La Conciencia es nuestro espíritu.

 

ser lucesDespertar la CONCIENCIA es hacerse consciente de sí mismo.  Es reconocerse como espíritu y alma. Es experimentar en sí mismo, la profundidad del Ser como esencia divina.

Cuando ocurre esto, dejamos de sentirnos el centro del mundo, con nuestras exigencias egoístas y comenzamos a fijarnos en los demás como iguales,  con nuevos sentimientos de simpatía y afecto. Comenzamos a  darnos cuenta de que nada es casualidad y comenzamos a ver las señales y oportunidades para nuestro avance.

Tomamos Conciencia poco a poco de nuestro yo:  observamos cómo funciona el ego, la mente, cómo reaccionamos emocionalmente, cómo los pensamientos nos dominan,  todo ello conformando nuestra personalidad,  y nos hacemos conscientes que nuestra infelicidad y angustia es debido principalmente porque estamos cargados de energías (emocionales) tóxicas  negativas  … 

Ahora viene el despertar de la Conciencia … como una Luz que estalla en nuestro cerebro y nos hace ver con claridad:

“Yo no soy mi mente. Tengo una mente a mi servicio… Yo Soy algo más que mi cuerpo físico. …”

El punto de encuentro con nosotros mismos está en el centro del Corazón espiritual  mientras estamos en el proceso de purificación y de des-identificación. Ahora toca deshacerse de todo lo que nos ha condicionado y limitado.

Nos ocupamos de nosotros mismos con responsabilidad y amor para cambiar los viejos programas de creencias y pensamientos rígidos. Comienza a nacer en nosotros la compasión; no juzgamos a los demás ni a nosotros mismos… al menos, ahora somos conscientes y rectificamos, sin castigarnos: estamos en el Camino.

La ansiedad ha sido eliminada. No existen más miedos. Todo eso solo eran fantasmas…

La compasión nos envuelve y diluye instantaneamente cualquier falta y sentimiento de culpa, tan poderosa es su energía.  Nos renueva …  Ahora ya -con nuevos hábitos y nueva actitud- actuamos y fluimos de forma estable. en  armonía, sintonizados con las energías universales del Amor Incondicional.

Desde la confianza absoluta.  Conectados nuestro corazón y mente superior a la Conciencia Suprema. 

Somos Conciencia, porque ese es el mayor atributo de nuestro espíritu.

 

Anuncios