¿Eres feliz?


  • La felicidad es la expresión de una afectación. Cuando algo o alguien nos motiva e ilusiona, nos inunda un sentimiento que llamamos felicidad.

Pero la felicidad es algo que se escapa entre los dedos, cuando se trata de conseguir cosas materiales o perseguir sueños. Una vez se ha conseguido el deseo o lo idealizado, se esfuma el sentimiento de satisfacción… la mente vuelve a crear expectativas.

Sentirse en paz con uno mismo es mucho más que un sentimiento, es un estado interior. Mantenerse auténtico y desapegado, ayuda a no entrar en falsas ilusiones y a estar centrado en la realidad de lo perenne.

El proceso para salir de las falsas esperanzas, supone limpiar el corazón de sentimientos de culpa, de miedos, de no sentirse merecedor, de no valorarse. También de haber sanado heridas afectivas por haber sufrido abandono, indiferencia o humillaciones.

Sentirse en paz con uno mismo significa AMARSE. Y estar preparado para amarse a uno mismo significa amar a los demás sin imposición, obligación o esfuerzo. Sobre todo, sabiendo que nuestra felicidad no depende de otros. Y esto es una gran victoria sobre el Ego y la Mente.

La felicidad es un pequeño logro en el mundo exterior. La DICHA es el presente que se nos hace y nos hacemos a nosotros mismos cuando fluimos con la vida sin esperar nada.

Anuncios

Muros de miedo

niño entre muñecosLevantamos muros cuando nos sentimos amenazados. Los muros que levantamos en nuestra mente nos aíslan del exterior; pero también de lo bueno que nos podría enriquecer. Si mantenemos una actitud de mente cerrada nos apartamos de las nuevas ideas y de las nuevas posibilidades.

Podemos desarrollar y fortalecer nuestro Ser. Tenemos la capacidad de percibir y aprender nuevas y mejores maneras de relacionarnos con el mundo exterior y con nuestro mundo interior. Tenemos el poder del discernimiento para elegir y decidir cómo hacer las cosas acorde a nuestra naturaleza.

Es la inseguridad lo que nos incapacita  SER quien somos. Y la inseguridad es debilidad mental y emocional.

Sucede a veces que nuestra mejor voluntad y confianza en nosotros mismos se viene abajo. Que las dudas  comienzan a enturbiar nuestro ánimo y buena disposición.  Y aparecen los miedos. La mente aprovecha para lanzar pensamientos negativos.

¿Cómo recuperar la confianza en nosotros mismos? .- Poniendo orden en la casa de nuestra Alma, aprendiendo a identificar nuestro verdadero Ser; sus carencias y sus talentos.

Purificando nuestros propios pensamientos, emociones e ideas para poder así renovar regularmente los propios valores. “Yo Soy lo que me proponga ser desde mi Ser”.

Hay muchos tipos de MIEDO, comencemos por reconocer el miedo a no ser aprobado y aceptado.  Ese miedo  lleva a la persona a ser excesivamente amable y servicial. Uno deja de ser quien es por complacer a los demás y conceder favores de forma ilimitada. Este miedo se camufla en una apariencia de amor y bondad que termina por anularse y dejarse manipular sin permitirse  ser quien es.

Y este es un ejemplo que padecen hoy en día muchos niños en los colegios. El ACOSO ESCOLAR se produce en niños sin voluntad y sin identidad, incapaces de saber defenderse. Aparte de educar al acosador, el niño acosado debe recibir con urgencia las herramientas necesarias para fortalecer su auto-estima y su autoridad natural.

La INTUICIÓN es la auténtica Voz del Alma. La intuición fomenta la confianza en sí mismo. Desde la Meditación se puede desarrollar la escucha interior y esa conexión con el Alma, necesaria para fortalecer  la identidad de nuestro Ser.

 

 

Mi mundo particular

unidad colectivaCada uno tiene su mundo particular y luego está el mundo de todos al que  nos sentimos con derecho a andar por él como se nos plazca…. O sea, que ese mundo de todos que nos resulta cruel, inhumano, despiadado, y un largo etcétera, al cual salimos a trabajar y a proveernos, somos todos aunque nos relacionemos con él como algo ajeno y aparte …

En mi mundo vivo acomodada con las personas  que me placen; mi mundo es como yo lo siento y quiero. Nadie tiene derecho a entrar en él si yo no lo permito. Me evado en él. Me regocijo en él. Está construido según mi persona.

En mi mundo me muevo con los valores y principios que considero importantes y necesarios. Cuando salgo al mundo de todos me protejo y lidio acorde a las leyes de fuera. Por supuesto que todos contribuimos en que el mundo de todos  vaya en una dirección u otra. Peros si no fuese por nuestro mundo interior todos estaríamos más desquiciados… o no …

En mi mundo no necesito estar a la defensiva ni hay peligros que me acechen. Pero cuando salgo al mundo de todos , es tal la diversidad de trampas y artimañas que el ser humano ha creado, que la vida misma resulta un campo de batalla… vuelvo a mi refugio.

Así y todo, dentro de esa polaridad, el Alma crece unificando los opuestos. Amor/Miedo, Certeza/Inseguridad, Rabia/Serenidad  … será debido a la coherencia que buscan encontrar Mente/Corazón …

En mi mundo particular y también en el tuyo existe la Conciencia que tiene la propiedad de reconocer al Espíritu que habita en mí y en ti… cuando nos deshacemos de los Miedos -de nuestro mundo interior- también desaparecen como “miedos” en el mundo de todos.

 

 

Relajación guiada

luz, ver laTodo lo que tus ojos ven pertenecen al mundo de la Ilusión.

Pero, dentro de ti mismo, hay una Realidad por descubrir.  Está más allá de tu mente.

Para conectarte con tu corazón debes llevar a tu Mente a una profunda calma. Así que si quieres hacer este camino conmigo, a tu Interior, te propongo te pongas cómodo, te relajes y te permitas a ti mismo abrirte a nuevas vivencias.

Que la mente se aquiete y que sea la Intuición la que haga de guía. Descubrir a tu ser esencial te proporcionará plenitud y serenidad.

Ponte cómodo y cierra los ojos. Si estas acostado ponte boca arriba, sin cruzar las piernas, mejor sin almohada en la cabeza y los brazos a los lados del cuerpo.  Vas a respirar consciente y profundamente de forma rítmica.

A través de una relajación consciente, destensa todos los músculos de tu cuerpo. Comienza poniendo toda tu atención en el cuero cabelludo y dale la orden que se relaje. Ahora, ve a la frente, desténsala… los músculos de la cara, de la mandíbula, relájalos … Ve bajando poniendo la atención en cada músculo, en cada órgano, sin prisa, mientras al exhalar sacas fuera todo el cansancio, los problemas y las tensiones.

Ve bajando tu atención hasta que llegues a la punta de los dedos de los pies. El cuerpo físico lo sientes separado de tu Ser, como si lo hubieses abandonado.  Es una sensación placentera… sientes tu Ser ligero, flotando … tu respiración es muy suave …

Deja la mente a un lado y simplemente usa los sentidos. Lleva tu mirada hacia tu interior y visionarás otra realidad. Cierra los oídos externos y, con los ojos cerrados, comenzarás a escuchar a tu Voz Interior. El Centro de su Ser y la Fuente de la Verdad están en el Corazón.

Tu Centro está siempre en armonía con la Naturaleza y el Universo. Yendo al Centro puedes vivenciar la Unidad de la Existencia y tu pertenencia a ella.

Ahora, que estás en un estado de relajación profunda y tu mente se haya en calma, visualiza o imagina un gran círculo de Luz y colócate en su Centro….. Experimentas una quietud muy placentera…. No hay pensamientos. Solo calma.

Sólo en este Vacío de pensamiento, vacío de deseo, vacío de preocupaciones, se experimenta la perfecta Paz….

Te sientes tan ligero… tienes la sensación de elevarte, tal es la ligereza que experimentas,  tu cuerpo y tu mente en profunda relajación placentera

Respira lenta y profundamente y ve hacia tu Universo Interior.

 

 

Los 5 sentidos y el sexto.

ser y auraLas situaciones y las circunstancias afectan a nuestros sentidos… ¡cuántas veces no queremos ver u oír! ¡cuántas veces cerramos nuestra garganta y no dejamos paso a la voz para expresarnos!
Poseemos cinco sentidos  que precisamos para  relacionarnos con  el exterior. Según la claridad de los mismos nuestra captación a través de ellos estará o no distorsionada.  Estos sentidos nos llevan a conectar con  nuestra facultad interior de amplificar de manera ilimitada todo nuestro potencial humano.
:La vista –visión interior. Visualizar otros planos de nuestro ser.
El oído – audición interior. Escuchar la voz interior de nuestro Yo Superior.
El olfato – percibir  el aroma y fragancia de algo que está en otra dimensión.
El tacto – sentir  la energía, percibir el mundo invisible.
El gusto – paladear el sabor de algo que nos transporta en el tiempo…
Los sentidos INTERNOS nos ayudan a trascender el plano lineal de nuestra vida exterior y física. Cuando desplegamos y comenzamos a usar estos sentidos, nos dan el Poder de desarrollar todas nuestras capacidades; la intuición, la percepción extrasensorial, la clarividencia, la telepatía, la comprensión multidimensional, viajar desde el cuerpo astral…
Existe un SEXTO SENTIDO del que no hacemos uso y es la Intuición.
El sexto sentido es el desarrollo máximo de los otros cinco. Se trata de ESCUCHAR la voz interior de la Conciencia. VER desde una visión profunda e ilimitada. PALPAR con una percepción muy amplificada energías sutiles. GUSTAR hasta la embriaguez del eter que existe en la Naturaleza. OLER desde los aromas más exquisitos hasta “el miedo” que nos previene de los peligros.