10 reglas de oro

universo 3Somos la extensión del Universo. Algunos lo han experimentado, para otros es un misterio pero la mayoría lo ignora. Podemos descubrir la divinidad dentro de nosotros, convirtiendo nuestra vida en algo sagrado.

Podemos comenzar creando nuevas actitudes y hábitos en nosotros:

1) Terminar con la competitividad. El pulso magnético del Universo es el mismo en cada uno de nosotros.

2) Pasar de creer a sentir. Llevemos nuestros cinco sentidos al interior de nuestro Ser y vivenciemos somos energía.

3) Conectar Mente y Corazón para mayor equilibrio entre Lógica y Amor.

5) Hagamos de los verbos Compartir y Dar, algo cotidiano en nuestras vidas.

6) El miedo debe desaparecer totalmente.

7) Saber que la muerte nos actualiza, tengámosla presente. Seamos agradecidos.

8) Responsabilidad y respeto por uno mismo, nos proporcionará dignidad e integridad.

9) Alimentación sana, ejercicio físico y descanso real.

10) Liberar el pasado. Sentirse libre para evolucionar.

Pereza espiritual

hombre mochilero2Sucede. La pereza  es algo común. Nos recostamos en la zona de confort que más apetece a la mente-no-pensante;  sofá, televisor, comer, beber … los cinco sentidos embotados.

Este tipo de vida, nos separa de nuestra verdadera Esencia  y reduce a la mínima expresión  nuestra creatividad y nuestra espiritualidad.

Pero ya que no podemos actuar sobre el pasado y lo hecho, hecho está, pongamos la atención en nuestro Presente.  Dejémonos inspirar y aceptemos el desafío de conocer nuestros verdaderos límites … nos sorprenderemos ….

Si de verdad queremos despertar a la Realidad, primero debemos cuidar de nuestro cuerpo físico. Es nuestra envoltura. Experimentemos. Pongamos en marcha la actividad física y mental de forma consciente y con un propósito: Podemos ganar en energía y ganar calidad de vida.

Mejoramos nuestra alimentación; nos hacemos responsables de lo que comemos. Y nuestra visión de la vida gana en profundidad.

Interactuamos con el exterior desde una nueva perspectiva y con una actitud más positiva. En la medida en que nos deshacemos de inseguridades y miedos, ganamos relacionándonos con los demás.

Si cada día nos ponemos un pequeño reto, provocaremos en nuestra mente un desafío sano -entusiasmo por avanzar-, por sentirnos que somos capaces de lograr lo que nos proponemos.

 

Las medicinas naturales

chakras esqueletoSería sencillo de reconocer la Verdad, pero nos hemos alejado demasiado  de nuestra esencia.
Somos ENERGÍA. La energía es LUZ, la luz es AMOR y el amor es SANACIÓN.
Hace ya muchos años que trabajo con ‘terapias’ naturales, primero llamadas ‘alternativas’ y ahora reconocidas por la medicina oficial y etiquetadas como ‘complementarias’.
Son medicinas HOLÍSTICAS que su misión es desbloquear y depurar los diferentes centros energéticos de la persona, que  desconcertada y desconectada de su Alma,  le ha ocasionado  la enfermedad.
Desde esta simple sentencia arriba expuesta nos abrimos hacia la sanación. Impulsando la toma de CONCIENCIA, de que hemos sido creados con la capacidad de auto-sanarnos.
Así que, debemos recuperar la memoria de quiénes somos y desarrollar una actitud responsable  sobre nuestra salud íntegra; física, mental, emocional y espiritual.
PRIMEROS PASOS QUE PROPORCIONAN SALUD Y FELICIDAD:
Procurar la estabilidad emocional (deshacerse del estrés y la ansiedad) creando nuevos hábitos.
Llevar una vida de moderación en la alimentación, el descanso y la actividad física.
Nutrir el cuerpo espiritual practicando yoga, meditación, voluntariado al servicio de los demás o cualquier otra práctica que nos conecte con nuestro corazón.
Prestarnos atención. Dedicarnos media hora al día a nosotros mismos. Escucharnos. Perdonarnos. Aceptarnos. Amarnos y amar a los demás.

21 días limpieza energética

yogaDe la misma manera que prestamos atención al  mantenimiento y cuidado de nuestro coche, igualmente deberíamos pensar que nuestro cuerpo físico es nuestro vehículo y necesita de un mínimo de mantenimiento para su buen funcionamiento.

Por normal general no somos previsores en cuanto a nuestra salud ni a nuestra felicidad. No somos conscientes de que nuestra salud depende en gran medida de nuestro estado mental y emocional; de nuestra actitud ante la vida.

Vamos a hacer una revisión y puesta a punto de nuestro vehículo. Escuchemos a nuestro cuerpo, él  nos informa si algo no anda bien.

DEPURACIÓN A NIVEL FÍSICO.-  Durante 21 días vamos a evitar el alcohol, los azúcares, tabaco, carne roja, embutidos, quesos curados, productos enlatados … Lo que vamos a hacer es beber agua (dos vasos de agua tibia al levantarnos, bebiéndola despacio). Comeremos alimentos frescos poco elaborados. Tomaremos infusiones. Saldremos a caminar o haremos algún deporte. Nos permitiremos descansar no haciendo NADA durante media hora al día (tampoco ‘ver’ la televisión)… ir a contemplar la puesta del sol es válido.

DEPURACIÓN A NIVEL MENTAL.-  Durante estos 21 días seremos Observadores de nuestras reacciones, de nuestro nerviosismo y mal humor -qué los causa, a quién echamos la culpa- y procuraremos ir cambiando hábitos inútiles que nos desgastan energéticamente. Nos haremos más conscientes de cuál es nuestra naturaleza y estaremos más atentos a ser moderados y atender nuestro ‘sexto sentido’.

DEPURACIÓN A NIVEL EMOCIONAL.- En el momento en que hemos creado este compromiso con nosotros mismos, cuidaremos que nuestro estado emocional fluya. Todo lo que suponga o vaya a suponer un disgusto lo vamos a eludir o lo vamos a transformar positivamente, desde una actitud consciente de que ‘nada puede afectarme si no lo permito’. Salir de la posición de ‘automático’ para comenzar a ser quien yo soy. Respirar hondo y agradecer el día.

Una vez hayamos superado nuestro reto, nos sentiremos mejor en todos los aspectos y no nos costará tanto volverlo a repetir dentro de unos meses. O mejor aún, incorporar en nuestra vida algunos cambios que hemos experimentado nos benefician.

 

El despertar de la Conciencia

hombre sincronicidadLo que los Mayas llamaron «el fin de los tiempos» se referiría al estado de supervivencia en el que ha estado sometido el ser humano, desde su actitud de limitación y miedo. Separado y olvidado de su parte divina.

La nueva Era que se abre para la humanidad es un tiempo en el que, gracias al despertar de la Conciencia, nos facilita alcanzar la comprensión y vivencia de los planos superiores. Y todo ello, no es más que un cambio cualitativo y sustancial que tiene que ver con una elevación de vibración de lo denso a lo sutil, o sea de lo material hacia lo espiritual, de la limitación a lo ilimitado.

Se dice que, el poder energético solar proveniente de la Galaxia, está intensificando la fuerza de la intención, por lo que toda persona con deseos de evolucionar y mejorar su calidad humana, se está sintiendo con mayor fuerza de voluntad, mayor intuición y mayores deseos de armonizarse con la divinidad (el Amor Puro)… aunque sea de forma inconsciente, aunque esa persona no le ponga nombre a sus elevados sentimientos, es igual, se sentirá fluir y crecer.

Se trata de expandir nuestra Conciencia para que restaure los patrones de salud e integrar nuestra estructura física a la nueva vibración solar y planetaria.

El cambio ya está sucediendo, y está en nuestra Conciencia que suceda en armonía y nos beneficiemos de esta nueva frecuencia que expresa las cualidades superiores de nuestro espíritu.

Hazte responsable de tu salud y bienestar físico; cuida tu alimentación, tu descanso. Atiende tu cuerpo emocional y espiritual; aprecia el silencio y la quietud. Únete a la Conciencia Divina desde tu corazón,  para que te sientas capaz de irradiar  serenidad, Paz y Amor a toda la humanidad.

Cómo acabar con las toxinas emocionales

hombre contraluz en la cimaSi queremos eliminar de nuestra vida las cargas del pasado que  nos limitan y nos hacen sentir infelices o frustrados.

Y si hemos decidido hacer cambios, reformas  y mejoras a todos los niveles  en nuestra vida,  aquí van algunas sugerencias que te pueden ayudar:

1)  HAZTE RESPONSABLE DE  TU ALIMENTACIÓN. Somos lo que comemos. Come para nutrirte no sólo pensando en llenar el estómago. Come alimentos frescos y naturales. Ten una dieta equilibrada y no «aproveches» alimentos cocinados que lleven más de un día en la nevera pues han perdido  su valor energético. Cuanto más sensible se haga tu estómago y le prestes atención, él te hará saber qué comer.

2) HAZTE RESPONSABLE DE  TU DESCANSO. La mala calidad del sueño acelera el envejecimiento y crea irritabilidad. El sueño debe ser reparador. De 6 a 8 horas es suficiente, más de eso debilita el cuerpo y la mente. Desconectar de la mente antes de ir a dormir y relajar el cuerpo, es lo que te ayudará a tener un buen sueño. No te vayas a la cama enfadado o con preocupaciones. Resuelve o acepta lo que no tiene solución de momento.

3) MANTÉN TU CUERPO MENTAL Y EMOCIONAL EN ARMONÍA.- Haz yoga, Tai-chi u otra disciplina que te ayude a conectar mente-corazón y a equilibrar tus centros energéticos. La respiración consciente, te facilitará el movimiento y refinamiento energético.

4) ELIMINA LAS ENERGÍAS NEGATIVAS.- Desintoxicar el hígado, los riñones y los intestinos, ayudará también a eliminar las toxinas emocionales como la rabia, los miedos, la depresión, etc. Sé Observador de ti mismo y escucha a tu cuerpo físico, para ir tomando cada vez más Conciencia de tu  Ser natural y original.

5) Expresa tu amor hacia los demás y dedica un tiempo diario a ti mismo.

6) Alimenta tu mente con buena lectura y alimenta tu alma con la meditación y la oración.

7) Observar, expresar  y escuchar.

7) Eleva tu visión de la vida y siéntete parte de la Naturaleza y del Universo.

 

Testigo de ti mismo

manos al timoSea lo que sea que hagas mecánicamente, no tiene beneficio alguno. Sé auténtico, sé tu mismo. Desarrolla la intuición; conecta con tu corazón.

Elige cómo quieres vivir tu vida: Date la oportunidad de experimentar la diferencia: ¿estresado y desde el sobre esfuerzo de no poder disfrutar de la vida?  O  sentirte vivo; dueño de tu destino y de tu felicidad. Sal de ese estado mental que te dice que no es posible.

Así que, cuando comas hazlo despacio;  disfruta de los alimentos y sabrás lo que realmente tu cuerpo necesita  y  eliminarás de tu dieta lo que  no tiene energía sana. «Las células de mañana están hechas de lo que comemos hoy».

Cuando vayas a dormir, desconecta de tu mente y descansa. Desde la respiración consciente suelta todas las tensiones acumuladas durante el día. Entra en un estado de sensibilidad y quietud mental.

Observa al Ego de forma habitual y notarás una transformación gradual y pacífica.
Que entre el Observador y lo observado no haya espacio para enjuiciar y condenar; sólo sé observador y surgirá la comprensión y la compasión por ti mismo y por el comportamiento humano en general.

En cada acto de tu día a día, muéstrate agradecido y amable. Valora lo que tienes;  los pasos que vas dando hacia adelante. Crea, desde la respiración pausada y rítmica, un estado de relajación plena.

Cambia hábitos que no te proporcionan salud y felicidad por nuevos hábitos que sí te puedan beneficiar.

Es entonces cuando el anhelo por mejorar entrará en el corazón de forma natural y podrás simplemente FLUIR.

 

Nutrirnos o llenar la barriga

Los alimentos crean emociones porque según lo que comamos, afectará a unos órganos o a otros, e inclusive -lo que comamos- nos proporcionará energía o no.

Por lo tanto,  si estoy comiendo fritos  y comidas grasientas, este tipo de alimentación terminará afectando a mi hígado. Y mi hígado -que genera también emociones- está ligado a la ira y a la agresividad.

La sensación de hambre que crea la ansiedad la aplacamos comiendo chocolate… es nuestra falta de conocimiento de nosotros mismos lo que nos impulsa a actuar de una manera compulsiva y desde la ignorancia. Y lo que provocamos, con esta falsa energía,  es más ansiedad y un sentimiento de frustración y confusión que nos termina desgastando física y emocionalmente.

La medicina occidental sólo contempla el cuerpo físico a la hora de tratar una enfermedad, pero ya es más que sabido hoy en día, la importancia de atender por igual, a nuestro cuerpo mental y emocional para alcanzar el equilibrio y armonía entre todos ellos; incluído nuestro cuerpo espiritual que también poseemos. A esto es lo que deberíamos llamar Salud.

Por lo tanto, para una buena salud, es necesario que prestemos debida atención a nuestra alimentación, haciéndonos responsables y aprendiendo a escuchar las necesitades de  nuestro cuerpo. Hoy en día es fácil informarse sobre temas de nutrición. Y debemos saber que, por ejemplo, consumiendo alimentos que tienen un pH ácido nos va a desmineralizar físicamente y emocionalmente nos sentiremos cansados, faltos de energía,  y desmotivados. Igualmente la falta de minerales crearán muchas deficiencias en el riñón que emocionalmente está ligado a los miedos…

Así pues, son los alimentos alcalinos los que nos proporcionarán energía, más vitalidad y salud. Comidas que contengan cereales integrales, legumbres, verdura fresca, frutos secos, fruta de la temporada… alimentos que nos proporcionen energía y nutran nuestros cuerpos, tanto físico como mental y emocional.

El estómago, bazo y páncreas son órganos «emocionales» que el sabor dulce los relaja: . La dulzura natural la podemos encontrar en la calabaza, el boniato, dátiles, remolacha, etc. Para la ansiedad, en lugar de comer chocolate que resulta una energía falsa o comer dulces que contengan azúcar blanca (que desmineraliza y acidifica la sangre)   podemos calmarla incorporando en nuestra dieta postres que, con un poco de creatividad, suplan lo dañino del azúcar refinado y la bollería industrial.

La Salud y la Felicidad comienzan con la voluntad de sanarse y conocerse a sí mismo.

Eres lo que comes

El cuerpo tiene una habilidad innata de curarse a si mismo pero el ser humano lo ha olvidado y ha puesto su salud en manos de otros y, sobre todo, se ha vuelto totalmente dependiente de los fármacos. Nos han enseñado a ser consumidores y a buscar fuera de nosotros todo lo que necesitemos y lo compremos; felicidad, salud, seguridad, belleza…

Tomemos conciencia de que estamos comiendo  alimentos deficientes en nutrientes y conteniendo restos de plaguicidas, herbicidas, insecticidas, fungicidas y fertilizantes… para contrarrestar deberíamos aumentar la ingestión de ensaladas, frutas  y verduras crudas hasta un 50% para beneficiarnos de las vitaminas y minerales que se perderían en la cocción.

Cambiando la forma de comer y beber. Prestándole más atención a nuestras horas de descanso. Dedicándole tiempo también al ejercicio físico para destensar nuestro cuerpo y mantenerlo flexible, se podrían evitar muchas enfermedades y sufrimientos inútiles.

Si estás deprimido come correctamente porque un mal comer afecta al cerebro y a la mente. Por ejemplo, la falta de vitamina C causa ansiedad y estrés. Si el cerebro está desnutrido o intoxicado nos producirá cansancio mental. La irritabilidad, el mal humor, está ligado a un hígado saturado y lleno de toxinas…

Como dijo Hipócrates: «Que el alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento».