¿Cómo mejorar la suerte?

mujer abrazoA la suerte la consideramos fortuita, casual… fuera totalmente de nuestro control. Nos aprovechamos de ella para justificarnos, decimos “he tenido mala suerte”. O actuamos sin muestras de gratitud diciendo “qué buena suerte” … y todo queda ahí, sin saber ver las señales de ayudas y `pruebas a veces muy difíciles que el Universo y por Ley de la Naturaleza se nos otorgan para que tomemos Conciencia y avancemos como humanos y divinos que somos.

La CASUALIDAD no existe. Nada es casual. Abrir los ojos y comenzar a VER más allá de la realidad aparente nos hará entender lo que llamamos “suerte”.

Todo depende de nuestra actitud y disposición. Si nos mostramos cerrados y reacios a RECIBIR la “buena suerte”, habiendo elegido el personaje de víctima, entonces será muy difícil -imposible- que entremos en el campo de posibilidades que está enfrente nuestro.

ATRAER la buena suerte, ATRAER las cosas buenas que nos facilite la vida, es posible. Siempre y cuando estemos abiertos a ella. Tenemos que CONFIAR en nosotros mismos; eso es primordial. Si no confiamos en nosotros mismos lo que atraeremos serán las dificultades que nos confirmarán lo que pensamos “¿ves como yo tenía razón?, no tengo suerte” …

ACTITUD DE CONFIANZA, sin medias tintas. OBJETIVOS CLAROS. PERSEVERANCIA. Estas tres cosas son las que hacen falta para que la SUERTE comience a sonreírnos. Es una energía poderosa que está a nuestra disposición. Experimentarla.

La sabiduría interna

corazon humanoAlcanzar la SABIDURÍA INTERNA es convertirnos en Observadores de nosotros mismos y de nuestro alrededor sin especular o juzgar.  Unificando MENTE-CORAZÓN. Experimentando la energía vital que somos  y  sentir cómo interactua con la Conciencia Superior.

La mente se purifica  desde la habilidad de trascender el Ego, al  entrar en una dimensión superior  del Ser. Para ello tenemos que 1) vivir de dentro hacia fuera. 2) vivir desde el sentir del Ser. 3) vivir desde nuestra propia pura naturaleza (desde la inocencia).

Desde lo terrenal a lo trascendental.-  Dejar de vivir reaccionando según las impresiones distorsionadas que nos llegan continuamente al Ego,  -que no sabemos procesar-,  y que crean  conflicto y sufrimiento.

Comenzar a sentir la vida y nuestra existencia como algo “extraordinario”.

En este proceso de depuración interna va cambiando a mejor nuestra perspectiva y visión de la vida. Comenzamos a tener una actitud más positiva, se desarrolla la creatividad porque hay un mayor entusiasmo por la vida y un mayor deseo de comunicación.

Dejamos atrás la conciencia del ego. Creamos una mayor Conciencia del Alma desde la energía sutil y trascendental que comienza a manifestarse en nosotros y que nos hace movernos en nuevas dimensiones de nuestro ser.

Este proceso es largo pero tiene una gran  recompensa:  la paz interior. Experimentaremos el Amor Puro y la Compasión en nosotros mismos, en unidad con el Todo.