La Dicha

La Dicha no es un sentimiento o emoción que pueda crear la Mente.

Ni el esfuerzo o la voluntad de la persona más espiritual -sólo por el hecho de serlo o sentirse así- tiene asegurado el grado de Dicha. No por desearla, anhelarla o ir detrás de ella, se consigue.

Podríamos decir que la Dicha es un regalo del Cielo. No tiene explicación. Si acaso, podríamos decir que es mucho más que la felicidad que conocemos. que creamos desde el exterior.

La Dicha surge de pronto. Se hace presente como una ráfaga de aire puro. Se hace presente y te envuelve con una deliciosa fragancia. Llega y te llena el corazón de dulzura y amor jamás antes vivido. En esos momentos sólo deseas reír de pura alegría …

La Dicha se hace presente en tí y lo que haces es disfrutarla, porque si la piensas se esfuma. La sonrisa aparece en tu cara por si sola. Los seis sentidos parecen florecer y esparcen su energía: irradias felicidad.

… luego se esfuma. Tal cual ha venido se va. Simplemente de ha mostrado por un instante el maravilloso estado de tu Ser esencial en otras dimensiones.

Anuncios

Acciones desde el No-Hacer

hombre cima corazonHay acciones que se realizan sin que la mente intervenga. Se trata en primer lugar de SENTIR, PERCIBIR, DEJAR IR, LIBERAR, FLUIR, VIBRAR. Luego están las acciones que podemos forzar pero entonces dejan de ser espontáneas como el SONREÍR, CONFIAR, …

Estas acciones surgen del NO-ESFUERZO-MENTAL y su efecto es el de alcanzar un estado de paz, confianza y entrega.

¿Cómo salir del parloteo mental? Cuando la mente nos domina siempre estamos preocupados por el futuro o estamos anclados en el pasado. Hemos sido programados para HACER no para SER… Y el HACER nos lleva al esfuerzo-tensión, a la ansiedad, a la frustración por no HACER bastante o no HACER lo que se esperaba de nosotros. Vivir desde el HACER nos lleva a olvidarnos de nuestra naturaleza y adaptarnos a un personaje ficticio, dejando atrás nuestros talentos y aspiraciones genuinas.

Nuestra mente insiste en HACER, sin hacerse consciente de que hay acciones que sólo pueden hacerse desde el NO-HACER -desde el SER-. Para ello tenemos que salir de la mente y pararnos a SENTIR. Cerramos los ojos y vamos hacia adentro para PERCIBIR cómo nos hace VIBRAR el sonido del agua, el sentir la brisa del mar… siempre que la Naturaleza nos habla sentirla así como toda manifestación de Amor …

Las emociones hay que sentirlas, si tenemos que explicarlas pierden su encanto, su magia. Para poder realizarte tienes que ser REAL; tu mismo.

Renacemos cada día cuando estamos conociéndonos a nosotros mismos aunque conlleve dolor, nos lamemos las heridas. O vivimos con los sentidos dormidos, sufriendo, por miedo a sufrir.

Uno elige.

Entrenamiento de vida

hombre circulo de oroEl entrenamiento que obligatoriamente hacemos para aprender a vivir es arduo y nos lleva toda la vida, sobre todo si somos soberbios e ignorantes.

Las inseguridades y los miedos nos inmovilizan muchas veces y nos sentimos bloqueados, literalmente, sin capacidad para poder avanzar.

La vida te desafía para que te fortalezcas y no decaiga tu ánimo y energía.

La vida te reta cada vez de forma más sutil o de forma directa para que no te acomodes dando sólo lo mínimo de ti. Te lleva a situaciones que te inmovilizan o te empuja a la fuerza provocando nuevos cambios.

La vida te sacude para que no te conformes, para que no te quedes en el papel de víctima y no elijas el camino de ser deshonesto contigo mismo. Toda resistencia traerá más conflicto y sufrimiento.

Si sientes que la vida te trata mal, toma Conciencia de ti mismo. Obsérvate y procura mejorar tu actitud y tus hábitos.

Si crees que la vida ha sido injusta contigo. Sé justo ahora contigo mismo y date una oportunidad más. Nunca es tarde.

Equilibra tu mente y tu corazón; tu pensar y tu sentir,para que haya armonía y paz en tu vida.

Si los centros energéticos están abiertos y libres de impurezas emocionales, tu energía se refinará y expandirá tu Conciencia.

Entonces dirás que habrá valido la pena vivir porque habrás encontrado la`Dicha y la Plenitud en ti.

Vale la pena

yo fran'13.5Un día  que no tenía nada de particular, lo transformé en especial.

Mi vida tampoco prometía gran cosa pero me las ingenié para que vibrase y valiese la pena.

Vale la pena cuando de tu esfuerzo por saber surge una respuesta sabia.

Vale la pena cuando de ese ánimo primero nace el impulso que te lleva adelante, fortalecido.

De ese aliento sincero aparece el espíritu que ya llevas dentro.

Y ese espíritu, que es eterno junto a tu alma, se encarga de guiarte y protegerte… si le escuchas. Si te vuelves Observador de ti mismo; del personaje y del  ser esencial

¿A dónde puede llevarte tu espíritu y tu alma? Y ¿Qué puede surgir entonces cuando sales del mundo programado del Yo?

– Algo completamente puro, nuevo, mágico … y que brinda paz interior. Sólo te pide ser tu mismo.

 

Las claves del éxito

hombre universo en la manoLa simiente de todo Bien ya está en nosotros. En esencia somos completos y perfectos.

Así que, no se trata de aprender nada nuevo sino de recordar y poner en práctica lo que ya sabemos que necesitamos.

Ahora toca deshacer  y reconstruir, dentro del  proceso del despertar de la Conciencia.

Se trata en primer lugar de hacernos conscientes de quiénes somos y  aplicar el conocimiento innato desde la intuición. No sirve acumular información, debemos integrar en nuestra Conciencia el aprendizaje para poder seguir avanzando. Creer en nosotros mismos, esas son las claves del éxito personal.

Deshacer  todo condicionamiento y prejuicios. Sentirse bien con uno mismo. Escuchar al corazón. Valorarse pero también conocer los propios  límites y confiar en uno mismo. Tener ambiciones sanas, esas son las claves del éxito personal.

No se crece cambiando algo exteriormente. Se consigue siendo más conscientes. Llevar al interior los cinco sentidos y SENTIR que estamos vivos. Ser agradecidos, esas son las claves del éxito personal.

El desarrollo de nuestro Yo Superior se consigue desde la armonía y equilibrio de nuestros centros energéticos, desde el amor y sabiduría al conectar mente y corazón, desde la erradicación de los miedos, desde el desligarse del pasado haciendo un acto sincero de perdonar y perdonarse, para poder continuar el camino más ligeros. Vivir en el Presente, esa es la clave del éxito personal.

Y por supuesto, en este proceso, que no es nada mágico sino de esfuerzo en sus comienzos, hará falta la paciencia y la perseverancia. El éxito personal no tiene que ver con el mundo material, estamos hablando de lograr la paz interior y un estado de felicidad estable.

 

 

 

De adentro hacia fuera

mujer angelNo podemos ser otro que nosotros mismos por mucho que nos empeñemos … y nos empeñamos …

Ninguna cualidad  viene del exterior por arte de magia.  Ni la voluntad, la paciencia, la felicidad …nada de eso lo conseguiremos desde el exterior de nuestro ser.

No se adquiere tampoco por el esfuerzo de la mente sino por la disciplina y la conexión con el corazón.

No se trata de cambiar la naturaleza de tu ser sino de conocerla, centrarla y utilizarla correctamente.

Vaciar y limpiar el espacio que se quiere acomodar para algo más grande; nuestro espíritu.

Así que, comenzaremos por remodelar nuestros hábitos, deshaciéndonos de los que estorban para esta nueva etapa; limpiaremos y sanearemos las viejas heridas, los complejos, los resentimientos guardados y todo el dolor acumulado en la memoria. Y romperemos con la creencia de que seré mejor y más bueno si soy otro distinto a mí.

Sólo entonces, en ese espacio vacío y limpio, es cuando podremos decorarlo a nuestro gusto. Co-creando con libertad, claridad y alegría, en ese nuevo espacio y desde nuestra libre elección. nuestro re-nacer.

Cargar con mis responsabilidades.

mujer cesta deseosCuando dejamos de poner en manos de los demás o de la suerte, las responsabilidades que nos pertenecen; nuestras obligaciones y deberes con nosotros mismos , es cuando verdaderamente comenzamos a vivir plenamente.

Da igual la cantidad de esfuerzo que en principio tengamos que hacer para poner orden en nuestra vida; al final habrá la satisfacción de sentirnos libres para luchar por  nuestra felicidad.

El despertar de la Conciencia no es nada más que eso; se descorre el velo que nos mantenía adormecidos e inconscientes, viviendo dentro de un espacio estrecho, donde nunca veíamos en nosotros los errores o faltas sino en los demás. Sacudirnos esa actitud infantil de eludir responsabilidades,  es en definitiva lo que nos ayuda a madurar  ser nosotros mismos; sin más miedos ni dependencias.

Sólo así se sale de la rueda de sufrimientos y  conflictos internos. Reconocer mi situación actual y lo que no me gusta de ella. ¿En qué medida estoy contribuyendo a que no puedo salir de esta situación? ¿Cómo puedo cambiarla? ¿Cuál es mí parte de  responsabilidad en todo esto?

Nada es permanente. Pensemos que el Universo está en continuo movimiento. Es nuevo a cada instante; está en movimiento continuo… yo y tú también. Somos los co-creadores de nuestra vida a partir del momento en que  tomamos las riendas de ella.