¿Cómo mejorar la suerte?

mujer abrazoA la suerte la consideramos fortuita, casual… fuera totalmente de nuestro control. Nos aprovechamos de ella para justificarnos, decimos “he tenido mala suerte”. O actuamos sin muestras de gratitud diciendo “qué buena suerte” … y todo queda ahí, sin saber ver las señales de ayudas y `pruebas a veces muy difíciles que el Universo y por Ley de la Naturaleza se nos otorgan para que tomemos Conciencia y avancemos como humanos y divinos que somos.

La CASUALIDAD no existe. Nada es casual. Abrir los ojos y comenzar a VER más allá de la realidad aparente nos hará entender lo que llamamos “suerte”.

Todo depende de nuestra actitud y disposición. Si nos mostramos cerrados y reacios a RECIBIR la “buena suerte”, habiendo elegido el personaje de víctima, entonces será muy difícil -imposible- que entremos en el campo de posibilidades que está enfrente nuestro.

ATRAER la buena suerte, ATRAER las cosas buenas que nos facilite la vida, es posible. Siempre y cuando estemos abiertos a ella. Tenemos que CONFIAR en nosotros mismos; eso es primordial. Si no confiamos en nosotros mismos lo que atraeremos serán las dificultades que nos confirmarán lo que pensamos “¿ves como yo tenía razón?, no tengo suerte” …

ACTITUD DE CONFIANZA, sin medias tintas. OBJETIVOS CLAROS. PERSEVERANCIA. Estas tres cosas son las que hacen falta para que la SUERTE comience a sonreírnos. Es una energía poderosa que está a nuestra disposición. Experimentarla.

Anuncios

El personaje de mi misma.

La primera parte de mi vida duró 35 años; llevada por los instintos e impulsos del personaje que creía ser, transcurrió a trancas y barrancas, a golpes del oleaje al que estaba sometida… y que yomisma había creado desde mi ignorancia e inconsciencia.

Luego, 20 años más de duro aprendizaje, hasta que fui capaz de ver al personaje y su estupidez. No fue fácil admitir, al mirarme al espejo, que en eso me había convertido; en un ser estúpido y engreído. Mi malestar y descontento me delataba.

A partir de ahí, se trataba de deshacer y remontar la cuesta.

A partir de ahí, lamerme las heridas y tirar para adelante o quedarme en un rincón lamentándome de mi mala suerte.

Pero no, no se trataba de mala suerte. Entendí que yo había elegido; yo decidí el personaje… y tenía la libertad y posibilidad de cambiarlo.

Así que, a partir de ahí, deshice y remonté la cuesta. Y ya no busqué personaje nuevo sino que me vestí de mi misma. ¡Gloriosa decisión!

Me di cuenta que el Camino está dentro de uno mismo… yo, que anduve caminando toda la vida secundando caminos de otros…

Ahora, con muchos años más, sólo llevo conmigo mi aprendizaje, nada más. Quien me conoce lo sabe. Y eso es lo que comparto; la liberación del ego y cómo vivir desde el corazón.

El despropósito

hombre perro aves andando, volandoDespropósito es ir en contra de uno mismo. Hacer lo contrario de lo que el corazón de uno desea en realidad.

Despropósito es sufrir por adelantado el sufrimiento que todavía no ha llegado ni se ha materializado.

Despropósito es sentirse prisionero cuando no hay ningún muro real que te impide ser libre.

Despropósito es echarle la culpa a la mala suerte mientras repites una y otra vez los mismos errores.

Despropósito es quejarte de tu vida y no hacer nada por cambiarla.

Despropósito, ahora mismo, es que estemos obsesionados hablando de la crisis y lo mal que estamos mientras consumimos innecesariamente  y gastamos por encima de nuestras posibilidades y no se nos pasa por la cabeza el ser caritativos con los que realmente están necesitados.

Reiki. Ayudar a los demás

manos al timoEs curioso ver cuánta gente tiene ese deseo tan hermoso de querer ayudar a los demás. E intuitivamente sienten pueden hacerlo sanando con las manos. Para ello, primero, uno debe hacer un trabajo consigo mismo y prepararse pues, para sanar con las manos, se requiere ser CANAL de esa energía superior sanadora.

Aprender a leer con las manos y ser Canal de transmisión, es posible.

Pero esto va ligado a un recorrido espiritual que va transformando al mismo sanador a cada paso que da. Ya que cada acto de trascender la materia y contactar con las energías superiores nos proporciona una experiencia y esa misma experiencia nos va cambiando y despertando a una realidad superior.

Se trata de experimentar el poder de la energía sobre el cuerpo físico y de espiritualizar el mundo de las formas.

Cuando se practica REIKI se está liberando la mente y entonces ella se mueve libre hacia otras dimensiones.

Aquí comienza uno a hacerse consciente del Poder Personal. Cuando sientes eres capaz de manejar esa Fuerza, desde la mente, para tu beneficio al servicio de los demás. Cuando deja de existir el mito de la buena o mala suerte, y es uno mismo quien dirige su propia vida.
REIKI te da las llaves para abrir esos campos de energía y te enseña cómo usarlas.
Además aprendes a generar energía y a almacenar energía vital para tu propio poder (Salud).

A través de técnicas y ejercicios de respiración, y de ampliar el conocimiento intuitivo sobre el sonido, la luz, los colores y la expansión del aura, podrás mantener una salud perfecta tanto física, mental-emocional y espiritual. Entonces es cuando, verdaderamente, estarás preparado para dar a los demás.

La sanación es un proceso de transformación en ti mismo. Ponerte en contacto con la Energía Pura del Amor Incondicional traerá la información precisa a tus células y ADN, reordenará tus centros energéticos y potenciará tu energía vital.

Para ello, yo te aconsejo te inicies en el REIKI, que es el más generoso regalo que el Universo brinda para andar el Camino de la auto-realización.

Este es el momento

mochileroPrimero vamos a sincronizar nuestras energías. Vamos a tomar una respiración yendo a nuestro interior para conectar con nuestro corazón. Y sentir desde un plano superior que somos “individuos” -el viaje lo hacemos solos exteriormente- pero, interiormente, estamos entrelazados con todos los seres vivos formando una sola unidad, desde la energía primordial del Amor Puro. Así es.

Si deseas llegar a este nivel de comprensión de tí mismo y percibir tu ser esencial eterno, puedes ponerte en marcha ya mismo; este es un buen momento. Es una buena elección.

Tener la intención sincera atrae la facilidad para llevar a cabo esta andadura hacia tí mismo.

Ahora hay que estar atento y relajado para ver las señales y agarrar las oportunidades que se te van a presentar y que van a comenzar a producir los cambios necesarios para tu despertar y para que afiances la confianza y credibilidad de los “milagros” que ya no llamarás más “casualidades”  o buena/mala suerte en tu vida  … ni, en tu ceguera, los dejarás pasar de largo.

Hay que observar al personaje que creemos ser. Observarle bien, sin juzgarle ni castigarle. Duele reconocer que no somos ese. Entonces, ¿quién soy? …

Es un camino largo y a ratos doloroso, deshacernos de todo lo falso en nosotros, de enfrentarnos a nuestros miedos y fantasmas, nuestra inseguridad, nuestra rabia y reproches callados que se han quedado bloqueados en la garganta  y en el corazón …

Pero esa toma de Conciencia es la que nos llevará a la Liberación de ese yo engañoso que nos mantiene maniatados en una  infelicidad dócil, resignada y con falta de coraje …

Este es el momento, no hay otro. No mires atrás; no hay nada más que recuerdos. La memoria la llevamos con nosotros pero los recuerdos pesan, condicionan, … son un lastre.

En este momento, tenemos que ir bien ligeros, en este tramo de viaje,

 

 

 

Patrones erróneos

Cuando estamos mal con nosotros mismos, cuando estamos hartos de que las situaciones se repitan una y otra vez,  cuando nos damos cuenta de que nos pasamos el día quejándonos, de mal humor y sin ya poder soportar un día más de lo mismo… esa rutina gris, aburrida, estresante e insoportable, ¿qué hacer?

Reconocer nuestros patrones erróneos y deshacernos de ellos.

Sin embargo, seguimos funcionando en un círculo vicioso porque cuando nos enfadamos, creemos que es por culpa de otro. Nuestra mala suerte por culpa del destino. Nuestra infelicidad por culpa de nuestro pasado. Nuestras frustraciones por culpa de nuestra pareja…

La verdad es que nos sentimos mal con nosotros mismos; nos sentimos insatisfechos, infelices, frustrados, engañados o resentidos…. toda una serie de sentimientos que hemos creado en nosotros y que justificamos, sin querer vernos a nosotros mismos y nuestra realidad.

Comenzamos a vivir de verdad el día en que reconocemos nuestra existencia.

El día que despierta nuestra Conciencia y reconocemos nuestra ignorancia sobre nosotros mismos. El día que decidimos ser quien somos, reconociendo nuestras limitaciones y levantándonos de nuestra indolencia y abandono hacia nuestro ser esencial.

Ahora es el momento adecuado. Esta es la ocasión ideal para hacer una revolución interna; para mover y remover las energías de nuestro interior a nivel mental, a nivel afectivo y a nivel físico, elevando nuestra dimensión y facultad de ir más allá de lo meramente personal y físico.