La energía femenina

mujer sagradaLa energía femenina te convierte en una mujer divina y sagrada.

Son siete los Planos que tenemos que atravesar, como proceso de purificación , y poder adentrarnos en el Camino que nos lleva a unirnos con la Conciencia Superior.

Puedes visualizarlo como una Montaña en forma de espiral que tienes que ascender.

Comienzas el Camino como APRENDIZ, con las manos vacías y con un ropaje muy simple.

Das la primera vuelta a la Montaña. Una mujer te está esperando al final de la primera vuelta. En ese primer Mirador ella te entrega un BASTÓN, como insignia de autoridad del Ser divino que eres sobre tu personalidad.

Sigues tu Camino ascendente y al alcanzar la segunda vuelta, logras ver ya desde lo lejos otra mujer que te está esperando, sabes que es la MAESTRA. Con su mirada te anima a llegar a su lado. Sin decir palabra alguna te coloca una MOCHILA en la espalda.

Continuas subiendo cada vez más animada y confiada de que en cada vuelta a la montaña vas a encontrarte con alguien especial. Y así es, en el tercer Mirador está esperándote la SANADORA que te hace beber de una COPA dorada y luego la guarda en tu mochila.

Sintiendo el cuerpo muy ligero y con un estado de alegría que nunca antes habías sentido sigues avanzando hacia la cima y en esta cuarta vuelta a la montaña te encuentras con la MAGA que te recibe muy sonriente, brillantes sus ojos y coloca en tu mochila una BOLA DE CRISTAL.

Cada Plano que has ido escalando con entera facilidad ha supuesto ir dejando atrás pensamientos, creencias y emociones. Sientes que cada vuelta te eleva a un estado cada vez más sublime.

Alcanzas el quinto Mirador donde te espera la SACERDOTISA que pone sobre tus hombros una magnífica CAPA que lleva estrellas y soles engarzadas.

Con todos estos extraordinarios presentes sigues subiendo hasta el sexto Mirador donde ya las vistas son magníficas. El mundo exterior queda atrás. Aquí te está esperando la EMPERATRIZ para coronarte con una DIADEMA de siete puntas con las gemas que representan los siete centros energéticos.

Continuas subiendo hasta la cima y al encumbrar la Montaña sagrada tu YO SUPERIOR que es pura LUZ aparece ante ti y te abraza.

Anuncios

El Tercer Ojo

tercer ojoCuando hacemos alguna práctica espiritual nuestra energía vital se va refinando y es entonces cuando comienza a subir desde los chakras inferiores -donde se produce y almacena la energía- y fluye hacia arriba, ya sin encontrar impedimentos -bloqueos emocionales- y va pasando por los centros energéticos… subiendo hasta el chakra del corazón y luego al  chakra de la garganta y, si éste abre la puerta, subirá esta energía hasta el Tercer Ojo.

Lograr esta  “ascensión” requiere de práctica. La misma dedicación que si nos queremos hacer alpinistas y subir el Everest. Lo mismo. Hay que superar pruebas físicas, temple emocional, control mental … para todo lo que nos propongamos conseguir, necesitamos primero de una disciplina que  fortalezca  nuestra voluntad para poderla  fusionar con la Voluntad divina. (quédense con esto).

Así que, cuando llegamos a conectar con nuestro sexto chakra, del Tercer Ojo, y nos focalizamos en él, tenemos que al menos imaginar -o visualizar- y sentir una pantalla en esta zona. Y adentrarnos en ella. Surgirá un punto blanco o azul eléctrico. Nos concentraremos en él … desaparecerá, volverá a aparecer … tenemos que dejarnos fluir, no obsesionarnos y tensarnos; sólo somos Observadores y nos dejamos fluir.

Es en este centro energético donde se asienta la Conciencia -que es Luz pura- y que en principio está dormida. Hay que despertarla y nutrirla. Y esto es posible a través de las prácticas espirituales: oración, recogimiento, meditación, ejercicios de yoga…  Aquí anida la Intuición y todo el potencial para la clarividencia,   la telepatía…

Es desde aquí que podemos comenzar a pensar sobre el ser co-creadores en nuestra vida. Desde la conexión de este centro con las energías del Universo.

La famosa Ley de Atracción de la que todos hemos oído hablar  trata sobre esto. No es cuestión de magia. Hay que conectar con los centros energéticos y desbloquearlos, alinearlos, purificarlos y … dejarse fluir.

La estimulación energética espiritual

mujer en azulLa energía que identificamos como sexual la percibimos entre el chakra raíz y el sacro. Es en este segundo chakra donde se encuentra la energía creadora de vida. A través del Yoga y también del Reiki podemos aprender a concentrar esta energía y subirla, chakra por chakra, hacia el Tercer Ojo. Durante esta “ascensión” esta energía la vamos refinando para que cuando llegue a los chakras superiores, se haya creado una apertura dimensional que acogerá esta energía espiritual que llenará de Luz nuestra Mente.  La transformación en nosotros entonces es un hecho.

Este proceso de refinamiento de las energías densas es un trabajo integral que comienza por la salud del cuerpo físico -desbloqueo y equilibrio energético- además de fortalecer y desarrollar el cuerpo mental y emocional. Todo un trabajo previo para poder luego recibir y contener una  energía superior; la espiritual. ¿Con qué propósito?

Crear Conciencia en nosotros para luego conectarla con la Conciencia Cósmica.

Crear Luz en nosotros para ascender a otras dimensiones de nuestro Ser.

La estimulación energética espiritual despierta en algún momento de nuestra vida y es la que activa nuestro anhelo de crecimiento espiritual.  No es algo que  la mente planee, es mucho más que eso: nos lleva sin ninguna clase de explicaciones y nos pone en el Camino. Esta fuerza nos dirige por encima mismo de nuestras resistencias y hasta que no nos entregamos enteramente habrá esa lucha interior, ese conflicto con nosotros mismos (con el Ego).

Esta estimulación o excitación natural podemos dirigirla hacia una causa superior, hacia una experiencia lumínica  o como le llaman algunos, hacia un “orgasmo cósmico“; aprendiendo a  refinar esta energía,   convirtiéndola  en Luz espiritual, nos transformamos en seres de Luz al servicio del Amor Incondicional.

 

 

 

 

Nuestro enemigo está dentro

hombre cerebro azulNo acabamos de entender bien cómo funciona nuestra Mente… y si es nuestra, ¿acaso no debiera estar a nuestro servicio?  …

Cómo es que los pensamientos surgen uno detrás de otro y somos incapaces de controlarlos… ¿qué parte de nosotros produce los pensamientos y qué parte es sólo testigo de ese parloteo  y se siente impotente e incapaz de encontrar el silencio y la quietud mental?

Desde esta observación de nosotros mismos es como surge el cuestionamiento fundamental sobre el yo. El yo -que equivale al Ego- es el punto de referencia con el que nos identificamos y el Yo desde una realidad más amplia,  contiene la Razón y al Espíritu, que es la esencia que trasciende al Ego y a la que debe finalmente subordinarse.

La libertad del yo es limitada y dependiente de su grado de percepción e interpretación de sí mismo y del mundo exterior. El Ego lo enmascara y aprisiona, obstaculizando el camino de su desarrollo y transformación en un Yo Superior en conexión con el Espíritu.

Hoy en día han surgido técnicas basados en crear “pensamientos positivos” para controlar la mente y dominar el yo inferior pero que son ineficases en cuanto que no se puede luchar contra la mente desde la mente misma.

Este tipo de técnicas solo hacen que reforzar el Ego, al encubrir el problema que tiene sus raíces en el subconsciente. Repetir la fórmula: “Yo soy amor. Yo me amo. Yo me perdono…” desde la mente, es cambiar el ruido de la mente por otro tipo de ruido. Es verdad que los pensamientos -sean positivos o negativos- tienen un efecto poderoso para bien o para mal. Pero el verdadero poder  está cuando se dice desde el corazón.

Aprender a salir de la Mente; aquietarla, llevarla a un segundo plano, ahí radica el primer peldaño hacia la ascensión para el encuentro y unión con nuestro Yo Superior.

 

Claves para realizar la ascensión

chakras esferaCuando uno se adentra en la selva (del Ego) y ya no hay más camino visible, tenemos que sacar el machete y abrirnos paso con determinación y valentía. Y cuando ya hemos quitado todos los obstáculos visibles, y nos situamos a los pies de la montaña que queremos escalar (nosotros mismos),  comenzará entonces la tarea más dificultosa.  Para ello necesitamos primero deshacernos de todo el peso de nuestra  mochila emocional y abandonar allí mismo al yo y su pasado

La ascensión se realiza con la intención  de ir al encuentro de nuestro ser original o esencial. Sólo en ese momento comienza el viaje.

Se trata de un viaje interior. Y, si lo visualizamos, comienza en el chakra raíz y va subiendo hasta el chakra de la coronilla para luego elevarse más allá del cuerpo físico logrando una conexión total con la energía cósmica universal.

Se trata de un proceso largo. Requiere paciencia y voluntad.  Se trata de traspasar de forma permanente la mente lógica y borrar toda contradicción interna.

Las claves se van despejando poco a poco por sí solas a medida que avanzamos y despierta nuestra consciencia de ser. Se trata de cambiar la linealidad  de nuestra perspectiva de vida hacia la infinitud que nos presenta la multidimensionalidad de la verticalidad que nos aspira para elevarnos,  por la Gracia del Aliento Divino.

La clave primera es conseguir la maestría sobre la mente. Permanecer de forma neutra como Observadores del drama de la vida en este Plano. No dejarnos envolver por las energías densas y negativas mentales y emocionales del Ego. Debe desintegrarse la importancia personal.

Ir subiendo chakra por chakra; limpiando, desbloqueando, purificando cada centro energético, para que sea la misma energía en ellos la que nos vaya revelando la Verdad… para que esta energía que estamos refinando sea la que alimente y lleve Luz a nuestra Conciencia.

Para poder realizar esta ascensión necesitamos de mucha energía purificada. Mientras haya deseos, miedos y rabia no tendremos la fuerza que se requiere para  seguir ascendiendo. Llegar a la cima significa alcanzar el estado de Conciencia Divina, donde la mente está libre de todo deseo y emoción; sólo plenitud y paz interior.

Pero una vez nos ponemos en Camino y perseveramos, nada nos volverá atrás.

 

 

 

 

 

 

Hacia el Bien común

seres entrelazadosQuiero creer, como tantos otros, que estamos dentro de un proceso de cambio radical en la conciencia de los seres humanos.  Una vez tengamos alineados nuestros centros energéticos y hayamos armonizado los campos físico, emocional, mental y espiritual, habremos logrado una resonancia interna plena,  en sintonía con las frecuencias más elevadas de nuestro espíritu y esto significará vivir con un sentir unificado hacia el Bien común.

La ascensión de que se habla es un proceso, no un acontecimiento. Es un proceso de elevación y superación interna que atañe al cuerpo físico y nuestra naturaleza emocional. Uno debe deshacerse de la densidad del Ego y de la Mente. Disolver la ilusión del tiempo y trascender la duallidad. Todo ello para salir del sufrimiento gratuito en el que hemos caído por nuestra actitud egoísta y mecánica.

Para poder ampliar nuestra conciencia debemos utilizar conscientemente nuestro sistema energético. La espiritualidad es un camino de auto-conocimiento. Evolucionar como seres espirituales puede lograrse tomando conciencia de quiénes somos.

Para poder elevar nuestra vibración y acceder a un nivel de conciencia más elevado, debemos limpiar, desbloquear, armonizar y revitalizar nuestras energías, de otro modo -desde la densidad y poca energía- nos causaría resistencia, incomodidad, sufrimiento y confusión.

Para empezar debemos poner atención en nuestra alimentación, respirar de forma consciente y rítmica, ser agradecidos y tener una actitud positiva y de aceptación.