La Luz de REIKI

La fusión de tu energía vital con la energía creadora del Universo es lo que llamamos REIKI. Es la energía del Amor Incondicional.

REIKI, cuando se practica, no deja de sorprender porque va más allá de todo lo que la mente pueda imaginar.

Llevo quince años practicando REIKI, desde la maestría, inicio a personas en sus tres niveles haciendo una transmisión de energía muy poderosa que equilibra, produce cambios e impulsa desde dentro todo el Ser. Y también doy sesiones personales para la sanación. Y digo esto porque cada día REIKI me sigue sorprendiendo, después de tantos años.

No sé si es porque cada día me hace más consciente de cómo funcionan los mundos paralelos y la magia que existe a nivel de energías en todo el Universo o porque, sencillamente, es infinito el campo de posibilidades que el Universo nos brinda.

Os confesaré que durante los primeros años viví bajo el peso de la responsabilidad de dar REIKI desde el Amor Incondicional y no estaba muy segura de que yo sintiese al cien por cien ese amor. Más bien creía que no y eso me hacía dudar de mi capacidad de dar REIKI.

Ahora, después de tanto tiempo, sí que puedo asegurar -a mí misma- que estoy experimentando realmente otras dimensiones superiores al sentir en mi el estado de Compasión cuando doy REIKI y por supuesto de ver los resultados.

REIKI podría ser la “Gracia Divina” en acción. Ahora lo sé.

Invocar a las Fuerzas divinas es la llave para poder adentrarse en esa Realidad superior. Se requiere pureza de corazón, es decir, que no haya interés personal, ni tan siquiera el deseo de ayudar al otro. Someterse a la Voluntad superior. Que no influya la mente y desde ese vacío, recibir la Gracia para a través del chakra de las manos y del corazón espiritual, transmitir la LUZ sanadora.

Anuncios

La Medicina del Alma


reiki manos imposicion El dolor físico, las molestias y la misma enfermedad son el lenguaje que tiene el Alma para advertirnos de nuestras resistencias a fluir acorde a nuestra naturaleza.

Nuestra rigidez y tensiones a nivel físico, que terminan produciendo dolor y enfermedades, son la manifestación evidente de esos conflictos inconscientes, de esa contrariedad e incoherencia en nosotros,  que a toda costa evitamos ver, reconocer y afrontar.

La  información  que se obtiene  a través de la imposición de manos y la lectura energética de los chakras,  proviene de  conectar con el cuerpo astral del paciente desde el propio cuerpo astral del sanador, de forma intuitiva y sin participación de la mente. Desde el REIKI se trabaja así.

El bloqueo de energía en los centros energéticos o el exceso / deficiencia de esta energía vital, es lo que produce finalmente  las enfermedades a nivel físico y mental-emocional.

La medicina natural, holística y energética, da importancia por igual al buen funcionamiento y armonía entre cuerpo y alma. Porque es en el cuerpo astral donde se gestan los bloqueos y se acumulan las impurezas y emociones tóxicas, como los miedos, la rabia, el resentimiento, etc. 

Por lo tanto, es en el cuerpo astral donde el sanador energético -como Canal de las energías cósmicas sanadoras-  quien va a llevar Luz sanadora para deshacer los nudos que impiden el fluir libre de la energía vital. 

Desde este impulso energético liberador, el enfermo comenzará a tener la capacidad de tomar conciencia y responsabilidad para sanarse por sí mismo.

Por supuesto que harán falta varias sesiones sanadoras. Pero es impredecible ver cómo reacciona cada individuo y todo depende de las resistencias del enfermo y su voluntad a sanar.

El chakra de la garganta

chakras 4Partiremos de la base de que los síntomas que manifiesta  el cuerpo físico son mensajes que debemos escuchar,  interpretar y atender. Tengamos en cuenta también que sólo yendo a la raíz del problema es como realmente lo solucionaremos; y la raíz de todo problema físico está en nuestro cuerpo emocional.

El chakra de la garganta es de suma importancia porque  es el que abre las puertas a los chakras superiores pero la mayoría de las personas lo tienen bloqueado o cerrado…  ¿por qué? ya desde niños nos mandaron a callar mil veces. Tuvimos que aprender a reprimir nuestras quejas, nuestras demandas, nuestros deseos, nuestros miedos; en definitiva,  tuvimos que  cerrar nuestro  centro de la expresión y la comunicación.

“Estás mejor callado”. “¡Cállate ya!”, “los niños no lloran”, “si vuelves a hablar te pego” …

El resultado de tanta represión a nivel del habla tiene como consecuencia niños siempre enfermos de amigdalitis, por ejemplo. Toda esa pus en la garganta, qué es sino el cúmulo de todo lo que no se ha podido expresar. ¿Y qué hacemos los adultos? Decidimos extraer las amigdalas… extirpar lo que creemos es la fuente del mal … cuando sólo era un indicativo, una señal a problemas  mucho más profundos: el sentir de nuestro ser.

El ejercicio que podemos hacer para aliviar y abrir el chakra de la garganta es sencillo y requiere paciencia y sinceridad:

Buscaremos un sitio tranquilo donde nadie ni nada nos pueda molestar mínimo durante quince minutos. Nos pondremos en una posición cómoda, con la espalda recta. Haremos unas respiraciones conscientes, con los ojos cerrados, lentas y profundas, que nos ayudarán a relajar todos los músculos y a deshacernos poco a poco de todas las tensiones del cuerpo. 

Desde la respiración consciente -puesta nuestra atención en las fosas nasales- conseguiremos que la mente se vaya calmando poco a poco y pase a un segundo plano.

Ahora pondremos las manos suavemente sobre la garganta. En las palmas de las manos tenemos también un chakra que tiene la capacidad de escuchar y ver en nuestro interior; percibe las energías y las traduce en sentimientos.

Respiro conscientemente y me  sitúo en el Presente, ahora, y me hago unas preguntas  permitiendo  que mis manos  escuchen la respuesta. 

– ¿QUÉ me pasa?

–  ¿Desde CUÁNDO estoy así?

– ¿DÓNDE siento la molestia?

– ¿CÓMO puedo solucionarlo?

Como Observadores. Sin temor ni sentimiento de culpa localizamos  la rabia, los miedos o cualquier  emoción tóxica que ha aparecido  y la envolvemos con  Luz sanadora que lo disolverá. 

Este ejercicio debe hacerse a menudo. Cuando hayamos limpiado el pasado, cada vez se hará más fácil mantener una fluidez sana de energía vital  por todos nuestros centros energéticos. Nos haremos conscientes inmediatamente de cualquier pensamiento o sentimiento tóxico y sabremos deshacernos de él.

Esto es salud responsable. Esto es amarse a uno mismo.

 

 

 

Manipular la voluntad de otro

reiki pacienteREIKI tiene como base primera el no interferir en la voluntad de otra persona ni siquiera con la buena intención de sanarla o dirigirla hacia el Bien. 

Cuando se adquiere el poder y se desarrolla la facultad de manejar las energías que mueven el universo y al ser humano uno debe asumir la responsabilidad de no interceder  ni   manipular la voluntad de otro. Siempre se debe pedir permiso de intervenir, no solo a la persona física sino además se pide el consentimiento  al ser esencial que la ocupa.

Con REIKI se aprende a trabajar a distancia ya desde el segundo nivel de la enseñanza. Uno puede adentrarse en el cuerpo etérico de otra persona y en su campo astral para enviarle Luz sanadora. En el caso contrario, podría manipularlo, como se hace en la brujería y magia negra, para quitarle la voluntad o enfermarle. 

Sea un curandero o  un chamán de cualquier parte del mundo, sea un yogui o un maestro de Reiki o sea cualquier persona que ha aprendido y adquirido la maestría en manejar las energías superiores, cualquiera de ellos puede utilizarlas para el Bien o para el Mal, es decir, al servicio de los demás o para anular la voluntad de alguien hasta niveles de matarla o de forma interesada para beneficio propio.

Las invocaciones de REIKI son  explícitamente a las energías  del Amor Incondicional para beneficio del ser interior de la persona, sin más. Pues la energía del Amor Incondicional que mueve REIKI, es la energía sanadora por excelencia y ella sabe lo que tiene que hacer. La persona iniciada en REIKI  solo hace de Canal a través de la imposición de manos.

Existiendo la posibilidad de sanar a distancia, es decir que no es necesario que esté la otra persona presente para sanarla, se crea el peligro y la tentación de la manipulación. Debe ser  parte intrínseca del sanador  la honestidad y autenticidad con  que   utilice  este poder,  para no crear lazos de dependencia e infiltrarse en el ánimo o albedrío del otro. Debe haber  impecabilidad y total claridad de intención, teniendo como único fin la  entrega al servicio de la Energía del Amor Incondicional y al servicio de los demás.

Así es REIKI. Y ese su poder.

 

 

 

La energía sanadora Reiki

manos imposicionNo importa qué nombre le demos, lo importante es que funciona, que es real y posible la auto-sanación. Para todos aquellos que  tienen problemas de estrés, depresión, cansancio físico o mental, ansiedad, fobias, inseguridad y dificultades para relacionarse.

El proceso de sanación no es solo quitar el dolor o hacer desaparecer los síntomas  que nos molestan sin profundizar en sus raíces. Ni mucho menos debemos acostumbrarnos y que nos parezca normal vivir bajo mínimos aceptables de bienestar físico y mental.

Muchas de las enfermedades de hoy en día se generan en el cuerpo emocional y mental. Es la insatisfacción, la frustración y la infelicidad las peores semillas que se instalan en nuestro interior y terminan produciendo cualquier tipo de enfermedad física.

La medicina oficial -que sólo contempla y trata los síntomas- no puede curar lo que todavía no se ha manifestado en el cuerpo físico pero que ya te está dañando en el cuerpo astral.  Y te dicen “usted no tiene nada, está sano”… a pesar del dolor y malestar que tú sientes.

REIKI trabaja con la Energía Universal Sanadora. En varias sesiones se limpian y purifican los canales y centros energéticos para darte el impulso a tomar conciencia y control de tu propio cuerpo y su bienestar.

A través de la imposición de  manos de tu campo energético y en contacto con tu cuerpo astral se va despejando todas las energías insanas que bloquean el flujo normal de la energía vital. Y así equilibrar y despejar tu cuerpo mental-emocional, yendo a la raíz de  lo que te preocupa, obstaculiza y te produce estrés y ansiedad.

Trabajaremos en el campo astral, limpiandolo y cargándolo con la energía que se necesite. iLlevándole Luz sanadora. Deshaciendo nudos energéticos negativos. Disolviendo pozos de dolor del pasado. Para así poder activar los aspectos luminosos y reconectar con el alma.