Una actitud sana

No me doy por vencida hasta el final, hasta que me demuestro a mi misma de que yo puedo hacerlo o solucionarlo. Porque hacer las cosas bien, -lo mejor que uno sabe-, es la actitud más sana para el cerebro. Se ocupa de una cosa al cien por cien, la completa, y luego pasa a otra cosa.

Sin crítica. Sin juicio. Sin castigo. Sin vanagloriarse. Sin culpa.

Cumpliste con tu parte. El resultado -lo que vendrá- confías en que será lo que te mereces, lo que necesitas, lo que sigue … y estarás abierto a recibirlo.

La paz interior trata de eso; en dejarte guiar por lo que tu Conciencia te dicte. Y podemos escucharla; nos habla desde el corazón. Si me siento intranquila en algún asunto, debo revisarlo de manera imparcial y preguntarme qué anda mal, qué puedo mejorar o dónde me equivoqué. Sin excusas ni justificaciones.

Es cuando el corazón -donde se asienta nuestra Alma- está sereno y alegre, cuando podemos sentir que todo está en orden en nuestra vida.

Una actitud sana se consigue cuando hemos logrado dominar la Mente y ponerla a nuestro servicio. ¿Al servicio de quién? Al servicio de nuestro Ser y del Bien común.

La Mente gobierna el cuerpo físico. Si educamos correctamente a nuestra Mente, -de forma positiva- , teniendo un estado de ánimo ecuánime y centrado, conseguiremos tener la actitud correcta y una mejor calidad de vida.

Anuncios

La dignidad de ser uno mismo

hombre de rodillasEl Miedo crea una coraza que pretende protegernos del dolor pero que, por su rigidez,  incapacita la libertad de ser uno mismo.

Se vive en tensión, intentando agradar a los demás cuando uno ha perdido la autoestima. La  dignidad de ser uno mismo, es un derecho irrenunciable.

Cuando consigues que la duda sobre ti mismo se esfume, el Camino se esclarece. Podemos crecer y extendernos más allá de lo que nosotros mismos nos sentimos  capaces …

El miedo al que dirán  empobrece. Sin embargo, manteniendo una actitud correcta con uno mismo y con los demás, nos asegura la paz y la riqueza interior.

Darnos la justa importancia, desde la impecabilidad y la humildad.

Sentirnos merecedores de alcanzar y obtener todo lo que la Naturaleza nos tiene reservado,  para sostener y crear firmemente el destino propio.

La docilidad, la sumisión, el servilismo o la indiferencia y apatía, son falta de energía vital. Habrá que desintoxicar el cuerpo emocional y fortalecerlo.  Pero sobre todo, si hay  signos en ti de resignación, agotamiento mental, sentimiento de abandono y desvalorización, es el momento de decir basta y buscar ayuda. Te mereces la felicidad.

 

 

 

 

 

Libertad

camino dorado  en bicicletaDijo Albert Einstein “No tenemos que comprender el mundo, sólo encontrar nuestro camino en él”

El comportamiento adecuado, el buen ánimo, la actitud correcta, la responsabilidad, todo ello me proporciona la  LIBERTAD de ser quien soy.
La libertad que uno puede disfrutar no tiene nada que ver con  transgredir los límites que pudiesen dañar a otros y también a mi mismo.  La creencia de que libertad es “yo hago lo que me da la gana” es una postura infantil y egoísta.

Mi libertad es la de ELEGIR lo mejor para mi sin que perjudique a nadie.

Entendiendo y focalizando como prioridad que debo preferir y optar por todo aquello que beneficia a mi integridad y dignidad como ser humano.

Debo elegir la mejor alimentación para mi cuerpo y  prestarle atención para tener además de una buena salud física, también tenga salud mental y emocional.

Debo elegir los mejores amigos y todo aquello que me proporcione paz interior y enriquecimiento a mi Alma.

Esta es la libertad, cada vez más consciente, intuitiva y selectiva, que nos lleva a sentirnos en paz y evolucionar.

Saber elegir qué queremos

hombre al revesEl primer paso para conseguir lo que queremos en la vida es decidir con claridad QUÉ queremos. La duda debilita la mente y produce cansancio físico y mental.

Así que el primer punto de atención debe estar en cómo DECIDIR. Nunca tomar decisiones estando enfadado o con la mente llena de rabia,  deseos de venganza o desde el miedo. Debemos pensar positivamente si queremos tomar la mejor decisión.

Cuando uno se siente ofuscado primero tiene que tranquilizarse. Respirar de forma consciente y profunda para centrar todas las energías  para poder reconocer la raíz verdadera del problema.  Debemos focalizar una por una todas las posibilidades, sus ventajas e inconvenientes.

¿Qué cambios quieres hacer en tu vida? ¿Qué te disgusta, en ti,  que quieres modificar?

Cierra los ojos y respira suave y profundamente. Enfoca tu conciencia en el centro de tu corazón. Mira hacia adentro. Relájate. Sé Observador de tu sentir. Aguarda a que aparezca la calma a tu mente, desde la quietud y el silencio.

 

Enfrentarse a los problemas es un acto de valentía. No posponer y elegir en el momento adecuado es de sabios.  Tomar decisiones desde una actitud correcta y sosegada -con conciencia- nos traerá la paz interior y el contentamiento con nosotros mismos.

El poder de REIKI

reiki, corazon de luzREIKI es la vía para recuperar el poder de nuestro ser original y esencial.  Eso significa ser realmente el dueño de tu destino. No dejar nada al azar ni dejar que nos sorprendan desgracias imprevistas.

REIKI activa la Presencia del Alma (Yo Soy) y el Plan Divino. Al purificarte como Canal emerge la Presencia “Yo Soy”  que te conecta con el Alma.  Respirando conscientemente desde el chakra del corazón, conectados con la Presencia de nuestra Alma, estamos activando el sexto sentido: la intuición, que nos puede llevar más allá de la mente, a otras dimensiones de nuestro Ser.

REIKI te ayuda a descubrir y unirte  a la Esencia de tu Ser y al Saber que hay en ti. Conocernos a nosotros mismos, atendiendo con responsabilidad la salud de nuestro cuerpo físico, ocupándonos de nuestro cuerpo mental y emocional, viviendo con desapego y paz interior, y atendiendo igualmente nuestro cuerpo espiritual. Es entonces cuando descubrimos la Fuente de la Sabiduría y Verdad dentro de nosotros.

REIKI nos ayuda a sincronizarnos con las energías cósmicas actuales como fuerzas transformadoras de Amor para nuestra evolución.

REIKI nos lleva a la comprensión de que la única forma de sanación es desde la Conciencia y la actitud correcta de la propia persona, teniendo que trabajarse primeramente las resistencias y limpiar todos los traumas emocionales y miedos.