Reiki, vibración del Amor Puro

ser dentro universoEl nivel de vibración  y Conciencia planetaria ha aumentado y REIKI te ayuda a sincronizarte con las energías cósmicas que animan a que te sumes a su corriente.

Las elevadas energías  de REIKI trabajan de forma multidimensional, restaurando los patrones de salud integral, restableciendo el equilibrio de la energía vital del cuerpo físico y  refinando la energía para nutrir el cuerpo espiritual.

La capacidad de ser Canal entre nuestra mente y nuestro centro intuitivo del Tercer Ojo puede ser aprendida por todos. Pero ello implica constancia para desarrollar un estado de Conciencia superior que permita conectarse con la Fuente de la Verdad en nosotros.

REIKI nos enseña y guía a elevar nuestra energía pero, primeramente, a purificarnos emocionalmente y a cerrar heridas hasta experimentar el perdón y la compasión.  A conectar con nuestro corazón para que tranquilice a la mente, la aquiete, porque sólo así -desde la quietud de la mente- podremos VER la Realidad y reencontrarnos con nuestro Ser esencial.

Es tan fácil, que el escéptico no se lo cree. Pero, como requiere constancia, el perezoso tampoco se anima. Y, como realmente es un cambio que uno debe anhelar, el que duda, va postergando el momento. Sólo cuando  estás receptivo y abierto al cambio, el universo abre sus puertas estelares, especialmente para ti.

 

 

La mente no perdona

mujer dibujo naranjaTengo la idea de perdonar. Digo que perdono. Me digo que ya he perdonado. … pero no es verdad; me quedo con el sentimiento de culpa.

Vuelve a mi mente el recuerdo de lo que me hirió y la rabia se reanima … quizás más atenuada o más camuflada, pero ahí está; no he perdonado.

Y me pregunto qué significa perdonar. Qué se siente  cuando uno perdona realmente. ¿Qué es lo que uno debe hacer  para absolver  a otro o a uno mismo, si no existe la imparcialidad, si tus sentimientos malheridos están implicados y se mantienen firmes en el recuerdo …?

Lo único que sabes es que si no «perdonas», si no saldas esa cuenta pendiente de perdonar, ese asunto y dolor permanecerá ahí, dentro de tí, como una losa.

Cuando se habla de perdonar desde la Mente, estamos creando una acción artificial que sólo calma al corazón momentaneamente.

Perdonar directamente desde el corazón, es algo espontáneo; no se planea y el dolor sale de la memoria de igual forma; fácilmente, sin dejar herida.

Y en etapas más evolucionadas, hay tal desapego del yo, que uno no se ve afectado por el otro como para tener que perdonar nada. La compasión y entendimiento, difuminan cualquier roce.

 

 

Quietud Mental

  HACER desde la mente supone esfuerzo. Inclusive las personas bondadosas y serviciales que ayudan a los demás, si lo hacen  desde la mente, se debilitan energéticamente… de forma inconsciente se sienten obligadas y se imponen una conducta amable más allá de sus «posibilidades o deseos» reales.

Por el contrario, dejar la mente a un lado  es fluir con las energías amorosas del corazón.

Conseguir la quietud mental te lleva por inercia a  entregarte desinteresadamente al verdadero Amor porque ya no existe ninguna fuerza externa que te incite a hacer… que te empuje a reaccionar, que te haga sentir obligado a ejercer cualquier patrón establecido…

Todo lo que suponga un sobre-esfuerzo se está haciendo desde la mente… por eso nos cuesta tanto meditar a los occidentales… desde la mente queremos acallar la mente, desde la mente queremos romper patrones y hábitos creados por la mente… desde la mente pretendemos que nuestro corazón se sienta en paz, perdone, sane sus heridas… desde la mente…

El Dar desde el corazón,  hace que te vuelva multiplicado esa poderosa energía vital superior que nos hace sentir bien con nosotros mismos. Entonces todo se hace fácil y el estado de serenidad y alegría se irradia al exterior; esta es la quietud mental… al despejarte de lo inútil, al liberar la mente de miedos, tensiones, preocupaciones… esa liberación de todo lo irreal e ilusorio por tí mismo creado, te lleva a la quietud pacífica y amorosa de tí mismo.

Cuando el pulso del corazón late sincronizado con el pulso del Universo, conseguimos la quietud mental.
Siempre que puedas ve donde la Naturaleza y siéntela, sintoniza con ella, eso te ayudará en principio.
Siéntete parte del Todo y déjate fluir.