Mezcla explosiva de emociones

hombre con dos plumasCada uno tiene varios estilos de expresión según las circunstancias lo requieran pero hay personas en las que las emociones les pueden crear serios problemas si se mueven en los extremos y de forma contradictoria. También están esas otras personas tan rígidas y rigurosas que en toda circunstancia tienen la misma forma de actuación, no permitiéndose expresarse con libertad.

Vivimos con una parte de nosotros consciente y otra parte que vive «en la sombra» y es lo que reprimimos, no reconocemos ni queremos ver: nuestro inconsciente, que a veces explosiona y sale a la Luz como reacción súbita impensada. Pondré unos ejemplos:

La persona AUTORITARIA que reprime su naturaleza porque siente VERGÜENZA de ser así. No sabe controlarlo de forma positiva y eso hace que según qué situación, se muestre de forma exageradamente agresiva -inclusive cruel- o al revés; que la vergüenza anule la autoridad natural que debería poseer todo ser humano y caiga en momentos de servilismo, según con quién esté tratando. Causándole un profundo malestar interior en cualquiera de los dos casos extremos.

La persona INTRÉPIDA que a la vez es MIEDOSA. Si no están balanceadas estas dos características de la personalidad en una persona y el miedo es más fuerte, inmovilizará la osadía que también anida en él. O al revés se mostrará atrevido y se lanzará más allá de sus posibilidades, sin reflexionar y sin sentido del peligro.

¿CÓMO ARMONIZAR LOS EXTREMOS? ¿QUÉ OPCIONES TENEMOS?

Conocernos a nosotros mismos. Dominar nuestro mundo interno. Desarrollar la Conciencia de quién somos; nuestros talentos y nuestras debilidades. No tener miedo a reconocernos y enfrentarnos a nuestra realidad.

Como TERAPEUTA FLORAL desde hace cerca de veinte años, puedo asegurar que en la Madre Tierra tenemos la ayuda para armonizar nuestro Ser. Existen estos remedios naturales que nos ayudan a nivel psíquico para expandir nuestra Conciencia y alcanzar el despertar interior.

Primero ATENCIÓN PLENA, luego EXPANSIÓN …

El Mundo Imaginal

ser y universpEn el sufismo se le conoce como el Mundo Imaginal.  Entras en él al trascender la mente y te deja ver y sentir todo como si mirases a través de una lupa poderosa y como si tu piel y todos tus sentidos se potenciasen por mil.

Al oír música, la escuchas, te agrada, te alegra el ánimo. Cantas, bailas, te entretienes con ella y ya está. Pero en el Mundo Imaginal, además, tú mismo te conviertes en música. Eres los instrumentos. La escuchas desde “dentro” del sonido. Tu mismo eres el compás, el ritmo y la cadencia, eres la vibración de que se compone. Eres el espacio donde se deja oír la melodía y donde se esparcen las ondas. Eres tú, la armonía de sus notas. Y esa experiencia te hace sentir vivo. Te sabes VIVO en la inmensidad del instante en que se produce. Dure lo que dure. Eso no tiene importancia porque no existe el tiempo en el Mundo Imaginal. Sólo disfrutas el momento en el que está sucediendo: eres ese presente.

En el Mundo Imaginal sólo se experimenta, no existe el pensamiento. Es el “yo mental” el que se encarga de analizar, observar, tomar apuntes, juzgar, guardar información. Pero tu  Esencia; vive la experiencia en sí misma, conoce a través de experimentar, vi-ven-ciar.

Es el “yo” el que se preocupa ¿habrá más? ¿Qué pasará cuando termine? ¿Será esto producto de mi imaginación? Tu Esencia, vive el momento como algo único, nace y muere en cada acto que experimenta para volver a renacer más fuerte. Es el “yo” el que tiene miedo y programa para asegurarse que después, más tarde, -agarrándose al ilusorio tiempo- haya más cosas por hacer que le aseguren está viviendo.

Pero tu Esencia –tu espíritu-, simplemente deja que las cosas sucedan. Se aquieta y fluye, entonces los sentidos se abren y se adentra en el Mundo Imaginal donde no tiene cabida el Miedo ni lo Emocional. La Intuición llega y te desvela las alas que siempre has tenido pero que no sabías que estaban ¡Y es un disfrute moverlas! La Intuición te enseña a usarlas y te das cuenta que es fácil. Porque en el Mundo Imaginal todo es sencillo, maravilloso.

Aquí no hace falta cuidar de la imagen. No sé por qué pero ésta no tiene la menor importancia. Como no hay de qué presumir ni interesa engañar o impactar a nadie…, será por eso.

Aquí solo quieres abrirte y abandonarte al máximo;  FLUIR, dejar el yo para percibir el ser. Cuanto más te abandonas más percibes, más afloran tus capacidades… Cuanto menos MIEDO a perder el control tenga el yo, más se adentra uno en el Mundo Imaginal.  Más se diluye uno y deja el cuerpo físico atrás… y sobre todo, la mente.

La mente deja de ser la protagonista; ya no piensas quién quieres ser, simplemente ERES. Y ni eso. No hay palabras. Aquí las palabras no sirven para nada.

¡Dios mío! ¡Qué insignificante y qué minúsculo queda el mundo material! Desde el Mundo Imaginal todo lo físico y las cosas que pertenecen al yo, y todo lo material, dejan de tener la más mínima importancia. Ni siquiera el amor. Porque en el Mundo Imaginal eres ya parte de un Todo. Eres parte del Amor Incondicional que conforma el Universo. No existes individualmente, no existen los sentimientos, las emociones. Sólo el gozo de la Plenitud.

 

¿Qué sabemos sobre la Libertad?

pajaro doradoSabemos poco y tenemos  muy poca experiencia sobre  la Libertad porque vivimos engañados creyéndonos libres y nos hemos acomodado en esa creencia.

Como no estamos atados a grilletes físicos, damos por sentado que ya somos libres. Como aparentemente nadie nos obliga a nada y aparentemente hacemos «lo que nos da la gana», nos sentimos orgullosos de la libertad que manejamos; nos hemos acomodado a nuestro espacio mental y físico.

Y ese pensamiento tranquiliza nuestra mente aunque en el fondo nos sintamos frustrados con nosotros mismos… sin saber porque.

Si nos preguntan cómo estamos respondemos mecánicamente «Bien, gracias», pero si insisten, la respuesta que sale del corazón es «No sé» … y si siguiesen insistiendo y hubiese una respuesta sincera, desde lo más profundo de nuestro ser, diríamos «voy tirando del carro… ahí andamos…»

Todo lo que reprimimos nos resta libertad para ser quien somos. Mientras no nos conozcamos a nosotros mismos, nos aceptemos y  aprendamos a vivir con nosotros mismos, no somos libres. Somos esclavos de la imagen que hemos creado de nosotros. Somos solo actores manifestándonos  mecánicamente, actuando resignados el papel que nos sentimos obligados a representar; no somos libres.

Ese aparentar significa un sobre esfuerzo y control por parte de nuestra mente que nos domina; no somos libres.

Para conocer la Libertad hay que salir de ese patrón de conducta y creencia impuesto. Salir de esa mente programada que nos  limita a movernos en el Plano Lineal que nos ata al pasado y a  creencias ajenas. Tenemos que trascender esa mente asfixiada por el yo-ego.

Comenzar a ser un Observador, libre de prejuicios.

No es fácil al principio, pero vale la pena aprender a volar.

 

 

 

Vivir de ilusiones

hombre tocando el violinTenemos miedo a adentrarnos en la Realidad así que vivimos en la periferia de la vida y fuera de nuestro Centro… en un punto imaginario …

Tenemos miedo, vamos a reconocerlo, de PERDER.  Inclusive de perder las ilusiones que hemos puesto en este mundo para ser felices, algún día.

Tenemos miedos  y vivimos encogidos y tensos, sin querer reconocer la fragilidad de nuestras pequeñas verdades.

Esa postura ante la vida, -esa actitud tan poco madura-, nos mantiene en el sufrimiento y la vulnerabilidad emocional.

Pensamos que es mejor no  pensar. Mejor quedarnos en el vacío flotante de la inconsciencia. Mejor perdernos y deambular que reconocer que necesitamos ayuda. … no queremos abrir los ojos por si no pudiesemos soportar ver  nuestra propia imagen.

Vivir de ilusiones en un mundo irreal, sobre todo en esta burbuja fantaseosa del primer mundo, es perdernos la existencia tal cual es. Es resistirnos inconscientemente a vivenciar los «milagros» que el Universo tenía destinados para nosotros …

Transformar las energías negativas

niño en bola azulNos han educado a reprimir nuestras emociones y nuestros pensamientos. Nos han enseñado que debemos guardar una imagen de persona  fuerte, buena, inteligente… Ya desde los primeros años de vida nos han entrenado para ser competitivos, buscando siempre la recompensa de  ser queridos y aceptados por los demás.

Por ello, nos hemos vuelto rígidos, calculadores y hasta envidiosos. Esta impuesta personalidad y esta falsa imagen de nosotros mismos hace que luego tengamos salidas fuera de tono y reacciones exageradas cuando ya no podemos contener más tensión. La irritabilidad  que dirigimos hacia los demás en realidad la provoca la frustración que sentimos sobre nosotros mismos. La infelicidad silenciosa de no ser quien somos.

Toda emoción es una energía de dos caras: una negativa y una positiva. Cuando nos hacemos conscientes de nuestro cuerpo emocional, sentimos la libertad de elegir cómo utilizar esta energía. Transformamos las emociones negativas en energía positiva  cuando actuamos desde la pacienc ia, la tolerancia, la comprensión, etc.,  y también viendo al otro como reflejo de nosotros mismos.

Respiramos de diferente manera cuando estamos estresados, enfadados o ansiosos, a cuando nos sentimos relajados o contentos. Utilizar la respiración consciente en los momentos en que nos sentimos alterados nos devolverá el control sobre nosotros mismos.

Debemos tener presente que la acción en sí no es lo importante sino la calidad de la acción. Cada cosa que hagamos, desde el momento en que abrimos los ojos por la mañana, debe ser vivido con consciencia, agradecimiento, con entusiasmo, aceptación… con todos los valores que nos hacen dignos seres humanos.

La felicidad no nos la da nada del exterior sino la dicha  de sentirnos libres de ser quien somos.

El mismo Amor tan deseado y buscado en otro resulta ser una pura ilusión porque el verdadero Amor comenzamos a sentirlo dentro nuestro cuando nos sentimos contentos de nosotros mismos. A partir de ahí podemos dar a los demás y también estaremos abiertos a recibirlo, sin expectativas.

Trabajamos para despertar la Conciencia. Y transformar  las energías negativas es fácil… como quien echa la leña al fuego; las utilizamos como combustible para quemar el ego que debe morir.

Conéctate con tu ser. Él te facilitará la acción correcta.  La Luz y el Amor Divino fluyen a través de tí.