Ejercicio de visualización.

El Sol dentro de tu corazón.

Pon tu atención en el centro de tu corazón. Haz tres respiraciones conscientes llevando luz al corazón y siente cómo se ilumina y se ensancha tu pecho.

Imagina dentro de tu chakra del corazón, en medio de tu pecho, un pequeño SOL. Con cada respiración se va formando una esfera cada vez más luminosa a su alrededor. Sientes su calor.

Imagina o visualiza que la esfera se va haciendo más grande, cubre todo tu cuerpo, sale de él y lo envuelve , con cada respiración, esta esfera se va haciendo más grande y más luminosa, sigue creciendo y llena toda la habitación en la que estás.

La sientes totalmente; su luz, su fuerza, su vibración, su calor…

Sigue creciendo hasta que esta esfera dorada y sanadora cubre toda la ciudad. Sigue creciendo y cubre todo el país, iluminando hospitales y todos los hogares donde hay enfermedad, pobreza, miedo y sufrimiento.

La esfera, que eres tu mismo/a, tu Luz, sigue creciendo con cada respiración tuya. Cubre todo el planeta. Permítete sentirlo.

Puedes visualizar y sentir todo el planeta rodeado de una esfera de Luz de Amor sanador.

Tu mismo/a, dentro de esa esfera de Luz, te encuentras ahora en el espacio cósmico; y te sientes rodeada del Sol y demás astros. Con cada respiración te iluminas más y más y abarcas todo el Universo, uniéndote a todos los seres de Luz que brillan en el espacio sideral.

Ves desde arriba como el planeta y toda la Humanidad es bendecida, por el poder de la Intención y del Amor Incondicional que habita en cada uno de nosotros.

Das las gracias desde el corazón y cierras la visualización.

¿Te imaginas si todos pusiésemos nuestra intención en hacer crecer la LUZ del amor sanador para toda la humanidad y nuestra Madre Tierra?

Relajación y Meditación

yomed.india'12Te ayudaré a ir al encuentro de tu Ser interno. Ponte cómodo, cierra los ojos y respira conscientemente, poniendo la atención primero en tus fosas nasales. Siente como tus pulmones se llenan de oxígeno y cómo -por el poder de tu intención- tu cerebro de llena de Prana que es la energía sutil que está en el aire y que ahora entra en tu sistema nervioso.

Con cada respiración vas adentrándote en un mayor estado de calma y relajación, tanto física como mentalmente. Tu solo presta atención a tu respiración y los pensamientos se van desvaneciendo poco a poco.

Comienza a hacer un recorrido por todo tu cuerpo desde la cabeza a los pies. Visualiza un rayo de Luz dorada entrando por tu coronilla y que se expande al entrar en tu cabeza, llenando cada rincón, relajando el cuero cabelludo, la frente, los párpados, todos los músculos de la cara, de la mandíbula …

Sigue bajando. Acompaña el recorrido que hace esta Luz dorada bajando por la nuca y por cada vértebra hasta el coxis. Expandiéndose hacia los lados, hacia atrás y hacia adelante, envolviendo todos los órganos a su paso. Bajando, bajando…

Estás sintiendo más y más un profundo estado de paz muy placentero donde ya al llegar la Luz a los pies, no sientes el cuerpo físico y  sientes simplemente tu cuerpo etérico  se eleva unos centímetros por encima de él….

Ahora lleva la atención al centro del pecho, en el chakra del corazón. Haz tres respiraciones conscientes, suaves y profundas y comienza a generar conscientemente -por el Poder de la Intención- AMOR DIVINO en tu corazón repitiendo varias veces :

«YO SOY la Presencia de Dios en acción»

Cuando decimos «Yo Soy» es nuestra Alma quien se está manifestando. Aprovecha el momento para decretar desde «Yo Soy», para que sientas la Divinidad que hay en ti.

Ánclate en la Presencia de Dios, para crear un estado de Paz y Amor en tu interior.

Haciendo ésta u otra relajación y meditación de forma asidua -integrándola en tus acciones diarias-  conseguirás la confianza en la Conciencia sostenedora de «Yo Soy», dándole voz a tu Alma para que te guíe y te ayude a mantener un estado de Paz interior.

Ya no te sentirás más solo. Ya no habrán más miedos, más pesimismo o angustia.

Te animo a probarlo.