El arte de vivir

Para tener una vida plena hace falta habilidad para no dejarse embaucar por las ilusiones ni las fantasías mentales.

Hace falta conocer y aplicar las virtudes que nos fueron dadas, como seres humanos aquí en la Tierra. Entre ellas la dignidad de ser, la integridad, la sinceridad con nosotros mismos …

Pero, sobre todo, en el arte de vivir debe haber entusiasmo por la vida y AMOR PURO en nuestro corazón, que nos ayude a expresarnos desde la inocencia y no desde la astucia y el egoísmo.

Todos soñamos con conocer el amor verdadero, el que es indisoluble, incondicional… pero existe un error de base en esa búsqueda: primero tenemos que encontrarlo en nosotros mismos: primero tenemos que ser nosotros mismos ese AMOR …

Cuando sanemos nuestro corazón y lo transformemos en puro amor, entonces, atraeremos hacia nosotros esa misma calidad de amor.

El Amor Puro es Luz que atrae Luz. Es la Energía primordial de la Inteligencia y Orden Superior. Esa Luz nos envuelve y guía, no pongamos resistencia. No tengamos miedo.

Seamos Amor.

Anuncios

Responsabilidad colectiva

Humanidad somos todos. Introduzcamos en nuestra mente la idea de UNICIDAD como mejor forma de hacer una r-evolución, positiva y constructiva para todos. Se trata de movilizar la responsabilidad colectiva, creando nuevos hábitos de cooperación y defensa del interés general por encima de los intereses codiciosos y egoístas de unos cuantos.

ACCIÓN GLOBAL– Tengamos una actitud unificadora para poder avanzar hacia la Sostenibilidad, entendida como un profundo replanteamiento de las relaciones de los grupos humanos entre sí y la Madre Tierra, a la que pertenecemos TODOS.

Hagamos un esfuerzo por salir de la mente dual que nos constriñe al SI o al NO, sin querer ver ni aceptar los cientos de matices que conforman las ideas, creencias, culturas, mentalidades, …

Solo tenemos que abrir la mente y conectarla con el corazón, eso nos dará una nueva percepción -más amplia y profunda – de nosotros mismos y del mundo.

Ninguna especie animal es tan depredadora y cruel como es el ser humano, que es capaz de aniquilar por codicia a su propia especie.

Da la impresión de que retrocedemos en cuanto a virtudes y valores como seres humanos… cada uno está eligiendo su Camino. Pero es importante saber que existen seres anónimos que están despertando la Conciencia en sí mismos y a su alrededor. Seres de Luz que están al servicio de los demás, y esa es la esperanza que nos sostiene para seguir evolucionando; ese pequeño por ciento de personas comprometidas consigo mismas, con su entorno y también con la humanidad.

Reformemos nuestra vida desde ese entendimiento y haremos evolucionar la humanidad hacia el Amor incondicional.

El Centro del corazón

corazon-rojo-y-amarilloUn sermón es lo contrario a la propia revelación interior . No sirve la bondad obligada. Ni siquiera una madre puede prestar sus virtudes a su hijo.

–  ¿Qué es lo que siente un corazón sano?

_  Amor, compasión, ternura, …

–  ¿Qué siente un corazón malherido o emponzoñado?

–  Odio, celos, rencor, envidia, …

– ¿Qué protege a un corazón para mantenerse puro?

–  La inocencia, la humildad, …

–  ¿Qué hace a un corazón vulnerable al mal?

–  El egoísmo, la mentira, la codicia, …

Si el corazón no siente y vibra por sí mismo en el Amor y en la necesidad por descubrir la Verdad, simplemente es que no ha llegado su momento para ello.

Yo elijo

hombre en menteUno  elije cada actuación de su vida.  Inclusive el mostrarse pasivo o resignado, es también una elección de actitud. Ser valiente o ser miedoso son  opciones. Ser  un mentiroso  es una forma de ser que no admite justificaciones. Aunque sea inconsciente, es una elección. Luchar o rendirse es una determinación que sólo depende de nuestra elección.

Entender que la cuestión importante no está  tanto en qué elegir sino saber ver las consecuencias que ocasiona esa decisión. Podemos llamarlo SABER PENSAR que incluye ver con antelación los resultados de una toma de decisión. Y también, el saber pensar, trae consigo otras virtudes;  la paciencia, la prudencia y la confianza absoluta de que existe un Orden Superior al que estamos sujetos.

Quien es consecuente  y coherente consigo mismo, no tiene sorpresas desagradables en la vida. Sabe que la corrección, la honestidad y los demás valores que profesa,  le traerán más de eso mismo. Esa seguridad le proporciona claridad mental. La claridad mental brinda una amplitud de Conciencia y conexión con la Conciencia Superior. Y todo ello hace florecer en el interior la paz y la dicha de ser.