La mente, juez implacable

ser, geometria sagradaEs muy difícil mantener el equilibrio de nuestros sentidos es un mundo tan contradictorio y absurdo, si lo razonamos. Observar el mundo sólo desde el palco de la mente hace que te sientas confuso y  decepcionado.

Conozco personas que se decían muy creyentes y devotas pero han dejado de creer en Dios cuando les ha tocado vivir una desgracia que no han podido superar. ¿Qué explicación razonable darle a una desgracia sin que surja la rabia o la cólera?

Alguien tiene que cargar con la culpa cuando desde la mente no somos capaces de encontrar una explicación que nos satisfaga. Pero nada ocurre por casualidad. Ninguna desgracia ocurre por tener mala suerte. Esa sería la explicación infantil más fácil … y necesitamos  tranquilizar  nuestra mente y nuestro corazón… pero primeramente la mente; la razón de por qué suceden las cosas.

La mente es un juez implacable. Juzga sin compasión desde sus intereses más inmediatos. Y los intereses de la mente son exclusivamente su Ego. Y el Ego se ciega, se empecina y es capaz de mantenerse inflexible en una obcecación tenaz y arrasar con todo lo que se le ponga por delante, aunque eso le lleve a la desgracia más grande.

El equilibrio sólo se consigue cuando se fusiona  mente-corazón. Cada parte proporcionará su visión y sólo entonces habrá ecuanimidad.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s