La importancia de seguir a un Maestro

swami, sara y florParamahansa Yogananda, el famoso autor místico del libro “Autobiografía de un yogui” escribió “El éxito solo se puede medir por la medida en que tu paz interior y tu control mental te permiten  ser feliz en todas las circunstancias. Eso es un verdadero éxito“.

Esta es la gran Verdad que toda mi vida he perseguido y anhelado: la PAZ INTERIOR.

Primeramente comencé a vislumbrarla siguiendo durante veinte años la disciplina y oraciones de la religión musulmana y los cantos devocionales del sufismo.

Entendí y asimilé el significado de sentir la  Presencia Divina al hacerme maestra de Reiki, en el año 2003.  Practicando diariamente el alineamiento de los chakras y la conexión con las energías superiores de la Madre Tierra y el Cosmos. Experimentando maravillada la infinita “magia” y misterios que encierra el Universo y nuestra pertenencia a Él.

Y ha sido con la práctica espiritual de las enseñanzas del maestro Swami Purohit, que conocí  hace diez años, que esta paz interior se ha asentado en mi corazón definitivamente.

El beneficio de seguir a un Maestro  es su capacidad para sacarnos de la Mente, acelerando así un proceso que podría resultar penoso, arduo y muy largo. ¿Acaso no necesitaríamos de un guía si quisiésemos adentrarnos en una selva? Creer que podemos hacerlo solos, sin ayuda de un experto, nos demuestra nuestra soberbia e ignorancia.

El Maestro nos guía y ayuda a adentrarnos en nuestro interior para comenzar el proceso de limpieza mental y emocional. Y este trabajo precisa de valentía, perseverancia y compromiso con uno mismo. Sin el apoyo y asistencia energética del Maestro nos sería casi imposible conseguirlo porque nuestra mente es incapaz de imaginar qué es exactamente lo que nuestra intuición anhela y ya comienza a visionar.

El Maestro nos explica sobre los diferentes  cuerpos, los diferentes Pranas, las diferentes dimensiones del Ser, los diferentes elementos … y las inmensas posibilidades de experimentar, desarrollar y almacenar las energías para tener armonía y control sobre ellas.

… mientras , la inmensa mayoría de los mortales se mueven mecánicamente desde una masa física uniforme y  tremendamente limitadora, entre el conflicto, el sufrimiento, la duda … por el desconocimiento de sí mismos.

 

 

Mi Maestro Swamiji Purohit

dsc01715Doy gracias a Dios por el  regalo que puso en mi camino cuando ya no esperaba nada; el maestro espiritual.

Creemos manejar enteramente nuestra vida, sin embargo, el Destino introduce de improviso personas o situaciones totalmente inesperadas que hacen cambiar tu vida; ampliarla, darle más color …

Y así sucedió conmigo.   Justamente a finales de noviembre de 2007,  apareció casualmente quien es mi maestro espiritual desde entonces.

Visité en aquel tiempo a una amiga que me habló de él. Me dijo acababa  de llegar a Granada un maestro hindú experto en astrología y que iba a dar una charla esa tarde sobre yoga y meditación. Me animó a que fuese, poniendo miel en mi boca al decirme que también leía las manos y hacía la carta astral. Como son temas que  me fascinan fui.

Me encontré con un hombre de pequeña estatura y muy delgado, de mediana edad. Hablaba en inglés y tenía una traductora inglesa que yo ya conocía. Al finalizar la charla  dijo que nos iba a transmitir energía y haríamos una meditación.

Pronunció la palabra en sánscrito “diksha” que quiere decir “iniciación”. Sentí curiosidad pues yo, no hacía mucho, había participado en dos cursos de “Diksha”, donde había pagado bastante dinero por recibir una transmisión de energía que prometía expandir nuestra conciencia y llevarnos a dimensiones superiores. Y así fue realmente.

En la transmisión de energía que Swamiji nos dio,  pude reconocerle como un ser de Luz  y su energía me envolvió de manera muy especial. Al acabar, sin pensarlo, le pedí fuese mi maestro. Desde esa fecha hasta hoy mismo sigo sus instrucciones en las prácticas espirituales que imparte en cursos de más de cien personas en distintas ciudades de España.

No ha sido una travesía fácil. He sido testigo de sus comienzos, de cómo ha ido adaptando el lenguaje y las formas a nuestra mentalidad y también de su paciencia para con nosotros para bajar a nuestro nivel de comprensión y entendimiento en materias profundas como es la espiritualidad.

Con humildad, respeto y generosidad nos  guía,   haciéndonos ver que el mayor desafío es nuestro propio ego y mente.

 

La práctica espiritual

hombre joven meditando¿Qué interés nos lleva a seguir a un maestro espiritual?
El conocimiento que imparte un maestro queda en la superficie -como información- a menos que se practique, se experimente, se asimile y se integre lo que él nos enseña. Al tener unas dimensiones mucho más profundas de lo que en principio podemos llegar a pensar, debemos dejar a un lado la mente que siempre se resistirá al cambio.
Se actúa  solo a nivel mental mientras se cuestiona y se juzga al maestro…

Encontrar el equilibrio entre la entrega  al maestro y el desapego, requiere del ejercicio de estar centrado en el corazón. Mientras desarrollamos nuestra Conciencia fortalecemos la seguridad en nosotros mismos, ganamos en intuición y desde nuestro corazón comienza a vislumbrarse la Verdad y la certeza de ser.

¿Desde qué parte de nuestro Ser buscamos el conocimiento?

La Mente calcula los beneficios que puede obtener. Inclusive se llena de ansiedad y se puede obsesionar o impacientarse  por no progresar en la meditación…  la Mente puede jugarnos malas pasadas y obstaculizar el proceso de transformación y auto-realización si estamos llenos de expectativas.

¿Es sólo interés superficial o real anhelo el que nos lleva a seguir unas prácticas espirituales?

El maestro nos enseñará a conectar Mente-Corazón. A través de la Respiración consciente aquietaremos los pensamientos y aprenderemos a controlar los sentidos. Se irán deshaciendo las resistencias. Despertará nuestro anhelo por el Saber que comienza a fluir en nosotros.

El SABER desarrolla el conocimiento interior de forma directa -la inteligencia intuitiva-. Nace ahora el Amor Puro; la Compasión. La inclinación espiritual y el recogimiento se convierten en actitudes  naturales.

La Conciencia posee muchos niveles hasta la infinitud: es Luz. Mientras avanzamos en el Saber -descubriendo todo nuestro potencial-, la Conciencia se hace más luminosa, más sutil y es ella la que nos impulsa y la que eleva nuestra condición de seres humanos y divinos.

Las prácticas espirituales

manos rezando¿Qué interés o sentimiento  nos lleva a seguir a un maestro espiritual o a practicar una religión?
El conocimiento que imparte un maestro queda en la superficie -como información- a menos que se experimente desde el corazón  y se integre lo  que tiene unas dimensiones mucho más profundas de lo que  podemos llegar a pensar.

Se actúa  solo a nivel mental mientras se cuestiona y se juzga al maestro…  Se vive a nivel formal  y superficial una religión mientras nos limitemos a seguir los preceptos, creyendo que eso es suficiente.

Encontrar el equilibrio en nuestra relación con la espiritualidad, entre la devoción sincera y la ceguera  devocional  hacia un maestro o religión.  Esto último invalida la identidad de la persona  a través de los miedos, inseguridades, dependencias y supersticiones. Para no caer en ello se requiere del ejercicio de estar centrado en el propio corazón espiritual y hacerse responsable de sí mismo.

¿Desde qué parte de nuestro Ser buscamos el conocimiento y alimento espiritual?

La Mente calcula y controla los beneficios que puede obtener. Inclusive se llena de ansiedad y se puede obsesionar o impacientarse  por no progresar en la meditación o no ser escuchado en sus súplicas o no obtener el reconocimiento deseado….  la Mente puede jugarnos malas pasadas y obstaculizar el proceso de transformación y auto-realización si estamos llenos de expectativas y buscando las conveniencias  del Ego.

¿Es sólo interés superficial o real anhelo el que nos lleva a seguir una práctica espiritual?

El maestro nos enseñará a conectar Mente-Corazón. A través de la Respiración consciente aquietaremos los pensamientos y aprenderemos a controlar los sentidos. Se irán deshaciendo las resistencias. Despertará un anhelo sincero por el Saber. La oración sincera es también efectiva para conectarnos con la Sabiduría cósmica, el Padre celestial o como prefiramos llamar lo Innombrable.

El SABER es el conocimiento interior que se manifiesta de forma directa -la inteligencia intuitiva-. Nace ahora el Amor Puro; la Compasión. La inclinación espiritual y el recogimiento se convierten en actitudes  naturales.

La Conciencia posee muchos niveles hasta la infinitud. Mientras avanzamos en el Saber -descubriendo todo nuestro potencial-, la Conciencia se hace más luminosa, más sutil y es ella la que nos impulsa y la que eleva nuestra condición de seres humanos.