No es mi culpa

Los sentimientos de culpa forman una capa bajo nuestra piel. No es que el otro me ha dañado -que también- sino que nací y crecí sin protección para ese tipo de aflicciones.

Existen las personas que creen firmemente que siempre la culpa es del otro. Así que nunca se cuestiona sobre sí mismo porque encuentra rápido una justificación para todos sus actos.

Estas personas difícilmente se desarrollan porque son rígidos en sus ideas y creen tener siempre la razón. Una de sus frases favoritas es «no es mi culpa».

Por otro lado están esas otras personas que cargan con la culpa de todo; la suya y la de los demás. Son las que están pidiendo perdón y disculpas muy a menudo, inclusive ya como hábito comienzan la frase con un «perdona….»

Estas personas son sufridoras natas, sea la razón que sea la que les ha llevado a vivir con este asfixiante sentimiento, que sepan que éste es un buen momento para sacudirse tamaña responsabilidad. Hay que trabajarse a auto-estima.

¿Qué sentimiento de culpa me está torturando? ¿Qué carga llevo sobre mis hombros que no me pertenece?

Imaginémonos subiendo una colina, el camino está en forma de espiral. A cada vuelta que damos de forma ascendente, nos paramos unos momentos a descansar y nos deshacemos de algo de CULPA que llevamos a cuestas. Y lo vamos nombrando «no quiero llevar más conmigo la enfermedad de mi hermana». «dejo aquí la culpa de sentirme alegre a pesar de la muerte de mi madre». «me deshago de la culpa de que mis hijos no me quieran como yo quisiera» …

Y cuando llegues a la cima, ligero, libre de «pecado», respira hondo y reconócete como un ser humano normal que solo desea vivir en paz y amor. Del mal que haya hecho pido perdón y me libero.

El Universo será testigo de ello y te apoyará.

Mujer

mujeres generacionTu situación de vida es sólo un aspecto de tu  vida e influenciará en ti, de una forma u otra, dependiendo de tu equilibrio mental, emocional y espiritual.

Deshacerse de patrones tóxicos heredados es difícil pero urgentemente necesario. Hagámonos conscientes de que nuestras hijas los heredarán si antes no los trabajamos en nosotras. Y, por supuesto,  para nosotras mismas resultará una liberación.

Estas trabas condicionantes son reales y basta saber sobre  la vida de nuestras madres y abuelas para ver cuántos patrones de ellas estamos nosotras mismas reproduciendo. Cuántos modelos de conducta reproducimos en nosotras a pesar de haberlos repudiado años atrás cuando veíamos claro que no queríamos eso en nuestras vidas… y seguramente nuestras madres pensaron lo mismo pero cargaron con ellos …

Puede que nos falte visión y que nuestra escucha interior sea débil. Puede que nuestra percepción de nosotras mismas y de nuestra realidad esté distorsionada. Con seguridad que, si dirigimos nuestra vida de ahora en adelante, desde el corazón, conseguiremos deshacernos de todo el lastre que no nos permite avanzar.

Vayamos a la Fuente. Reconozcamos nuestra Esencia. Sucederá entonces un cambio radical y liberador en nuestras vidas de todo lo que no nos pertenece. Desde la recapitulación,
el reconocimiento, la comprensión, el perdón y la compasión.

 

 

 

 

 

 

El sentido que inspira

luz azul1¡Cuántas veces hemos escuchado una voz interior  y no le hemos hecho caso! … nuestra impaciencia, impulsividad, resistencia y rebeldía del ego, nos ha llevado a no escuchar esa voz interior –la intuición– que nos advertía de un peligro o nos animaba a hacer algo … pero nuestra desconfianza nos hizo desoír esa sabia inspiración y nos tocó sufrir.

Seamos consciente de ello o no, el subconsciente siempre está dispuesto a ayudarnos y servirnos. Sólo hace falta detener todo el parloteo de la mente y escucharle.

El sexto sentido es inspirador. Es el «Espíritu-divino-que-hay-en-ti».

Este es  un buen momento para hacer cambios en nosotros.

El 25 de diciembre habrá LUNA LLENA. Comienza un nuevo Ciclo.
Es el momento ideal para atraer las influencias cósmicas beneficiosas para reconstruir tu destino.
Es el momento excelente para innovar, crear, emprender y actuar con fuerza renovada.
Permite que las poderosas energías cósmicas purifiquen y reactiven tu ser.
Ve hacia tu interior, al centro de tu corazón espiritual, para la afirmación de tu naturaleza, de tu nobleza y del reconocimiento de tus talentos.

Renueva el compromiso contigo mismo de ser feliz.
Que todo lo que decidas emprender, sea beneficioso y se cumpla.
Que esta nueva vitalidad te de fuerza para impulsar tu potencialidad y tu capacidad para evolucionar.

El día 25, con la luna llena, siéntate tranquilamente y en silencio, respira suave y lentamente. Deja que tus pensamientos se vayan aquietando y clarificando, creando un estado de calma y bienestar.

 Formula a media voz tus deseos a corto, mediano y largo plazo. Desde tu corazón pide a tu Espíritu divino que siempre te acompañe, te guíe y te ayude a transformar lo negativo en positivo.

Tómate el tiempo necesario y que tu petición salga sinceramente del corazón profundo para que todos los obstáculos que están impidiendo tu avance se desintegren. Así es como se despertarán las fuerzas invisibles de éxito y armonía.

Que así sea. Y así es.

Feliz año 2016.

Trabajo de desidentificación

Mujer corazónMe envuelven -sin ser yo consciente de ello- capas de ideas,  creencias, normas educacionales, condicionamientos sociales   y pensamientos que en realidad no son míos. Simplemente me identifico con ellos y se han quedado pegados a mí… y ahora me resulta difícil desidentificarme de lo que en realidad no soy yo.

Cuando vivimos en parte una  vida impuesta por otros, nos desgastamos energéticamente por el desequilibrio y el esfuerzo que supone actuar  de una manera contraria a nuestra naturaleza… por contentar a otros o por temor a ser diferentes o no encajar con lo establecido como normal y bueno…

Si uno es voluble, sensible e inseguro, atraerá a personas manipuladoras y situaciones de conflicto.

¿Con qué me identifico? ¿Cuál es la idea que tengo de mi mismo? Primero voy a aclarar cuál es mi identidad y fortalecerla «para no ser una hoja a merced del viento» como diría Castaneda…

Partiendo de la conciencia de mí mismo que ahora despierta, abro mi mente de forma positiva,  entendiendo que lo que puedo recibir de las personas y de las circunstancias está en la medida en que yo doy y de cómo yo mismo las vivo.

Aprendo a vivir con independencia interior. Así es como realizo una renovación de mi propia conciencia de ser. Pongo en marcha una expansión en cuanto a mi modo de ser y activo mi capacidad de expresarme con convicción y firmeza (si vale la pena hacerlo)… porque el Silencio también es valioso y no necesito el reconocimiento de nadie.