Sistema de sanación REIKI

reiki en antiguos templosCuando un maestro de REIKI no confía enteramente en sus capacidades como Canal sanador ni conoce en profundidad su inmensa excelencia, ni tiene el dominio sobre las energías con las que trabaja ni ha integrado en sí mismo la excelencia del REIKI, entonces, sin ser consciente de todo esto, está rebajando el potencial sanador de REIKI a una mera “TÉCNICA”.

El Sistema de sanación a través de la imposición de manos que enseñó Usui no necesita -ni debería- ser mezclado con otros sistemas de sanación. ¿Por qué hacerlo?

El REIKI tradicional Usui tiene tres niveles de aprendizaje más la maestría y entre ellos debe haber un tiempo físico para la práctica y la asimilación de lo aprendido que va unido a una expansión de la Conciencia de la persona iniciada.

Es más, entre el primer nivel y el segundo deben ser exclusivamente de práctica con uno mismo y esto tomará mínimo tres meses. Se aconseja introspección y la tarea diaria es hacer el ejercicio de alineamiento, desbloqueo y limpieza de los chakras todos los días.

Sólo así se abrirá el Canal en nosotros para recibir la energía cósmica sanadora. Cada vez seremos más capaces de percibirla y dirigirla. Y tenemos que entender que en REIKI el sanador NO da de su propia energía ni interfiere ni opina -todo eso es un trabajo mental y del ego.

REIKI trabaja con la energía universal del Amor Incondicional, nosotros somos simples instrumentos receptores y transmisores de ésta poderosa energía.

REIKI al iniciar a una persona, está despertando e impulsando sus cualidades y valores para prepararla con este fin de ser UN PUNTO DE LUZ EN EL UNIVERSO al SERVICIO DE LOS DEMÁS.

Deshacerse del Ego, entra como trabajo en el primer nivel. No es un trabajo mental sino de expansión de la Conciencia. Así trabaja REIKI.

Anuncios

¿Cómo conseguirlo?

manos al timoMientras vives en el Plano material y mental crees que eres tú quien decide; te consideras importante pero al mismo tiempo no puedes evitar sentirte desgraciado o intranquilo.

Te esfuerzas sobremanera  por cuidar tu imagen, exigiéndote tanto que nunca alcanzas la felicidad y ni tan siquiera la sensación de satisfacción contigo mismo.

Pasamos todos por ese proceso; desde la queja, la justificación, la duda constante, el sufrimiento y mil problemas más hasta poder alcanzar el estado de aceptación de quién somos y de lo que el mundo nos ofrece. Poder conseguir hacernos dueños de nuestra vida parece inalcanzable.

La frustración que crea la mente con pensamientos de auto-castigo y victimismo se han terminado en el momento que decimos ¡basta!. En este momento despierta la Conciencia de querer ser uno mismo.

Se acabó el socorrido “NO SË” que nos aparta de la realidad. Ese “no sé” que nos ayuda a escabullirnos de enfrentarnos con nosotros mismos y nuestros problemas.

¿Cómo conseguirlo? Dejándonos ayudar. Recurrir a un sistema o técnica que nos permita desbloquear nuestros centros energéticos. Que nos ayude a purificarnos mental y emocionalmente de todos los condicionantes y creencias. Aprendiendo a controlar y desarrollar nuestra mente. Esos primeros pasos necesitan de disciplina, constancia y guía.

ARMONIZAR lo que pensamos con lo que decimos y con lo que hacemos… Desde la coherencia nos sentiremos mucho mejor con nosotros mismos.

¡Que nuestras células se renueven de forma saludable! Desarrollemos la capacidad para sintonizarnos con una más alta frecuencia de Amor para que nuestro corazón permanezca puro y nuestro espíritu   humilde.

Vivir es paz con uno mismo es posible.