21 días limpieza energética

yogaDe la misma manera que prestamos atención al  mantenimiento y cuidado de nuestro coche, igualmente deberíamos pensar que nuestro cuerpo físico es nuestro vehículo y necesita de un mínimo de mantenimiento para su buen funcionamiento.

Por normal general no somos previsores en cuanto a nuestra salud ni a nuestra felicidad. No somos conscientes de que nuestra salud depende en gran medida de nuestro estado mental y emocional; de nuestra actitud ante la vida.

Vamos a hacer una revisión y puesta a punto de nuestro vehículo. Escuchemos a nuestro cuerpo, él  nos informa si algo no anda bien.

DEPURACIÓN A NIVEL FÍSICO.-  Durante 21 días vamos a evitar el alcohol, los azúcares, tabaco, carne roja, embutidos, quesos curados, productos enlatados … Lo que vamos a hacer es beber agua (dos vasos de agua tibia al levantarnos, bebiéndola despacio). Comeremos alimentos frescos poco elaborados. Tomaremos infusiones. Saldremos a caminar o haremos algún deporte. Nos permitiremos descansar no haciendo NADA durante media hora al día (tampoco ‘ver’ la televisión)… ir a contemplar la puesta del sol es válido.

DEPURACIÓN A NIVEL MENTAL.-  Durante estos 21 días seremos Observadores de nuestras reacciones, de nuestro nerviosismo y mal humor -qué los causa, a quién echamos la culpa- y procuraremos ir cambiando hábitos inútiles que nos desgastan energéticamente. Nos haremos más conscientes de cuál es nuestra naturaleza y estaremos más atentos a ser moderados y atender nuestro ‘sexto sentido’.

DEPURACIÓN A NIVEL EMOCIONAL.- En el momento en que hemos creado este compromiso con nosotros mismos, cuidaremos que nuestro estado emocional fluya. Todo lo que suponga o vaya a suponer un disgusto lo vamos a eludir o lo vamos a transformar positivamente, desde una actitud consciente de que ‘nada puede afectarme si no lo permito’. Salir de la posición de ‘automático’ para comenzar a ser quien yo soy. Respirar hondo y agradecer el día.

Una vez hayamos superado nuestro reto, nos sentiremos mejor en todos los aspectos y no nos costará tanto volverlo a repetir dentro de unos meses. O mejor aún, incorporar en nuestra vida algunos cambios que hemos experimentado nos benefician.

 

Mi Bosque

bosque de oroMe reúno con mi Ser. Me permite adentrarme en él como quien se adentra en un bosque.

El Silencio en él es indescriptiblemente irreal, más allá de todo  lo imaginable. El aire que respiro, al entrar en las profundidades de mi Ser, explosiona en Amor.

Yo Soy Amor. El sentimiento de gratitud, por lo que estoy experimentando, se convierte en Dicha. Este sentimiento es como un manantial que he hallado en mi Bosque y brota incesantemente.

Mi mente quedó atrás y mi espíritu se eleva, … se hace difícil traducirlo en palabras.

Yo Soy todo lo que mi vista alcanza a ver.

Yo Soy todo lo que mi corazón logra percibir.

La LUZ es tan poderosa que me postro ante ella, por su magnificencia y liberalidad.

En ella se manifiesta el Espíritu del Creador Supremo, que Jesucristo llamó Padre.

Al respirar, inhalo su energía sutil y mi canal intuitivo se abre y se convierte en Camino.

Yo Soy UNO con mi Creador.

 

 

 

 

Cuando me amé de verdad

mujer anciana hermosaEl autor de este hermoso escrito es Charles Chaplin.

Cuando me amé de verdad comprendí que en cualquier
circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora
correcta y en el momento exacto y entonces, pude relajarme.
… Hoy sé que eso tiene un nombre…”AUTOESTIMA”

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y
mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy
contra mis propias verdades.
Hoy sé que eso es…”AUTENTICIDAD”

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera
diferente y comencé a ver todo lo que acontece y que contribuye a
mi crecimiento.
Hoy eso se llama…”MADUREZ”

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es
ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, solo
para realizar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el
momento o la persona no está preparada, inclusive yo mismo.
Hoy sé que el nombre de eso es…”RESPETO”

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que
no fuese saludable…, personas, situaciones, todo y cualquier cosa
que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó esa actitud
egoísmo.
Hoy se llama…”AMOR PROPIO”

Cuando me amé de verdad, dejé de temer al tiempo libre y desistí
de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro.
Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero
y a mi propio ritmo.
Hoy sé que eso es…”SIMPLICIDAD”

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y
con eso, erré menos veces.
Hoy descubrí que eso es la…”HUMILDAD”

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y
preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es
donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez.
Y eso se llama…”PLENITUD”

Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y
decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, ella
tiene una gran y valiosa aliada.
Todo eso es…”SABER VIVIR!”

“No tengamos miedo:
…los planetas también chocan, y del caos, nacen las estrellas.”

Dedicarnos a conocernos

mujer meditacionLa dedicación a reconocer nuestro ser -quien somos en esencia-no tiene fin y lo que en un principio es un entrenamiento para crear esa disciplina de reconocimiento y conexión con nuestra naturaleza , en la segunda etapa se convierte en un fluir armonioso, al sentirnos dueños/as de nuestra vida.

Partimos de la base de que para no ser manipulados por todo lo externo a nosotros mismos es necesario desarrollar y fortalecer el cuerpo físico y  la mente,  tomando consciencia de quién somos, adónde nos dirigimos y qué sentido le queremos dar a nuestra vida. Con ello conseguimos bastantes cosas beneficiosas:

Deshacernos de viejos hábitos y condicionamientos  que nos impiden avanzar.

Crear en nosotros una actitud positiva, conectando mente y corazón.

Vivir plenamente cada momento, de forma consciente y agradecida.

Reconocer nuestras limitaciones y aceptarlas.

Reconocer nuestras cualidades y potenciarlas.

Aumentar la energía vital de forma armoniosa y beneficiosa.

Hacernos responsables de nuestra salud y vida enteramente y decidir vivir en armonía con nosotros mismos y con nuestro entorno.

¿Cómo? En primer lugar:

 

 Soy Observador/a de mi mismo/a.  Tomo Conciencia de mi cuerpo físico.

Cada semana  trabaja una cualidad con la intención de afianzarla como parte de tu carácter y personalidad. No se trata de cambiar la naturaleza de tu ser sino de conocerla y desarrollar aún más tus cualidades. Recupera la esencia de ser tu mismo/a, espontaneo/a,  con la confianza de que lo mejor que tienes para dar es a ti mismo/a y no lo que esperan los demás de ti.

Nuestro carácter está ligado e interrelacionado con nuestros órganos. Si hemos acumulado mucha rabia y frustración  eso afectará a nuestro hígado. La tristeza y las penas presionan nuestros pulmones. Y así un largo etcétera que iremos aprendiendo y tomando conciencia de que nuestra Salud debe ser integral; cuidando  el cuerpo físico, el cuerpo mental, el cuerpo emocional y el cuerpo espiritual por igual.

LA ATENCIÓN EN TÍ MISMO/A.- No se trata de aprender algo nuevo sino de prestar atención para reconocer  y contactar con tu propia naturaleza.

En primer lugar, vamos a aprender a ser OBSERVADORES/AS y lo conseguiremos a través de la respiración consciente.  Soy observador/a de mi cuerpo, de mi mente, con el fin de conocerlos; saber cómo trabajan, conocer sus necesidades. Aprendo a escuchar mi cuerpo.

LA ACTITUD ADECUADA.-  Sinceridad, libertad de expresión, autenticidad.

Soy observador/a  de mí SER; no soy mi cuerpo, tengo un cuerpo. No soy mi mente, tengo una mente.

SIN CULPAS, SIN VERGÜENZA,  SIN MIEDOS.

 

Pensar, Decir, Hacer.

mujer cariciaSi queremos terminar los conflictos en nuestra vida, debemos comenzar a actuar con coherencia.

Necesito y deseo ser amada, entonces me amo a mi misma, irradio amor, atraigo el amor.

La coherencia me fuerza a mantenerme alineada con mi sentir y a ser sincera conmigo misma. Entonces es cuando lo que pienso, lo que digo y lo que hago se entrelazan armoniosamente.

En el momento en que no fuese así, sonaría una alarma en mi corazón, haciéndome sentir incómoda conmigo misma, y esto hace que antes de que surja el conflicto -conmigo misma- moderaré mis pensamientos,  rectificaré el habla y  desaceleraré la acción.

Tengo que hacer que el pensar, decir y hacer se vuelvan una sola cosa; fluyan al unísono.

Para ello debo ser observadora de mi misma, estar atenta, tener claridad mental y voluntad firme de propósito.

Ejercito mi mente en el control de pensamientos -nada de pensamientos inútiles- no cabe el divagar ni alimentar irrealidades. Conduzco mi mente con claridad y firmeza pero de forma flexible y creativa. Pongo mi mente a mi servicio; ella cumple una función para mi, cumple un cometido y soy yo quien utilizo la mente no al revés.

Cuando existe sintonía entre el pensamiento y la acción, los miedos no pueden obstaculizar la fluidez que se crea entre ambos. Los  miedos crean inseguridad, no los quiero en mi vida. Los miedos son imaginarios, no les doy realidad.

No se trata de reprimir la conducta, lo que haremos en encauzarla. No se trata de sujetar o controlar los pensamientos, los iremos transformando para que nos nutran no que nos destruyan o limiten.

Todo comienza desde el amor hacia uno mismo.