Expresar y comunicar

Están los que no tienen problema de expresarse correctamente, pero éstos son pocos.  Están los que se expresan a destiempo y malamente aunque luego se arrepientan pero lo vuelven a hacer. Y están los que están  pero no se expresan.

Decir lo que se piensa y expresar el ánimo en el que uno se encuentra no es fácil para la inmensa mayoría de las personas. Callamos porque pensamos que el otro no nos va a entender. Callamos convencidos de que nuestras palabras van a ser tergiversadas o utilizadas en nuestra contra.

Disimulamos y preferimos no aclarar las cosas por no soliviantar al otro. Nos retraemos, nos tensionamos por miedo a expresarnos.  Nos quedamos sin habla y no manifestamos lo que pasa por nuestra cabeza y menos aún confesamos lo que pasa por nuestro corazón.

Pero siempre estamos a tiempo de aprender.  Es cuestión de practicar. No dejar acumular en nuestro cerebro todo lo que hubiésemos querido decir y nos lo hemos guardado y mantenemos vivo  en nuestra mente… quizás para soltarlo de forma mordaz y utilizarlo como arma en otro momento . ¡Siempre a la defensiva!

Expresar lo que pensamos, lo que deseamos, lo que tememos … lo que nos parece bien y lo que nos parece mal… comunicar desde el amor y la calma.

Expresar, no cuando estamos agotados, nerviosos y hartos … Hablar y dialogar cuando estamos serenos, relajados, con deseos de compartir lo bueno …

 

 

Anuncios

Engañarnos a nosotros mismos

reiki-manos-3Vino a verme por sentirse sin energía, con ansiedad y dolores de espalda. La observo mientras me habla de ella y su familia.

Dice cuidar de su madre por amor. Y que cuida de sus hijos dándoles todo, complaciendolos con gran esfuerzo. Dice que lo hace gustosamente.

Pero al hacerle Reiki sale la rabia escondida y entonces se atreve a confesar “me da rabia que no reconozcan lo que hago por ellos”.

No es que me estuvo mintiendo al explicarme su situación casi ideal sino que se engaña a sí misma para no ver una realidad que le duele y no acepta. Y optó por callar su sufrimiento.

No queremos reconocer que estamos faltos de afecto. Desearíamos sentir amor incondicional por los demás pero eso es muy difícil si no nos amamos primero a nosotros mismos. Lo que hacemos, inconscientemente, es DAR para recibir a cambio reconocimiento y afecto. Amar con expectativas nos lleva a la desilusión …

Hay tres reglas básicas para mantenernos centrados en la Verdad de nosotros mismos:

  1. No mientas a los demás ni te mientas a ti mismo. Comunica, expresa, desde el amor
  2. No esperes nada de nadie. Que la actuación correcta sea tu mayor satisfacción.
  3. No manipules ni te dejes manipular. Sé honesto. Ámate.

 

 

Pensamientos

arbol y nubeA veces, los pensamientos,  como si de una gran nube se tratase, se instalan y se apropian, de forma invasiva y  desordenada, de la mente.

Cuando se posesionan de una mente débil,  son capaces de invadir otros terrenos, como el corazón. En estos casos,   son como huéspedes molestos  que no conseguimos echar fuera y consiguen  adueñarse de nuestra voluntad..

Cuando los pensamientos son densos pueden ser muy tóxicos y resistentes. El  odiorencor, miedo, venganza... son sentimientos y emociones que alimentan los pensamientos haciendo que éstos bloqueen la capacidad de la mente de transformarlos en pensamientos  de amor y compasión o simplemente hacerlos desaparecer.

También puede suceder que la falta de escucha y de expresar  palabras   amorosas cree frialdad y  rigidez en el ser. Las palabras amables son necesarias para airear las emociones y alimentar el corazón; son energizantes, reparadoras y sanadoras de todos los sistemas que mantienen vivo al ser humano y las precisa para su felicidad interior.

Aprender a comunicar y a expresar de forma compasiva, hacia nosotros mismos y los demás,  se hace urgente y necesario para agilizar y clarificar la mente de pensamientos conflictivos y contradictorios que crean sufrimiento y por lo tanto; frustración, decepción y violencia.

Llenar el cerebro de pensamientos no es pensar. Para poder pensar hace falta capacidad de  concentración y claridad mental.  También es beneficioso practicar la reflexión, la quietud, la introspección y la estabilidad mental y emocional.