Somos humanos ordinarios aparentando todo está bien

mujer mayor digna

 

Somos humanos “ordinarios” mientras nuestro estado de  humanidad no sea completo, es decir, mientras no vivamos y nos expresemos desde un  corazón compasivo y puro.

Una cosa es tomar una POSTURA aparentemente positiva, una imagen de que todo está bien, sonreir de forma forzada, tener una amabilidad calculada … pero todo eso crea tensión,  agotamiento mental y frustración emocional. ¿Por cuánto tiempo se puede sostener sin que dañe seriamente nuestra salud?

Otra cosa es tener una ACTITUD positiva desde el convencimiento y la aceptación de la realidad que no podemos cambiar. Desde el corazón ser amable, paciente, desde el corazón sonreir y pedir ayuda si lo necesitamos. Declarar abiertamente que solos no podemos llevar la carga y pedir apoyo y asistencia… Eso aliviará nuestro corazón; reconocer que no somos tan fuertes ni tan valientes ni tan perfectos como desearíamos, sencillamente  somos humanos.

Somos humanos “ordinarios” porque existimos de forma fragmentada y hemos dejado muy atrás nuestra originalidad divina y eterna. Hemos perdido el sentido  sagrado que tiene la vida misma. Hemos profanado -desde la arrogancia- cada acto de nuestra vida que debería ser  entusiasta, devocional y de agradecimiento.

Desde el reconocimiento de nuestros errores y deficiencias, ahora toca tomar conciencia de la Realidad y la Verdad sin que nadie se sienta herido en su amor propio. Ahora toca salir de la ordinariez  que nos ha llevado hasta el grado de deshumanización  para recuperar nuestra condición humana de compasión y amor.

 

Anuncios

Ser y llegar a ser

mandala naturalezaDeseamos llegar a ser alguien en la vida… cuando ya somos.

Nos sentimos mal con nosotros mismos porque queremos llegar a ser … creyendo que “ser” es “tener“.

Nuestra Mente impaciente se va al futuro una y otra vez queriendo LLEGAR a ser … dejando para entonces el SER feliz… teniendo esto y aquello …

Nuestra Mente llena el tiempo haciendo cálculos y planes, desde una realidad distorcionada por los  miedos y la inseguridad del yo. El Ser está en el eterno Presente.

Deseamos llegar a ser y nos aventuramos a soñar … pero las expectativas normalmente no se cumplen y causan frustración y sentimiento de fracaso. Y así reforzamos la poca confianza en nosotros mismos. Y el alejamiento de nuestro verdadero Ser aumenta.

Lo absurdo del sufrimiento es que es gratuito. El yo sufre de  agonía y ansiedad por el sin sentido. Pero el Ser -en su interior- existe en la serenidad y paz al saberse eterno y parte del Todo.

Si despejamos nuestra Mente de todas las sombras tóxicas que no nos permiten ver nuestro interior, comenzaremos a tomar consciencia de quiénes somos para terminar descubriendo al Ser original y esencial que habita en nosotros.

Recuperar al Ser; fundirnos en él -reunificando el yo con el Yo Superior-. Armonizando y alineando todas nuestros cuerpos; físico, mental, emocional, energético y espiritual para crear una sintonía perfecta con la energía del Amor Puro universal que anima todo el Universo.

El Ego vive en la dimensión de lo imaginario y centrado en sí mismo como eje de su mundo particular.  Trascender la Mente es acrecentar de forma ilimitada la percepción de nosotros mismos.  Significa despertar y acrecentar nuestra  Conciencia, fluir en ella, y permitir que nos induzca a fundirnos en la Conciencia Universal.