Dos naturalezas: instintiva e intuitiva

meditarNuestra naturaleza intuitiva nos ayuda a purificar nuestros pensamientos y emociones. Nos nutre espiritualmente y expande nuestra Conciencia.

Poseemos un sexto sentido: la intuición.  Esta facultad imaginativa  se desarrolla en el Tercer Ojo y tiene voz propia; la del Alma.

El  visionar se abre desde el centro energético del entrecejo.  La práctica de la meditación hace posible la visión interior de nuestras múltiples dimensiones y nuestra conexión con el cosmos.

Otra facultad que podemos desarrollar es la de la escucha interior. Se hace preciso ESCUCHAR lo que nos dice el corazón para mantener el equilibrio y armonía entre la Mente y el corazón espiritual . Saber que la raíz de la acción es la Quietud. Que es en el Silencio donde ‘escuchamos’ y nos mantenemos despiertos y atentos.

Nuestra naturaleza instintiva,  nos conecta con la vida y con la muerte. Crea y mantiene las correspondencias entre nuestro interior y el universo entero. Nuestro instinto está ligado al Yo profundo y a la espontaneidad creativa. Tiene la Fuerza para que protejamos nuestro espacio y nuestro cuerpo físico.

Los deseos de renovación y de evolución personal mantienen vivas nuestra naturaleza intuitiva e instintiva,  que es lo que nos da capacidad de gozar de las cosas tal cual son.

 

 

REIKI y el Desdoblamiento del Tiempo

reiki manos luzLa Física Cuántica, principalmente en la voz del físico Garnier-Malet, ha puesto en evidencia todo un mundo fascinante que ha sido hasta ahora impensable pues se sale de toda lógica.

Hablar o tan siquiera imaginar que los tiempos pasado, presente y futuro, suceden simultáneamente, ni se había tomado en cuenta de forma seria y científica. Pero ahora mismo se están dando cursos sobre “La Ley del Desdoblamiento” y cientos de personas asisten a ellos convencidos todo esto forma parte de la Nueva Conciencia en la que hemos entrado y esta será una herramienta más que nos facilitará nuestra evolución personal y colectiva.

Este es el momento de entender su funcionamiento… lo curioso y grandioso para mí al leer sobre ello es que lo entiendo perfectamente desde mi experiencia con el REIKI. La teoría es difícil de captar desde la mente lineal pero practicando con el REIKI, trascendiendo la mente, se utiliza ese desdoblamiento que nos lleva a experimentar la simultaneidad del Tiempo.

La Ley del Desdoblamiento del Tiempo afirma que Pasado, Presente y Futuro son tres realidades simultáneas transcurriendo a velocidades diferentes. Entendiendo y adentrándonos en ello nos permite actualizar y sanar el pasado o crear  un futuro potencial, experimentado por otra realidad desdoblada de la mía.

Para entenderlo tenemos que saber diferencias el yo inferior del Yo Superior (que Garnier y otros llaman “Doble”). Y cada uno de estos yos se mueven en diferentes planos. El yo inferior normalmente está anclado en su pasado o se mueve del pasado-presente-futuro. Y el Yo Superior se localiza en ese futuro (que es su presente) y el futuro de ese futuro (que es su propio futuro) … ese Yo Superior sería esa voz interior que nos avisa y advierte de cosas que van a pasar (porque esa parte de nosotros ya lo está viviendo).

Siempre pongo un ejemplo muy fácil de entender. Alguien me pidió le mandase REIKI pues al día siguiente, a las 10 de la mañana, iba a tener el examen de conducir. Como yo a esa hora estaba ocupada, le mandé REIKI a las 8 de la mañana, pero sólo comenzar la transmisión de Energía, me apareció la imagen de esa persona saltando de alegría porque la habían aprobado. ¿Qué quiere decir esto? Confirma esta Ley de Desdoblamiento del Tiempo que afirma que pasado, presente y futuro son tres realidades simultáneas …

Vivimos en un tiempo real y físico y simultáneamente en un tiempo cuántico, que es un tiempo imperceptible para el ser humano común, pero que tiene esa capacidad de manejarlo. Entre el yo inferior y el yo cuántico se da un intercambio de información que nos permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro.

En REIKI se utiliza este intercambio de energías, entre presente y futuro. Somos a la vez cuerpo y energía, capaces de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias; a través de la Luz. Ese intercambio de información es el que crea el instinto de supervivencia y la intuición.

Tiene que haber una conexión entre el yo inferior y el Yo Superior; mente-alma. Garnier cuenta que esta ley es aplicable a nuestra vida  y que para proyectarnos en el porvenir e ir al futuro se puede hacer a través del sueño; de la ensoñación.

Pero REIKI es una herramienta ideal y mucho más sencilla para poder conseguir lo mismo.

El Yo Superior es el yo en una dimensión superior. Cuando conseguimos crear una apertura entre los dos tiempos estamos llevando Luz a la oscuridad. Los tiempos imperceptibles son siempre tiempos reales pero oscuros pero en donde se pueden crear futuros instantáneos. Es decir, el cuerpo energético informa al cuerpo físico, y podemos ser inconscientes de ello, pero sucede continuamente.

Esto es REIKI. Con REIKI se recupera la memoria de todo nuestro potencial energético para facilitarnos la vida en este plano material. Con REIKI contactamos con nuestro Yo Superior que abre el Canal para transmitirnos toda la información que necesitamos, ampliando así nuestro conocimiento intuitivo.

 

 

Conocimiento Intuitivo

ser de luz 5El nivel de vibración y Conciencia planetaria ha aumentado y REIKI te ayuda a sincronizarte con las energías cósmicas actuales.

Las energías superiores trabajan multidimensionalmente para restaurar los patrones de salud integral, restableciendo el equilibrio del cuerpo físico, el cuerpo mental-emocional y el cuerpo espiritual.

La capacidad de ser Canal es una habilidad que todos podemos aprender. Ser Canal implica lograr un estado de Conciencia superior que permite conectarse con la Fuente de la Verdad en nosotros, al liberar y desarrollar el Conocimiento Intuitivo.

REIKI nos enseña y prepara a elevar nuestras energías en una mayor frecuencia vibracional para entrar en planos superiores. Fortalecer y aumentar nuestra energía vital. Fortalecer y desarrollar nuestra mente; voluntad, discernimiento, intuición…

En este proceso de evolución personal y colectiva iremos creando nuevas actitudes porque nuestra visión será más clara y amplia. Se clarificará el sentido que le damos a la vida y su propósito se hará firme y al servicio del bien común. Todo ello envuelto por un sentimiento de plenitud estable y una conexión permanente con nuestro corazón espiritual.