renovarse

hombre ante universoSi queremos RENOVARNOS -volver a nuestro primer estado esencial de inocencia y entusiasmo- tenemos que reemplazar lo viejo por lo nuevo; hacer CAMBIOS.

Cuando nuestro cuerpo está lleno de energía vital tenemos fuerza y deseos de renovarnos.

Sobre todo a nivel emocional, es algo instintivo e intuitivo.

Todo aquello que habíamos dejado incompleto nos sentimos ahora con fuerza para finiquitarlo desde el desapego y desde una comprensión mayor -desde la compasión-.

Cerremos los círculos del pasado y comencemos a movernos de forma ascendente y en espiral. ¡Hacia arriba!

Primero hacemos un ejercicio mental para  deshacernos de lo inútil y RENOVARNOS por dentro. Vaciarnos, sanando heridas de envidias, celos, frustración, desencanto, despecho, remordimientos, rabia … ¡tantas cosas! … y que principalmente van dirigidas contra nosotros mismos…

Este proceso de limpieza lleva tiempo pero es gratificante ver y sentir cómo nuestro corazón se va aligerando y poco a poco va entrando en un estado de Alegría natural.

Igualmente nos renovamos a nivel físico; vaciando los armarios de todo lo que ya no nos ponemos desde hace tiempo. Limpiando la cocina de vajilla descascarillada y demás cosas viejas, herrumbrosas. Dejando que entre la Luz en los rincones.

No tengamos miedo a quedarnos sin nada… Ya no vale el guardar  “por si acaso”. No tengamos miedo. Para que entre lo NUEVO tenemos que deshacernos de lo viejo -en todos los sentidos y niveles-.

Consagremos lo nuevo que entra en nuestra vida,  desde la intención y el agradecimiento, porque nos lo merecemos.

 

De dentro hacia afuera

geometria sagrada estrellaNuestro desarrollo y nuestra expresión siempre debe ser de adentro hacia afuera porque todas nuestras capacidades surgen de un núcleo  primordial interno.  Por naturaleza deberíamos gestar, desarrollar y expandir lo que ya tenemos dentro, lo que ya somos.

Y lo estamos haciendo al revés; nos empeñamos en meter dentro cuando lo que tenemos que hacer ahora mismo es ELIMINAR,   vaciarnos de todo lo inútil,  barrer todas las ideas y pensamientos que hemos ido recogiendo de aquí y allí,  revisar y actualizar ese núcleo al final de cada etapa y resurgir RENOVADOS.

Existe una dimensión superior y espiritual en el ser humano de la que no hacemos  o raramente hacemos uso. En ella está localizada nuestra energía vital más refinada. Es Luz.

La materia es la cristalización de esta energía que se mueve desde el nivel vital instintivo y va subiendo y cubriendo los niveles emocional y mental primarios hasta alcanzar los niveles superiores de los mismos -si consigue trascender los niveles elementales- y lograr así la unión con la Conciencia Suprema, más allá del plano personal e individual.

Según el grado de energía vital en nosotros ese es el grado de  vida sana y de bienestar mental y emocional que adquirimos. Acrecentarla significa elevar nuestras capacidades de conciencia. Cuanta más energía en el nivel vital de nuestro ser más entusiastas y optimistas seremos. Y más fluirá  en nosotros, con entera facilidad, para impulsarnos -siempre- a una vida mejor, a un estado superior.