Vaciar y llenar espacios

mujer tocando violinEl desengaño o sentimiento de fracaso  nos puede llevar a la depresión si nuestra mente es débil y  dependiente. Si nos abandonamos a la tristeza, y nos recreamos en ella, alimentándola desde el victimismo “¡ay, que desgraciado soy!”,estaremos llenando un espacio vital, negándonos a nosotros mismos que llegue algo mejor a nuestras vidas.

Perder el entusiasmo por la vida, -adentrarnos en la inseguridad- hace que las emociones negativas nos hagan caer en el  profundo pozo de la cerrazón, obstaculizando nuestra capacidad para ver la Verdad.

Vamos a cambiar la visión y a poner Luz en nuestro alrededor. Para los que se han ido de nuestras vidas, en lugar de ver el vacío que han dejado, vamos a habilitar  con alegría  los nuevos espacios …

Vamos a pararnos para ver qué llevamos en nuestra mochila de la vida. Deshaciéndonos  de las  cosas que no nos pertenecen,  de las cosas que ya nos resultan inútiles e innecesarias. Vamos a descargarnos de los sentimientos de culpa que ocupan tanto espacio…

Es en el vacío y la sencillez donde se produce la música y el Amor. Siempre que estemos en resonancia con el Universo, él nos facilitará el Camino.

 

 

Nuestro niño interior

niña interior dibujoHay un trabajo muy importante en la terapia regresiva que es ir al encuentro de nuestro niño interior; reconocerlo, reconciliarnos con él y traerlo al  presente con nosotros.

Es el encuentro con la parte más profunda y esencial de nosotros mismos… que, por alguna razón, quedó atrás  en el olvido o nos vimos obligados a abandonar … y ésto  produce  un sentimiento de vacío, abandono, tristeza … y desde nuestra inconsciencia,  no sabemos la razón de nuestro malestar con nosotros mismos.

Esta experiencia, que nos ha sumergido en el reino sutil de lo interno,  es sumamente emotiva.  Nos llena de alegría y paz en  el corazón, el haber ido a liberar una parte importante de nuestra Conciencia esencial.

Este encuentro y reconciliación nos ayudará en nuestra evolución y entendimiento de nosotros mismos.

Esta renovación nos fortalece. ¡Que nada quede fuera, en este proceso de expandir nuestra percepción de la Realidad!

Esta vivencia, sin lugar a dudas, nos enfrenta con nuestro “original”.  Es así como termina la lucha con ese “yo” distorcionado, y de pronto se amplía nuestra visión de nosotros mismos.

Terminan los conflictos y la incoherencia de hacer y actuar ante la vida de forma diferente a lo que en realidad deseamos hacer.  Ahora es nuestra esencia primordial quien tiene espacio para ser.

En este despliegue de nuestra Conciencia, llega a nuestro corazón claramente el entendimiento de nuestra razón de ser; nuestro propósito de vida.

 

La respiración consciente

meditacion azul y luzEn cada respiración ENTREGO, CONFÍO, ACEPTO, AGRADEZCO.

ENTREGO: Al tomar aire me abro y me entrego a las energías superiores que me guían para reconocer y alcanzar mi propósito de vida.

CONFÍO: Sin poner resistencias,el aire se transforma en energía vital y se expande por todo mi ser. Siento confianza absoluta, y me dejo fluir dentro del Orden Divino del que formo parte. Retengo por unos segundos el oxígeno dentro de mí.Voy al centro del Silencio en mí.

ACEPTO: Reconozco mis fallos. Acepto las pruebas que la vida me impone. Lentamente expulso el cansancio, las tensiones y todas las energías negativas que estaban retenidas en mí y permito que mi alma me guíe.Me quedo unos segundos en el Vacío y experimento que soy energía.

AGRADEZCO: Me detengo, desde la introvisión de mi universo interior y agradezco las bendiciones que la vida me ofrece. Desde el estado de gratitud, la vida se llena de paz y armonía.

La respiración consciente nos puede llevar a la comunión con nuestra alma. Desde la meditación conectamos con nuestro ser esencial.

Pararnos a pensar

mujer azul y mundoConsumir  se ha convertido desde hace tiempo en una terapia-trampa porque nos distrae y aparta de la Realidad. Es la forma de proporcionarnos a nosotros mismos “momentos de felicidad efervescente” que  se diluyen en el aire muy pronto. Creemos que podemos comprar la Felicidad.

Nos creemos con derecho a comprar la felicidad -sin mayor esfuerzo que ese, el dinero-. Sin que tengamos que dar nada de nosotros mismos. Queremos la Felicidad comprándola  -por derecho de un yo exigente -que no tengamos que dar algo de nosotros a cambio-; no desde el corazón. No.

El caso es que, si no entramos dentro de nosotros mismos para VER por qué ocurre ese alejamiento y malestar con  nosotros mismos, qué necesitamos en realidad,  en qué parte de nosotros se ha creado el vacío. Y dónde y en qué estado se haya nuestro corazón y nuestro ser esencial que necesitan atención…

Si no paramos nuestra vida externa por unos momentos para ir al encuentro de nosotros mismos… seguiremos buscando y comprando o simplemente deseando eso que creemos es la felicidad y que, tan a menudo, necesitamos suplir por otra cosa nueva o nos decimos que ya “en el futuro” la conseguiremos.

Pero toda esa ilusión de valorar nuestra felicidad en poseer cosas ya se está derrumbando por el propio peso de su incongruencia y falsedad… el dios dinero pierde brillo y se va al traste… y ahora qué. Se derrumbó la felicidad. Nos decimos amargamente que la felicidad no existe; ya no tenemos poder adquisitivo. No me puedo comprar la casa, no puedo comprarme un coche mejor. No puedo irme de vacaciones. Soy un desgraciado, qué va a ser de mi?????

Siento muchísimo que la gente esté perdiendo sus empleos y sus casas, sinceramente. Pero esta crisis individual y colectiva no es sólamente económica. Tampoco está ocurriendo por casualidad. El ser humano en general, y hablo de las sociedades desarrolladas, en sus excesos de soberbia, ignorancia y egoísmo han creado tal desigualdad en el mundo y están gobernando el planeta tan inhumanamente que resulta inevitable tengamos que pararnos y reconstruirnos en todos los aspectos: de dentro a fuera y de fuera hacia adentro.

En primer lugar tomando Conciencia de quiénes somos. Y en segundo lugar, aprendiendo a construir un estado de felicidad estable y permanente basado en la alimentación del espíritu y comunión con la Conciencia  Universal. Basado en una conciencia de prosperidad integral donde el Amor esté entre las prioridades.  Es entonces cuando nos sentiremos interiormente completos, plenos. La felicidad nace dentro de nosotros cuando actuamos de acuerdo a nuestro corazón.