Practica la respiración consciente

chakrasLa respiración consciente abre  la puerta  a tu Esencia.

Alejarte y desatender a tu Ser esencial te crea frustración… aunque lo achaques a cosas externas.

Dejar de escuchar y sentir tu parte divina –tu Alma- te crea un vacío y sentimiento de soledad que intentas tapar moviéndote en el exterior impulsivamente…

Permítete practicar la respiración consciente, de manera pacífica y confiada. Relájate. Ponte cómodo y escucha sin resistencia.

Despeja tu mente. Espaciando la respiración abres las puertas del Alma.

Conecta tu respiración con la energía divina. Al inhalar traes el Aliento desde el centro del Universo y sientes entrar en ti aire fresco. Siéntelo cómo se expande por todo tu cuerpo como una explosión maravillosa de energía pránica.

Ahora, exhala lentamente el aire, enviando la energía sobrante de regreso a su fuente, muy lejos.

Visualiza un hilo de plata que parte de ti -desde tu coronilla- y se extiende hasta un punto de luz muy alejado del cosmos.

Respira varias veces manteniendo esta visualización.  Inhalas y la energía pura llega a ti desde ese punto lejano del Universo…. se expande toda esa energía fresca y vibrante por todos los rincones de tu interior…. y devuelves al cosmos la energía sobrante; las tensiones, el cansancio,  a ese punto de luz en el Universo…

Siente cómo el Universo coopera contigo; se expande y contrae al ritmo de tu respiración… Te sientes dentro de la pulsación  única que da la vida. Dentro de la palpitación del Universo…

Permítete disfrutar entera y conscientemente de esa SENSACIÓN DE PROFUNDA RELAJACIÓN Y RENOVACIÓN  DE ENERGÍA. Percibe y hazte consciente del despertar de la memoria de tu conexión con el Universo y la Divinidad.

Escucha tu voz interior:

 “¡Yo Soy… la Presencia Divina… de la Energía Inagotable… del Amor Incondicional y del Perdón…  de la Inteligencia y de la Sabiduría…. la Gracia Divina está en mí y me protege.”

.

La absorción del prana

mujer respiracionExiste una sensación curiosa  estando en el camino del despertar  de la conciencia y es que cuando surge el sentimiento de alegría por haber completado un entendimiento sobre algo inmediatamente vuelves a sentirte en el  punto de partida hacia algo nuevo… sientes cómo se expande el horizonte …

Sabes que lo esencial está ahí y permanece inalterable pero se experimenta siempre algo nuevo:  cómo la mente se va despejando, cómo se clarifica, cómo se descorren velos … y todo ello te impulsa a seguir adelante.

El prana,  es el ALIENTO que nos estimula a avanzar. Su acción sobre nuestro organismo nutre sutilmente nuestra Conciencia y nos guía intuitivamente a  aprovecharnos de él, a cómo almacenarlo,  a cómo usarlo en la auto-sanación y mucho más.

Porque el prana es mucho más que ‘energía’. Se manifiesta como magnetismo, electricidad, gravitación… en realidad, todo lo que se mueve en el Universo es una manifestación del prana.

El prana existe en los alimentos frescos madurados naturalmente. El prana está presente en la luz solar, en la tierra, en el agua…  todos ellos son transmisores de prana. También nuestros  pensamientos pueden estar cargados de prana -de ahí el poder que tiene lo que pensamos y lo que decimos-. Nuestra Alma hace uso del prana para dar fuerza vital al cuerpo físico …

Por el contrario debemos tener en cuenta todo lo que no contiene prana y bloquea los canales y centros energéticos vitales impidiendo su fluidez:

El polvo, el humo, la suciedad, el agua estancada. Los alimentos recalentados, viejos, los pre-cocinados, los que han perdido su olor y sabor natural.

A nivel mental y emocional están los pensamientos negativos de miedo como “no puedo, no sirvo…” y las emociones negativas como la envidia, codicia, crítica, malicia… tantas …

Aunque no seamos conscientes de ello, todas las energías que se manifiestan en forma de vida son de origen pránico. Lo sepamos o no hacemos uso del prana y existimos gracias al prana del cosmos. Pero si lo utilizamos conscientemente, podremos  absorberlo  y almacenarlo para desarrollar nuestra potencialidad humana.

Los principales puntos de absorción del prana son cuatro:

Las fosas nasales.- La nariz puede captar las variaciones cualitativas del aire. Nos alertará del mal olor o del aire enviciado y sin prana. Así como se sentirá atraída por los perfumes y los olores que desprende  la naturaleza y que contienen prana.

Los alvéolos pulmonares.- En los pulmones se separa el oxígeno del prana que pasará a la sangre.

La piel.- Es el órgano más amplio y con mayor capacidad para absorber el prana. Las telas sintéticas impiden el paso del prana a la piel. Ponerse al sol durante horas para broncear la piel no es lo mismo que ‘asolear’ la piel para absorber prana

La lengua.- A través de los alimentos, nos llega también el prana, su fijación se hace por la lengua. Se mastica el alimento, se  ensaliva  absorbiendo el prana, y luego se traga pasando al sistema digestivo. Pero el efecto vigorizante de una comida está en su energía pránica.

Tomemos pues conciencia del aliento vital que nos proporciona el prana. Descubramos que es posible llenarnos de él a voluntad, haciéndonos conscientes de que nosotros mismos estamos compuestos de la misma energía sutil que compone el Universo.

“Como es abajo es arriba”

(inspirado en el libro de André Van Lysebeth “Pranayama. A la serenidad por el yoga”)

 

 

 

 

 

REIKI. Energías sutiles.

reiki manos luzCuando aprendemos a controlar  voluntariamente las energías sutiles que circulan por nuestro cuerpo, es cuando comenzamos a hacernos conscientes  de nosotros mismos para poder tomar las riendas de nuestra vida.

Es  entonces cuando podremos  experimentar nuestro cuerpo etérico, -invisible a los ojos- pero perfectamente perceptivo para nuestros sentidos internos.

Esta energía pránica se irradia por todo el cuerpo físico y podemos aumentarla y almacenarla en nuestros centros vitales esenciales -los chakras-, para mejorar nuestra salud física  y el bienestar emocional.

Entendiendo que si alguno de estos centros de distribución de energía está bloqueado, afectará a nuestra salud integral.

REIKI es una perfecta herramienta para alinear y reactivar nuestros chakras así como para el mantenimiento del fluir de esta energía pránica, siendo la más elevada la energía del Amor Incondicional, que es la energía sanadora.

Con la práctica del REIKI conseguiremos una relación auténtica con nuestro Centro Espiritual y poder sentir la Presencia divina;   guía de nuestro Ser esencial.