Mutación

Mientras estemos ignorando nuestra realidad y naturaleza, habrá conflicto en nuestro interior. Las personas se resignan a “hacerse mayores”, cuando la actitud correcta sería CONVERTIRNOS en mayores. A medida que el cuerpo físico hace esta mudanza, el Alma puede lucir su Luz.

Toda resistencia a convertirnos en seres de Luz- genera sufrimiento y dolor.

La mente inferior es el gran obstáculo para conseguir realizarnos como seres humanos. Nos cuesta mucho ver e identificar a nuestro Yo-personaje, que funciona desde lo ilusorio y relativo.

Desarrollar la Mente -ponerla a nuestro servicio- es crear Luz para que ilumine nuestro Camino.

El Ego está asentado en la mente inferior, junto con los instintos básicos de supervivencia. Es la mente de las pasiones viscerales; codicia, lujuria, cólera, soberbia … todas estas energías oscurecen y bloquean el Amor en nosotros.

Pero una vez comenzamos a percibir y comprender que somos algo más que eso… cuando se van afinando nuestros gustos y ahondamos en las sutilezas del Alma y profundizamos en el sentimiento del Amor, la Mente se amplía, -se purifica- y se iluminan otras partes de ella que nos eran desconocidas hasta ahora.

Entonces comprendes que todo lo que te ha sucedido hasta ahora, ha sido para tu más alto bien; ha sido, es y seguirán siendo, sucesos para tu aprendizaje y mutación,

Sin intereses

MANO LUZLa clave para no engañarnos a nosotros mismos, cuando tenemos un deseo profundo y sincero, es estar atentos a que nuestra mente no esconda ningún interés egoísta que mancille el propio deseo. Lo que se anhela debe estar libre de codicia, vanidad o que detrás del mismo deseo no haya la intención de obtener algún otro provecho.

Las cosas del corazón se hacen limpiamente. Para atraer lo que deseas no tiene que haber intereses ocultos.

Si el agua está turbia debemos esperar a que se asienten los posos para que se vuelva clara y cristalina. De igual manera, debemos dejar que los pensamientos se asienten para que toda idea de interés, más allá del propio deseo, no entre en el corazón.

¿Son nuestros deseos claros o están empañados por intereses? Deseamos amar pero más que nada para ser amados. Somos amables y bondadosos mientras nos reconozcan nuestros valores. Buscamos el amor pero por miedo a la soledad. Queremos tener hijos para que llenen nuestras carencias afectivas …

¿Tengo un deseo sincero o sólo es un pensamiento que persigue un interés? ¿Estoy buscando una ganancia o es un anhelo real?

Seamos sinceros con nosotros mismos a la hora de desear e indaguemos en nuestro corazón la razón verdadera que nos lleva a querer conseguir algo.

¿Como lograr paz interior?

mujer arbol1Muchos dicen quererla… pero a mitad de camino se cansan, desisten, siguen probando otras cosas nuevas o deciden ya tienen bastante… pero llegar hasta el final para alcanzar  la tan deseada paz interior de forma estable, es una tarea ardua que pocos consiguen.

Primeramente hace falta una limpieza del cuerpo físico para deshacernos de toda energía bloqueadora como  la rabia, la envidia, la codicia, la ansiedad, la inseguridad,  etc.  Ese es el primer paso; vaciarse de todo lo inútil, sobre todo los miedos.

Luego hay que trabajar con la mente; para que se vuelva dócil y flexible. En este proceso de hacernos dueños de nuestra vida, comenzamos a crear armonía. Nos adentraremos a fluir dentro de los planes de la Naturaleza y el Universo.

Porque más allá de la mente parlante, los sentidos y pensamientos se aquietan y comienza la vibración intuitiva.

Siendo observadores de nosotros mismos, percibiremos que cuando nos sentimos inseguros, nuestra energía vital se dispersa y nos sentimos frágiles. Igualmente ocurre cuando estamos enfadados; nuestra energía  se densifica y perdemos la claridad mental.

Con la respiración rítmica y consciente centramos todas nuestras energías y las unificamos con las energías del Universo. Haciendo esto podremos controlar los miedos.

Estando libres del Ego nos sentiremos parte de la Naturaleza y de la Madre Tierra. Entonces podremos deshacernos de nuestras debilidades; cambiando hábitos y responsabilizándonos por nuestra salud y felicidad.

¿Cómo lograr la paz interior? Despertando nuestra Conciencia. Desde un anhelo sincero, nos irán llegando las  personas y las herramientas necesarias para adentrarnos en este Camino que no tiene fin pero sí muchos presentes de dicha y amor pleno.

 

 

 

 

Las viejas formas

puerta inmensaLa crisis, sea global o individual, surge cuando las formas y las normas se vuelven viejas, inútiles  e insostenibles, pero se perpetúan ante el miedo al cambio.

Una parte de la mente se niega a hacer cambios mientras otra parte empuja y se remueve intentando expandirse. Así nace el CONFLICTO y la ANSIEDAD, desde la resistencia y la debilidad de una  mente dual.

Los viejos patrones, las viejas creencias y tradiciones  frenan el avance. Las viejas formas de pensar inmovilizan la creatividad y limitan el desarrollo … todo ello hace que la mente no  desarrollada, impida a sí misma, la libertad de acción.

Una mente débil domina desde el miedo y la inseguridad. Mientras que una mente desarrollada, centrada en sí misma y con capacidad de concentración, tiene claridad suficiente para vislumbrar y visionar  intuitivamente la verdad y dirigir sus pasos hacia esa Luz de Conciencia.

Si no hacemos nada por salir de esa mente débil, nos veremos envueltos cada vez más  en la brutalidad, la agresividad, la codicia y demás acciones características de seres alejados de su espíritu.

Estar atentos a lo que nos dicta nuestra Conciencia, estimula  el anhelo de superación. Nos impulsa a un continuo aprendizaje que nos hace reaccionar para dar lo mejor de nosotros.

Tomar el hábito de ir hacia adentro, llevando nuestros cinco sentidos: ESCUCHAR nuestra voz interior. VISIONAR con nuestro Tercer Ojo.  SENTIR la fragancia del espíritu. PERCIBIR cómo vibra nuestro Ser. Todo ello nos ayuda a crecer y expandirnos.

Nada es fortuito. El Universo está ligado a nuestra esencia y nuestra esencia está ligada al Universo. Soltemos las anclas de toda creencia, dejémonos fluir dentro de la Conciencia Universal.

 

 

 

 

El Centro del corazón

corazon-rojo-y-amarilloUn sermón es lo contrario a la propia revelación interior . No sirve la bondad obligada. Ni siquiera una madre puede prestar sus virtudes a su hijo.

–  ¿Qué es lo que siente un corazón sano?

_  Amor, compasión, ternura, …

–  ¿Qué siente un corazón malherido o emponzoñado?

–  Odio, celos, rencor, envidia, …

– ¿Qué protege a un corazón para mantenerse puro?

–  La inocencia, la humildad, …

–  ¿Qué hace a un corazón vulnerable al mal?

–  El egoísmo, la mentira, la codicia, …

Si el corazón no siente y vibra por sí mismo en el Amor y en la necesidad por descubrir la Verdad, simplemente es que no ha llegado su momento para ello.

Los cambios sociales

hombres juntosEl mundo exterior parece dificultarnos el cambio social a una mayor igualdad.

La realidad es que todavía nos hace falta trabajar nuestra conciencia individual pata encontrar el sentido al inmovilismo  en el que estamos envueltos y sacudírnoslo de encima.

Los cambios sociales deben ser impulsados desde dentro por cada uno de los miembros de la sociedad de forma consciente y decidida. Es un proceso evolutivo personal e individual que afecta al colectivo.

Todavía existe el  líder al que se  apoya ciegamente desde la pasividad,  el sentimentalismo o el fanatismo.   Lamentablemente,  la valentía para la renovación es aplastada con facilidad. No caigamos en el error de querer hacer cambios por la fuerza. La estrategia mejor es a través de la PAZ.

El cambio de paradigma surgirá cuando salgamos-uno a uno-  del estancamiento, del acomodamiento en la mediocridad. Cuando nos eduquemos y conozcamos nuestro poder. De dentro hacia afuera, de forma individual y solidaria, podemos construir la base para una sola raza humana digna.

No es una cuestión meramente política -de manipulación-. Es una cuestión de mudar viejos patrones de codicia y egoísmo por nuevos códigos de Amor. De no permitir que el Sistema del dios Dinero nos debilite -y nos esclavice-  hasta el punto de no tener capacidad para decidir y poder responsabilizarnos por nuestro bienestar e integridad  con miras al Bien Común.

Sin expectativas ni ideales. Atentos. Somos Uno con el Universo.