La Conciencia

chakras 7La Conciencia tiene dos aspectos que deberían ir unidos: ATENCIÓN e INTENCIÓN.

Desde la atención plena, llenamos de energía lo que queremos conseguir o desarrollar. Podemos crear. Partiendo de una idea damos vida a un deseo y en la medida en que nuestra atención sea completa veremos materializarse nuestro deseo… si somos perseverantes y pacientes.

La intención es necesaria para seguir avanzando, con ella transformamos desde la acción. Pero existe un requisito: claridad mental y anhelo puro.

Pasamos a una Conciencia más elevada cada vez que, como Observadores, experimentamos nuestro avance gracias al entendimiento. Y también a la fluidez mental.

El Saber aligera la densidad de la mente. Cada vez más, la vida se va simplificando a la par que avanza en comprensión.

Y en la medida en que se prospera en conocimiento de uno mismo, también crece la compasión y el sentido de unicidad.

Todo esto nos lleva una vida …

La Conciencia

ser y menteCuando permites que la Conciencia tome el mando de tu vida, ella se convierte en tu voz; tu nuevo lenguaje. Se convierte en tu vista; para percibir más allá de lo inmediato. Se convierte en tus oídos; para escuchar a tu corazón.

La Conciencia es una cualidad del espíritu nuestro que nos permite reconocer nuestra Esencia, en la medida en que vamos experimentando la vida y la desciframos a través de ella -la Conciencia-. Pero, cuán desarrollada y despierta está…?

La Conciencia trata sobre el conocimiento de nosotros mismos. «Tener Conciencia» es saber con certeza lo que tenemos que hacer, aunque luego no sigamos sus dictados… y aparezcan los sentimientos de culpa, cuando es la Mente quien domina …

Así que, es la Conciencia nuestra voz interior y nuestros ojos internos que visionan lo por venir y ensueñan en el mundo paralelo de las posibilidades.

La Conciencia se desarrolla en el Tercer Ojo, el sexto chakra situado en el entrecejo. Existen ejercicios de concentración que ayudan a su despertar. La Meditación y el Reiki también favorecen a su apertura.

«… y si ….»

hombre payaso triste… hay tantas miradas tristes,… perdidas. Tantos corazones fríos,… acorazados. Tantas almas desamparadas,… desatendidas.

¿Y si hubiese elegido casarme con Juan en lugar de haberlo hecho con Pedro? ¿Y si hubiese seguido mi intuición que me decía no dejar el trabajo? ¿Y si hubiese hecho caso a mi padre …? ¿Y si…?

A la mente  le encanta entretenerse con el ‘y si …’ porque le complace torturarse y jugar a ser víctima,  en el plano de la fantasía,  y así no pisar la realidad ni estar en el Presente ni tener que enfrentarse y aceptar la verdad de su condición existencial …

El engrandecer y desfigurar lo que hubiese podido ser  termina falseando nuestra realidad. Entramos en  conflicto cuando reclamamos que la vida sea como hemos planeado o cuando exigimos a los demás que nos hagan felices.

¿Qué es cierto y positivo en mi?  ¿Qué puedo mejorar y corregir? ¿Qué puedo y quiero recuperar?

Uno está ausente de su vida cuando se ausenta de su corazón y solo se rige por su mente siendo ésta débil e inmadura.

Hay que desarrollar  la mente para que se instale en la Realidad y la Verdad… haciendo esto la mente acoplará a su pensar la Conciencia, el discernimiento, la contemplación…  el agradecimiento de ser y su posibilidad de expandirse con libertad de espíritu.

 

 

 

El Cuerpo Emocional

mujer raicesTodo lo que siento y se queda sin expresar no me enriquece. Es más; me limita. La autorrealización es vivirse a sí mismo de forma plena; aceptarse, respetarse, amarse … de forma armónica y equilibrada.  Esto sucede cuando conseguimos sanar nuestro cuerpo emocional y conectar mente-corazón.

Responsabilizarnos de nosotros mismos y permanecer inalterables -desde el desapego-  a lo largo de todos los cambios y circunstancias que sucedan en nuestra vida, sabiendo ya que todo es relativo y depende de nuestra actitud y decisión el  cómo queremos vivir nuestra vida.

Hacernos conscientes de quiénes somos es fundamental. Es entonces cuando se despejan todos los  «velos del olvido»  que cubren nuestra existencia. Descubrimos el sentido y propósito de nuestra vida, la aceptamos y la enriquecemos. Esta conciencia interna  proporciona  un estado de madurez y plenitud a nuestro cuerpo emocional.

Es así como crecemos en un sentido externo; en capacidad de desarrollar nuestra  Conciencia siendo observadores de nosotros mismos y crecemos internamente creando un estado sólido y permanente de confianza y amor.

En la medida que fortalecemos nuestro cuerpo emocional,  nuestro Yo Superior se hace cada vez más concreto y fuerte. Y no nos olvidemos de que, nuestro Yo Superior, somos nosotros mismos experimentando otras dimensiones  más elevadas, de nuestro ser, desde el Amor Puro.

Vamos a cultivar la meditación o la introspección, el Silencio y la Quietud … para  Bien de nuestro cuerpo emocional.

Es así como descubriremos nuestras sombras y emociones negativas -algunas de ellas incluso destructivas-. Y vamos a ir disolviéndolas y transformándolas desde el perdón y la aceptación. Ver la Realidad sin la mente que juzga y castiga es ver la Verdad, que es todo Compasión. 

Vamos a ordenar nuestra vida afectiva sobre una base positiva.  Podremos entender entonces que actuar desde la  compasión hacia nosotros mismos y hacia los demás, es lo que nos mantiene en la Salud y la Felicidad.