Reconocerse a sí mismo/a

yo.fran vistaPrimero necesité treinta y cinco años para reconocer y nombrar mi Yo. Once años más para considerar fehacientemente de que los milagros existen y que por alguna razón o ninguna, yo estaba protegida de mis propios actos inconscientes.

Diez años más y con cincuenta y seis, se abre la tierra bajo mis pies, me hundo en ella dolorosamente, pero termino renaciendo. Me adentro en las energías del REIKI.

En noviembre de 2007, mucho después de haber viajado por Sudamérica buscando un maestro, lo encuentro en Granada, viviendo cerca de mi casa. Swami Purohit es desde entonces mi paciente y amoroso maestro que a través de la “diksha” sigo su aprendizaje en KRIYA YOGA, Mantra y Meditación.

He necesitado diez años más, para tomar plena conciencia de mi ser y de la gran ayuda del Universo que recibo continuamente. Los Caminos para llegar a la unidad con El Absoluto son insondables.

Sé que sólo desde la experiencia es que se avanza en entendimiento sobre lo que significa la vida para reconocerse dentro de ella y participar con pleno derecho y obligaciones.

No tener miedo a experimentar es imprescindible. La vida es un continuo desafío.

Hoy por hoy me siento enteramente agradecida. Profundamente agradecida.

Anuncios

Ni mio ni tuyo

mujer ante el solNada siento como mio. El candor del Alma siente y agradece la belleza en toda manifestación del Creador.

Sólo tengo que estar atenta, llevar mis cinco sentidos al interior y escuchar. Entonces la visión y la percepción se magnifican. Sentir se transforma en un inmenso placer cuando las energías se activan y forman ondas expansivas … soy parte del Todo.

Nada es mio. Observo y soy testigo del personaje en mi que actúa desde la ilusión de creerse el “hacedor” …

Nada es mio y ese “yo” que clama -reclamando- se le reconozca, se le recompense, se le gratifique, se le tenga en cuenta y se le quiera … cada vez es más débil. Prácticamente es ya insignificante. Se trata del “yo víctima”, del “yo sufriente”.

Ahora que ese yo ególatra perdió su espacio y privilegio, ha emergido y tomado su lugar el Ser esencial; quien  yo soy. Y ese “Yo Soy” es el Alma.

Actúo desde la Conciencia y me presto a que sea la Intuición quien me guíe. Mi corazón espiritual me indica lo que me conviene y por Conciencia debo hacer o no.

Nada es mio y por eso me mantengo en un estado de agradecimiento por todo lo que se me brinda y regala. Por todo presente. Vivir en estado de agradecimiento te hace humilde y te mantiene en los valores de la inocencia; sin malicia, viviendo desde el candor del Alma …

Recuperar el Centro

mandala omVivimos en la periferia de nosotros mismos. Nos hemos ido alejando, sin darnos cuenta, y ahora nos sentimos perdidos o confundidos; nos hemos olvidado de quién somos.

La solución no es huir hacia cualquier parte fuera de nuestro núcleo; se trata de recuperar el Centro, aunar las energías vitales dispersas e ir al Corazón; al Centro de nuestro Ser.

Puntos a meditar para recuperar mi Centro en el Corazón:

1) Yo Soy Energía. Dios es la Energía de Amor Puro.

2) La luminosidad de mi Conciencia está relacionada con mi capacidad de Dar.

3) El estado de felicidad interior está relacionado con mi capacidad de agradecimiento por la vida y por cada acto cotidiano.

4) Vivo mi Presente de un modo directo, con la mente y el corazón.

5) Me sostengo en mis propios pies. Tengo confianza en mi propia capacidad de ser y expresarme.

6) Externa e interiormente estoy vinculada al Uno.

____________________________________________________________________________________________________

LAS CLASES DE YOGA ESPIRITUAL comenzarán el jueves 12 de septiembre a las 19h.

crisgomiz@hotmail.com

enfermos permanentes

mujer meditandoLas personas sanas no generan ingresos a la industria farmacéutica. Depender de la medicina y Salud Pública es ponerse en manos de los intereses económicos de la industria más poderosa del planeta y hacerse enfermo permanente.

Consumiendo cualquiera de sus medicamentos lo único que hacemos es experimentar una mejoría que desaparece en cuanto dejamos de tomarlos. ¿Acaso esto no es cierto?

¿Qué hacer entonces? Es el momento de CUESTIONAR la validez de la medicina oficial y de los fármacos que prescriben. Leamos las contraindicaciones de los mismos para hacernos conscientes de lo que entra en nuestro cuerpo y de la urgencia de responsabilizarnos de nuestra salud optando por  remedios naturales si es posible y creando hábitos en nosotros más saludables. La prevensión de las enfermedades es más rentable.

Seamos ACTIVOS y no PACIENTES (pasivos) con respecto a nuestra salud. Nosotros somos los responsables de nuestro cuerpo físico y mental. Tengamos una vida sana en todos los aspectos; alimentación equilibrada con productos frescos de la temporada. Ejercicio físico. Vida emocional armónica.

Nuestro cuerpo es nuestro vehículo. Escuchemos las necesidades de nuestro cuerpo físico, mental/emocional y espiritual. Atendamos de inmediato cualquier molestia de manera responsable… como el buen conductor que atiende su coche con esmero y dedicación sin olvidar nunca cuándo es el momento de la revisión, cambio de aceite, etc.

Existen sistemas naturales de auto-sanación, sólo hay que desear conocerlos y ponerlos en práctica y no ser más esclavo de los fármacos.  La alegría de vivir y la felicidad que nace de dentro, el contentamiento y agradecimiento a la vida, son las mejores medicinas.

Practica la meditación.

Nuevos tiempos

mano y luzLos Nuevos Patrones   para los que eligieron entrar en la Nueva Conciencia vienen ya. Pura Luz de Conciencia.

Claramente, cada uno eligió, aunque fuese inconscientemente. Nadie puede dudar de que se nos ha dado la oportunidad de elegir. Es lo que se llama Libre Albedrío.

Y se nos avisó a través de crisis personales y globales.  Ha habido señales para que nos cobijásemos en nuestro interior, en nuestro corazón y reflexionásemos, remodelásemos e hiciésemos lo que teníamos que hacer; vaciarnos de tanta fatuidad.  Pero somos incrédulos y arrogantes.

¿Todavía nos resistimos a creer que nada es casualidad?.  Es más, ni siquiera somos capaces de ver y valorar lo bueno que nos sucede y las ayudas que recibimos… soy testigo de ello cada día con los pacientes en los que ves mejoría manifiesta pero ellos siguen aferrados al “sí pero….” y “todavía tengo molestias…” ¡¿Pero sientes mejoría?!… “sí pero…” y continúa la queja en la que se envuelven y se resisten a salir de ella. No se dan cuenta que esa mejoría es el puntal donde agarrarse para seguir ascendiendo, desde el agradecimiento.

Hay quien ha estado ciego y ha elegido permanecer en la oscuridad…

Los que anhelamos la Luz de la Conciencia, por fin, llega el alivio a nuestras almas…