Hacer lo que conviene

Nuestra verdad, cuando no hay exaltación del ego, es Luz, digan lo que digan los demás.

Nos ajustamos adecuadamente a la Verdad desde nuestro nivel de Conciencia y esa perspectiva es la válida, cuando la observamos desde la honestidad y la integridad.

No dudemos. No creemos inseguridades mentales. Todo ello nos debilita. Paso a paso vamos tomando decisiones. Elegimos desde nuestra capacidad de intuición y eso será lo correcto porque aunque aparentemente fallemos, nos proporcionará experiencia.

Lo que sea conveniente hacer que no nos de pereza realizarlo. La pereza la crea la mente inferior. Y a nosotros nos gusta los desafíos.

Para que las emociones no se anquilosen y el corazón no se quede atrás, estemos atentos al yo-personaje, ese que le encanta nadar en el sufrimiento y la queja.

Vamos a hacer lo que le conviene a nuestro Ser.

Anuncios

El yo-personaje y los chakras

hombre luz y sombrasEl yo-personaje que creemos ser, actúa desde la mente inconsciente y mecánica.

El despertar de la Conciencia sucede cuando salimos del personaje y lo observamos desde fuera. Le vemos actuar y nos damos cuenta de que “ese” no somos realmente nosotros.

¿Quién observa al personaje? Nuestro Ser original que  todavía nos separan de él muchos velos de ilusión …

¿Cómo desprendernos del yo-personaje? Como Observadores comenzamos a tomar consciencia de que no somos nuestro cuerpo físico: tenemos un cuerpo a nuestro servicio. De que no somos la mente: tenemos una mente a nuestro servicio. Y también  nos hacemos conscientes de que controlando la mente podemos accionar correctamente nuestras emociones y pensamientos… y así dirigir y crear nuestra vida dentro del Camino que hayamos elegido.

Conocer más cómo funciona nuestro cuerpo físico nos ayudará a entendernos y a responsabilizarnos de nuestra salud y felicidad. Ser Observadores de nosotros mismos nos lleva al entendimiento de cómo está todo interrelacionado entre nuestros diferentes cuerpos y de la importancia que tiene el mantener alineados y activos nuestros centros energéticos.

Por ejemplo, desde el chakra del plexo solar hacemos la conexión de nuestro cuerpo físico con el cuerpo emocional. Es a través de los elementos de cada chakra que se hace esta conexión. El elemento del chakra del Plexo Solar es el Fuego. El Fuego es necesario para transformar los alimentos. Emocionalmente, la  ira y la rabia crean un exceso de Fuego. Físicamente se manifiesta como ardores de estómago, gastritis, úlceras.

Es así cómo me hago consciente de que mis emociones, mi carácter, mi comportamiento conmigo mismo y con los demás, influyen y repercuten en mi salud física.

Es cuando consigo salir del yo-personaje, cuando vivo desde el desapego emocional. Tomo consciencia de que no quiero actuar más desde ese personaje sufridor y víctima. Y consigo, siempre guiado por mi Conciencia, que es realmente mi YO, deshacerme de él y tomar la responsabilidad de mi vida. Dejo de reaccionar.

La flexibilidad y la aceptación son aspectos a integrar en la Conciencia. Una mente débil se resiste a los cambios; es rígida. Y el origen del sufrimiento humano está en la resistencia a los flujos de la vida. Tenemos que hacer que nuestro cuerpo  físico se haga y mantenga flexible, pues tiene que ver con la flexibilidad de nuestro cuerpo mental… y esto significa permitirnos el expandir nuestra mente y Conciencia.

Dejemos que el personaje actúe pero vivámoslo con desapego y consciencia de que formamos parte del teatro de la vida.  Quien somos en realidad, sólo participa como espectador, conectado a esferas más altas donde está la compasión y el amor puro.

 

(curso de “Entrenamiento para la Nueva Conciencia)

Dominio sobre la Mente

La Conciencia es la parte de nuestra mente que pone Luz en las otras funciones mentales; sabiduría, capacidad de elección, discernimiento, ego…  La razón por la que se hace hincapié en que desarrollemos la Conciencia es para que ilumine y expanda las potencialidades de nuestro ser. Desde este sencillo planteamiento se hace evidente que, con poca Conciencia de nosotros mismos, -con poca Luz- nuestra realidad se limita a “palpar” lo más concreto y cercano.

Recuperar la Conciencia y proximidad de nuestra esencia divina nos llevará primeramente a liberarnos de la carga de nuestro pasado. A recuperar la INOCENCIA del Ser -nuestro niño interior-.

Para ello no hay más efectivo que ser observador de uno mismo. Hay que crear el hábito de poco a poco ir separando la mente del Observador (la Conciencia). En cada cosa que hagas o digas, en cada situación, observate.

Cuando el Observador tenga total independencia del “yo-personaje”, también tendrá total dominio sobre esa parte de la mente que hasta ahora ha gobernado tu vida: el ego (vanidad, envidia, pasión, codicia, miedos, etc.)

En este proceso, de ser Observador de tí mismo, la Conciencia llenará de Luz tu vida y la podrás gobernar desde la Intuición junto con el Corazón en total armonía.