Gestiona tu vida

Lo que determina tu vida, tu felicidad, tu día a día, es cómo gestionas tus pensamientos y emociones.

Desde el momento en que te haces dueño de tu vida, en que comienzas a vivir conscientemente, sabiendo que es tu actitud la que establece y fija los términos de que tus días sean claros u oscuros, amables o llenos de obstáculos, agradables o difíciles …

… desde ese día en que te has hecho Observador de ti mismo: del personaje que carga con toda una serie de condicionamientos, prejuicios, traumas, complejos, culpas, miedos … (uufff) y consigues separarte de él.

… entonces, decides. ¡Tomas la decisión más importante de tu vida! Tramitar tu independencia. Gestionar tu vida, comenzando por deshacerte de todo la carga del pasado.

Emprendes un nuevo Camino: ser feliz desde el corazón. Tomar las riendas de tu vida.

Cada día te paras unos momentos para estar contigo. Respiras hondo y despacio; te tomas tu tiempo para ir hacia adentro, reconocerte, perdonarte, ponerte de acuerdo contigo mismo.

Vive en resonancia con tu ser esencial. No hay otra forma de vivir la vida.

Medicina vibracional

Lo que vibra en tu misma frecuencia, eso es lo que surge ante ti.

La Medicina vibracional actúa sobre la zona del cuerpo físico que ha perdido su equilibrio volviéndola a armonizar. Pero también actúa a nivel del cuerpo mental para deshacer energías densas y caóticas. También sobre el cuerpo emocional para desbloquear tensiones producidas por los miedos, la inseguridad, etc.. Y además, en el cuerpo astral, para purificar el Alma.

El agotamiento físico y mental, el insomnio, la ansiedad, la depresión … todo desequilibrio tiene una causa emocional y los fármacos solo hacen efecto sobre los síntomas. Sin embargo, existen medicinas y remedios naturales que sanan a niveles profundos hasta llegar al Alma si hiciese falta.

Cuando se consigue reunir las energías dispersas creando la concentración necesaria para comenzar a actuar coherentemente, la memoria del Ser se reactiva y despierta la Conciencia.

¿De qué modo recuperamos la salud a nivel integral? ¿Cómo estimulamos nuestros sentidos hasta el punto de sentirnos renacer?

Toda enfermedad es desarmonía a nivel energético; los pensamientos y emociones son energía, lo que ingerimos es energía, la respiración nos proporciona energía …

Tenemos siete centros energéticos principales (CHAKRAS), que no están en el cuerpo físico sino en nuestro cuerpo etéreo. Pueden ser vitales y activos o por el contrario (por falta de energía vital) estar inactivos o tener deficiencia. Y justamente ésto nos causará malestar, molestias o enfermedad.

La cantidad y calidad de nuestra ENERGÍA VITAL es lo que nos condiciona a todos los niveles de nuestra vida.

Pensar y sentir en términos más amplios y profundos acerca de nosotros mismos nos permitirá percibir y experimentar de que SOMOS ENERGÍA y que existen nuevas formas de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás.

Atender al Alma

“Una vida significa muy poco en el extenso ciclo del Alma”.

El Ego sufre por actitudes emocionales erróneas … actúa llamando la atención produciendo malestar en los órganos … se manifiesta a través de la crítica, el odio, la rabia, la envidia y la codicia. Limpiar y ajustar el Ego se puede hacer sin necesidad de dramatizar ni perder nada.

Pero al Alma herida sí la vamos a sanar sin demora. Porque de ella depende los aspectos esenciales de la vida.

Los conflictos del Ego no nos deben causar irritación y tendríamos que aprender a solventarlos de forma rápida, sabiendo que es nuestro orgullo el que sufre. Y no vale la pena gastar tiempo y energía sino lo justo, sin involucrarnos demasiado en las cosas del Ego. Se trata de los vaivenes naturales de la vida, que solo afectan al “personaje” en nosotros.

Pero lo que concierne al Alma y al corazón, entonces sí estaremos atentos y solícitos.

Al Ego le daña su ignorancia, la sobre-valoración de sí mismo. La falta de reconocimiento, que uno no necesita cuando uno sabe quien es.

Pero al Alma y al corazón les daña la falta de Amor. Y esto sí requiere cuidado.

A veces no sabemos dar y a veces no nos sentimos merecedores de recibir.

Si el AMOR es la base proveedora de nuestra existencia y de nuestra felicidad, y el ALMA nuestra esencia inmortal, cuidémosla, atendámosla, hagámonos conscientes de ella y el Alma nos guiará.

Llegar al Alma desde REIKI

REIKI es un sistema complejo y muy simple a la vez. Una de sus ventajas es que permite la detección de las energías más sutiles a cualquier distancia o dimensión. Detecta, por ejemplo, energías tóxicas que ocasionan bloqueos emocionales, y el facilitador de esta Energía REIKI sanadora, es capaz de disolver estos bloqueos, por la imposición de manos e inclusive actuando a distancia, por el Poder de la pureza de la Intención con la que actúa.

Desde el cuerpo astral se contacta con los centros energéticos y con el Alma. Se verifica su estado y se limpia de impurezas para que vuelva a fluir la energía estancada que causa enfermedades.

A través del REIKI, desarrollando el potencial de nuestro sexto sentido -la INTUICIÓN- podemos llegar a abrazar el Alma.

Esta percepción y escucha, no pasa por la Mente, por supuesto. Primero hemos aprendido a separar la Mente de la Intuición. Ésta la recibimos desde el Tercer Ojo y desde el Corazón espiritual.

La conexión es directa; funciona como un radar que posee la capacidad de captar las vibraciones y frecuencia de lo invisible a los ojos.

Se manejan Realidades paralelas. El Facilitador REIKI se adentra en los campos energéticos de sí mismo o también de otra persona, con su permiso, para sanar principalmente su Alma. Sanando el Alma, que es la aceptación de sí mismo, puede sanar progresivamente el cuerpo físico y el cuerpo mental/emocional.

Adentrarse en este tipo de sanación, como hizo Jesucristo, es sagrada y lo sagrado no puede ser entendido por el pensamiento y la razón. Va mucho más allá y tiene que ver con el Amor Incondicional.

¿Por dónde empezamos?

La vida tiene unas pautas: adaptarnos al medio desde la reverencia por nuestro cuerpo físico, mente, cuerpo emocional y nuestra Alma.

Las leyes de la Naturaleza que también nos incumben son: conseguir el equilibrio y la moderación en todos nuestros actos y pensamientos, desde el respeto por todo ser vivo.

Atender las necesidades de nuestro Ser: Conectar Mente/Corazón que es el Camino de la Intuición y por donde transita nuestro Yo Superior.

Seamos huéspedes dignos de nuestro cuerpo físico.

La paz interior es un estado de auto-conciencia.

Que tu Amor sea tan grande que puedas perdonarte y amarte a ti mismo. Y que esa nueva forma de vida, que crea el Amor Incondicional, perdure por siempre y se propague e irradie hasta el último rincón de cada uno de nosotros y de la Madre Tierra.

Tratamiento a distancia

El nivel de vibración y Conciencia planetaria ha aumentado y REIKI brinda las herramientas ideales para que nos sincronicemos con las energías cósmicas actuales. Esto nos ayudará a tener una mayor claridad mental.

La capacidad de ser Canal es una habilidad que todos podemos desarrollar. Abrirnos a la INTUICIÓN nos puede facilitar la vida de manera que ni imaginamos. Esto implica lograr un estado de Conciencia superior que, para empezar, mejora nuestra salud física, mental y emocional.

RECIBIR REIKI A DISTANCIA es una de las maneras que REIKI tiene para sanar y abrirse a la auto-sanación. También para experimentar algo que está fuera de toda lógica: experimentar la energía y sus efectos, visionar otras dimensiones de nuestro Ser, sentir que podemos movernos hacia una frecuencia vibratoria superior.

REIKI A DISTANCIA es tan poderoso como cuando es presencial y sigue un proceso de sanación y transformación a todos los niveles. Al ponerte en contacto con la energía pura del amor incondicional te traerá la información que precisan tus células y ADN, reordenará tus centros energéticos y potenciará tu energía vital.

Como dijo el maestro Osho ” Estar enfermo significa estar desconectado de Todo”.

El cuerpo energético

Existen las medicinas naturales, antiquísimas como la china y otras más, que actúan sobre los desequilibrios energéticos a través de la estimulación intensa de los meridianos y chakras. Son remedios y técnicas vibracionales reguladoras del sistema energético. Junto a la acupuntura, la homeopatía, el REIKI, las esencias florales (Bach y otros sistemas más resientes) son todos ellos muy eficaces para la sanación, ahondando en el cuerpo energético.

La medicina oficial se centra en los síntomas del cuerpo físico y actúa para suprimirlos. Los sistemas del salud que solamente atienden el cuerpo físico, basándose en las causas, tienden a hacer crónicas las enfermedades.

Sin embargo, todas las medicinas naturales saben que la enfermedad se manifiesta primeramente en el cuerpo astral/emocional antes que en el cuerpo físico. Y éste se ve afectado desde las emociones no resueltas.

Los órganos de nuestro cuerpo están relacionados con las diferentes emociones. Muy resumidamente es así:

MIEDOS / elemento Agua / RIÑONES.

Cuando la energía de los riñones es débil la persona es miedosa.

RABIA / elemento Madera / HÍGADO.

La rabia debilita la energía vital lo que nos expone a enfermedades.

INSEGURIDAD / elemento Tierra / BAZO, ESTÓMAGO.

Preocuparse por todo afecta al Bazo y al sistema digestivo.

DEPRESIÓN / / INTESTINOS.

La falta de entusiasmo por la vida se ve afectada en los intestinos.

TRISTEZA / elemento Metal / PULMONES.

Una energía débil en los pulmones causa tristeza y ésta daña los pulmones

RIGIDEZ y EXCESOS / elemento Fuego / CORAZÓN.

Toda emoción y sentimiento desproporcionado se debe al exceso de Fuego.

Con esto quiero decir que, siendo Observadores de nosotros mismos, y prestándole atención a nuestro cuerpo emocional y mental, podremos mejorar nuestra salud antes de que las enfermedades o molestias aparezcan en el cuerpo físico.

Somos energía. Disponemos de cuatro fuentes de energía:

ENERGÍA HEREDADA / ENERGÍA que nos llega a través de la ALIMENTACIÓN / ENERGÍA que recibimos a través de la RESPIRACIÓN consciente / ENERGÍA SEXUAL.

Los CHAKRAS o centros energéticos guardan relación con nuestras dolencias físicas, mentales y emocionales. Que sepamos que, a través de ellos podemos aplicar la sanación.

Todo es más sencillo de lo que parece.