misma se anime a sanarse desde su responsabilidad, desbloqueando y sanando emociones enquistadas, etc.

Trabajando con REIKI, desde la Conciencia de la responsabilidad kármica de cada ser y desde el conocimiento de las Energías Cósmicas y el Plan Divino, no vamos a interferir y a no asumir las responsabilidades que no nos corresponden; haciéndonos cargo de ellas.

Teniendo mucho cuidado de transformar el deseo de ayudar y sanar a los demás (que no deja de ser una actitud vanidosa) en ser meros instrumentos al servicio del Orden divino, -vacíos- para así no involucrarnos dando de nuestra propia energía y salud.

Enfilar el Camino

  Nadie puede enseñarte a ser espiritual… el mejor guía y maestro es tu propio Corazón.

Primero sales a buscar desde el yo sin saber bien qué… sientes una inquietud, un vacío, una insatisfacción contigo mismo pero no sabes por qué… algo te impulsa a buscar; es el comienzo del despertar de la Conciencia.

Llegas a creer que es casual las primeras señales e indicaciones que recibes; por un amigo, un libro… que te van dirigiendo a que des un giro en el rumbo de tu vida. Después ya se hace evidente que nada es casualidad y estás siendo guiado y ayudado en el proceso de transformación hacia la espiritualidad.

Ahora es cuando ya no hay más recelo, expectativas ni más deseos ilusorios.

Ahora, desde el Corazón, marchas seguro y enfilas el Camino que te lleva al Ser.