Estamos o somos

mujer de espaldas floresEn dónde está o cuál es el mérito de vivir, lo entendemos al descubrir el entusiasmo por  la vida en nosotros mismos. Esta sería la señal de aviso de peligro, en caso de que esta energía vital que nos mantiene vivos, decayese, se alterase  o quedase bajo mínimos.

Esta energía vital es la que regenera y reactiva todas nuestras células y órganos. Es la que revitaliza  nuestro sistema nervioso, manteniendo la pasión, curiosidad y efervescencia por la vida. En caso contrario, el ser humano no se esforzaría por sobrevivir, aprender, avanzar, descubrir, investigar y EVOLUCIONAR.

Tenemos la capacidad de, generar,  almacenar y refinar la ENERGÍA VITAL en nosotros. Podemos crear en nosotros el hábito de ir a nuestro interior y equilibrar nuestros centros energéticos. Con ello crearíamos salud y paz mental.

Si queremos relacionarnos con la Vida tenemos primero que entender nuestra propia  naturaleza.

Yo Soy. No sólo existo de forma casual.

Hagamos que nuestra vida sea dirigida por nuestro espíritu y hagamos de ésta, un viaje espiritual sin fin.

 

Ejercicio de Alineamiento

meditacion violetaEl gran problema de hoy en día es que vivimos desde la mente hasta el punto de ser dominados por ella. La mente-ego se ha adueñado de nuestras vidas.  Qué significa esto… que el enfoque de nuestra vida está regido por un ‘yo’ temeroso e inseguro, vulnerable,  debido a su desconexión con su otra parte -que lo haría completo- el alma, que a su vez es la que nos une a la Conciencia Superior o Verdad Suprema.

Estar atentos y descubrir que nada es casual nos ayudará a adentrarnos y centrarnos en nosotros mismos para  contactar con el alma y dejar de ir a la deriva.

Es desde nuestros sentimientos de insatisfacción, infelicidad y frustración con nosotros mismos cuando sentimos necesario enfrentarnos con nuestra realidad. Es cuando tocamos fondo y decimos ‘basta’ cuando  comenzamos a buscar y a hacernos preguntas trascendentales.

Quiero facilitarte un ejercicio que te puede ayudar …  Existen tres Centros que tenemos que conectar entre sí para el desarrollo y expansión de nuestra Conciencia:

Ejercicio: Sentarnos cómodamente con la columna vertebral recta. Ir hacia adentro con nuestros cinco sentidos y situarnos en la Mente, destensándola a través de la respiración consciente, llegamos al Centro del Silencio.

Mientras se aquieta la Mente de pensamientos, se crea un vacío que se va llenando de prana. Es Conciencia (Luz) que haremos bajar desde el Centro del Silencio al Centro energético del Corazón Espiritual para llevarle Luz y deshacer todos los miedos.

Escucha el sonido de tu respiración. Y cómo tu respiración te ayuda a ensanchar tu caja torácica… siente cómo va perdiendo rigidez el mismo corazón.

Ahora, una vez se ha llenado de Luz sanadora toda esta zona, mandarás un hilo de Luz que baje desde este Centro del Corazón hacia el Centro Ombligo, donde está el nacimiento y raíz de la Energía Vital.

Siente estos tres Centros unidos por un hilo de Luz. Respiras conscientemente, con tus cinco sentidos percibiendo esta conexión.

Sólo eso; SENTIR estás alineado, equilibrado y en armonía contigo mismo, con tu Ser esencial. A partir de ahí, fluye, confía, haz alguna práctica espiritual para mantener esa conexión viva.

 

Mi maestro Swamiji Purohit

DSC01715Este escrito es de finales de noviembre de 2012.  “Daba por hecho que ya lo había dicho todo y que nada más interesante por contar y compartir pasaría en mi vida. Pero para mi gran sorpresa no ha sido así. Doy gracias a Dios por el maravilloso regalo que ha puesto en mi camino cuando ya no esperaba nada; el maestro y guía espiritual.

Creemos manejar enteramente nuestra vida, sin embargo, el Destino introduce de improviso personajes o situaciones totalmente inesperadas que hacen cambiar tu vida. Y así sucedió conmigo.

Justamente a finales de noviembre de 2007,  pensando que ya nada más destacado iba a suceder en mi vida, apareció casualmente quien es mi maestro espiritual desde entonces.

Visité en aquel tiempo a una amiga que me habló de él. Me dijo acababa  de llegar a Granada un maestro hindú y que iba a dar una charla esa tarde sobre yoga y meditación. Ella no podía ir pero me animó a que yo fuese, poniendo miel en mi boca al decirme que también leía las manos y ese es un tema que a mí me fascina. Así que fui.

Estábamos muy pocas personas en una sala pequeña de  yoga en el centro de Granada. Él,  pequeño de estatura y muy delgado, de mediana edad. Hablaba en inglés y tenía una traductora inglesa que yo ya conocía. Su charla  me pareció “normal”. Pero al final de ella dijo que nos iba a transmitir energía y haríamos una meditación.

Pronunció la palabra en sanscrito “diksha” que quiere decir “iniciación”. Sentí curiosidad pues yo, no hacía mucho, había participado en dos cursos de “Diksha”, donde había pagado bastante dinero por recibir una transmisión de energía que prometía llevarnos a dimensiones superiores (y así fue).

En esta transmisión de energía de Swamiji pude reconocerle como ser de Luz  y su energía me envolvió de manera muy especial. Al acabar, sin pensarlo, le pedí fuese mi maestro.

Desde esa fecha hasta hoy mismo sigo sus instrucciones en las prácticas espirituales que imparte en cursos de más de cien personas en distintas ciudades de España.

No ha sido una travesía fácil. He sido testigo de sus comienzos, de cómo tuvo que ir adaptando el lenguaje y las formas a nuestra mentalidad y también de su paciencia para con nosotros para bajar a nuestro nivel de comprensión y entendimiento en materias profundas como la espiritualidad, guiándonos continuamente y haciéndonos ver que la mayor lucha y desafío es con nuestro propio ego y mente.

Nos costó entenderle hasta que nos llevó a escucharlo desde el corazón y no desde la mente… sin cuestionarlo todo, siendo testigos de nuestras propias resistencias al cambio y aprendiendo a flexibilizar nuestros patrones y puntos de mira tan limitados.

Pronto se organizaron unos retiros espirituales de tres días donde venían entre treinta y cincuenta personas. Yo me ofrecí como cocinera. Todo un disfrute.

Más o menos a los dos años de estar con él y Sara viviendo en Barcelona, la avisé de que Swamiji daba un curso allí y le animé a que fuese a verle. Sabía le iba a gustar. Nada más verse se reconocieron… ahora, ella ya lleva dos años como su traductora y le acompaña a todos sitios; está totalmente dedicada a él. Y yo me alegro infinito porque es lo mejor que le haya podido pasar en la vida.

Todos estos años con él han sido maravillosos, haciendo un trabajo interior arduo pero que está dando frutos desde sus inicios. ¡Hay tanto por trabajarse a uno mismo!

Antes de conocerle, ya sabéis,  creía que ya tenía suficiente o que ya era suficientemente buena. Si miro hacia atrás me doy cuenta y soy enteramente consciente de todo lo que he tenido que deshacer y reconstruir y de todo lo que me falta todavía por lograr.

Una vez, esperando sorprender al maestro con un secreto mío, le dije “yo soy azul”. Él me miró a los ojos y para mi sorpresa, respondió “yo también”.  Mucho más tarde me enteré de que Krishna, por ejemplo, lo pintan azul…

Me siento agradecida.

Que haya armonía entre pensamiento y emoción, que haya sintonía entre las sensaciones y el cuerpo físico, que haya entendimiento entre el corazón y la mente, que haya sincronicidad entre la individualidad y el Todo, que haya un eterno Presente lleno de Amor Incondicional…

 

Relacionarse desde el respeto

niña y abuelo Las dificultades para relacionarse con los demás, las dificultades para tolerar al otro (amarle tal cual es) … las dificultades para que no nos afecten esas diferencias; el desapego emocional que necesitamos para quitarle importancia  cuando el otro dice las cosas en un tono que nos molesta o hace una crítica, etc

Todo eso se hace dificultoso por lo complejo  que ya es de por sí,  el estar en armonía con uno mismo … el estar contento consigo  mismo … así que resulta más difícil el trato con los demás porque encima le hacemos culpable de nuestra infelicidad o malestar…
La madre y el padre en relación con sus hijos. Las relaciones de pareja.  El jefe y su subordinado. Los vecinos. … En todo tipo de relaciones existe una interconexión donde cada uno es maestro y aprendiz del otro.
El otro nos ayuda a ser más pacientes, más compasivos, más tolerantes … es la única manera que tenemos para avanzar; relacionarnos con los demás sin que nos afecte emocionalmente -dando lo mejor de nosotros-  y la convivencia se convierte  realmente en todo un master …

Nuestro Ser compuesto de geometría sagrada

geometria sagrada 7Movimiento, cambio y transformación continua a nivel celular …. y si nuestra mente no pone  resistencia y no se vuelve rígida e inflexible, también podremos sentir como a nivel mental y emocional nuestra Conciencia se expande y refina nuestras energías hasta convertirlas en energía espiritual. Siempre en movimiento ascendente.

Cuando  trabajamos para desarrollar en nosotros mismos la Conciencia podemos descubrir maravillados que formamos parte de un Todo. Que somos esencialmente Energía y que ésta  gobierna la materia.  

En el proceso de transformación para alcanzar la Conciencia del Alma y la conexión con nuestro Ser esencial, estas energías sutiles adoptan formas armónicas siguiendo patrones de la geometría sagrada.

Al haber desarrollado la Intuición -nuestro sexto sentido-, la comprensión de quiénes somos,  hacia dónde vamos y el entendimiento de nuestro propósito de vida, vienen dados directamente al centro de nuestro corazón espiritual .

A partir de irnos conociendo a nosotros mismos en profundidad es que podremos deshacernos de hábitos insanos o caducos para poder construir nuevo hábitos. Fortalecer y armonizar nuestro cuerpo físico y responzabilizarnos de él. Desarrollar todas nuestras capacidades y potencial. Crrear en nuestro interior un estado de paz y felicidad  estable. …

Estando Presentes en el Aquí y Ahora, conectados con la Presencia Divina, aprendemos constantemente a vivir en armonía, desde dentro hacia afuera y en comunión con la Naturaleza.

 

 

Reiki. Ejercicio de auto-sanación

chakras esferaLlenad vuestro corazón con esta Verdad resonando en todas las células; la Salud es un hecho y la auto-sanación es posible. La Salud es la mezcla de alegría y entusiasmo por la vida más armonía en los centros energéticos.

Como no existen las casualidades, tengo el convencimiento de que REIKI es un regalo del Universo, después de tantos años de ver cómo llega REIKI en el momento oportuno a las personas y cómo les cambia la vida.

Aprendiendo el ejercicio de auto-sanación, que consiste en  colocar las manos en los siete chakras principales, comenzando desde la coronilla hasta el chakra raíz, mientras se hace varias respiraciones conscientes -lentas y profundas- para que entre en nosotros la energía cósmica y nos nutra y nos sintonice con todo el Universo, desbloqueamos así nuestros centros energéticos para que fluya la energía sanadora.

Practicándolo todos los días, dedicando  un tiempo a nosotros mismos, para centrarnos y conectarnos con las Energías Superiores y con nuestro Yo Superior esencial, es como nuestra existencia cobra valor y sentido.

Llevando una vida sana y responsable de forma íntegra y holística podremos disfrutar de la vida, sintiendo paz y dicha.

Los Chakras y nuestro nivel de vibración

chakras despertarCuando purificamos y  desarrollamos  nuestros vórtices energéticos pasamos de vivir una vida inconsciente y material a vivir desde una Conciencia superior. Pasamos de vivir desde una mente débil y confusa a vivir desde el conocimiento intuitivo. Pasamos de vivir en el sobre-esfuerzo y el sufrimiento a vivir desde un estado de paz interior estable.

El buen funcionamiento de nuestros centros energéticos es garantía de buena salud física, mental y emocional, y la apertura  y armonía de todos ellos  es sinónimo de evolución.

Cada chakra tiene resonancia con un color y con un sonido, que deriva de la frecuencia de vibración del mismo  y también se relaciona con un elemento: tierra, agua, fuego, aire, éter.

De igual forma que funciona una radio, nosotros también actuamos por ondas y tenemos una frecuencia; simplemente hay que sintonizar con ella para que haya más claridad y pureza en la transmisión y recepción. Una vez conseguido ésto pasamos a una sintonización mayor; con la Naturaleza y aún mayor; con el Universo.