Reiki y Yoga, para experimentar

cropped-yo-fran-9La comprensión de mi propósito de vida se la debo principalmente al REIKI y al Yoga y a todas las experiencias extrasensoriales que he ido vivenciando a lo largo de mi camino espiritual.

Escribí hace tiempo en el Blog: “Yo no me considero terapeuta ni sanadora; entiendo que soy facilitadora. Porque lo que hago es facilitar la autonomía, la autogestión y la libertad del otro para sanarse. Facilito la comprensión y doy la guía para que el otro despierte su Conciencia y se descubra a sí mismo con todas esas cualidades y aptitudes para sanarse y ser feliz”.

Es un largo proceso de formación donde la teoría es lo que menos cuenta.

Hace pocos días dí un curso del segundo nivel de REIKI y entregué al comienzo de la clase un pequeño manual de unas diez páginas. Uno de los participantes lo miró con sorpresa y no pudo evitar mostrar su decepción diciendo “¿esto es todo?” …

Me di cuenta de cuán mentales podemos llegar a ser. Están los sentidos tan entorpecidos y embotados que ni se pasa por la mente que es sólo desde el SENTIR que podemos llegar a experimentar el desdoblamiento y expansión de la Conciencia. De forma natural, sin drogas, desinhibiendo nuestra rigidez mental, es posible.

Para ello tenemos que reconstruir nuestras creencias y patrones mentales. Deshacernos de toda la información que sólo entorpece nuestro avance. La mente crea inseguridad, escepticismo, miedos …

Para poder sentir hay que salir de la mente. Es el primer paso. ¿Cómo? Desarrollando la concentración. Aprendiendo a dirigir la atención. Allí donde ponemos la atención va la energía.

Así que,comenzamos respirando conscientemente,poniendo la atención en las fosas nasales.Mejor con los ojos cerrados. Sintiendo cómo entra el aire fresco por las dos fosas nasales y luego cómo lo soltamos lentamente también por la nariz. Llevando los cinco sentidos a nuestro interior para sentir internamente nuestro cuerpo físico, nuestro cuerpo mental y nuestro cuerpo emocional.

Nos damos tiempo para sentir. Nos permitimos sentir, relajarnos, explayarnos, …

La energía femenina

mujer sagradaLa energía femenina te convierte en una mujer divina y sagrada.

Son siete los Planos que tenemos que atravesar, como proceso de purificación , y poder adentrarnos en el Camino que nos lleva a unirnos con la Conciencia Superior.

Puedes visualizarlo como una Montaña en forma de espiral que tienes que ascender.

Comienzas el Camino como APRENDIZ, con las manos vacías y con un ropaje muy simple.

Das la primera vuelta a la Montaña. Una mujer te está esperando al final de la primera vuelta. En ese primer Mirador ella te entrega un BASTÓN, como insignia de autoridad del Ser divino que eres sobre tu personalidad.

Sigues tu Camino ascendente y al alcanzar la segunda vuelta, logras ver ya desde lo lejos otra mujer que te está esperando, sabes que es la MAESTRA. Con su mirada te anima a llegar a su lado. Sin decir palabra alguna te coloca una MOCHILA en la espalda.

Continuas subiendo cada vez más animada y confiada de que en cada vuelta a la montaña vas a encontrarte con alguien especial. Y así es, en el tercer Mirador está esperándote la SANADORA que te hace beber de una COPA dorada y luego la guarda en tu mochila.

Sintiendo el cuerpo muy ligero y con un estado de alegría que nunca antes habías sentido sigues avanzando hacia la cima y en esta cuarta vuelta a la montaña te encuentras con la MAGA que te recibe muy sonriente, brillantes sus ojos y coloca en tu mochila una BOLA DE CRISTAL.

Cada Plano que has ido escalando con entera facilidad ha supuesto ir dejando atrás pensamientos, creencias y emociones. Sientes que cada vuelta te eleva a un estado cada vez más sublime.

Alcanzas el quinto Mirador donde te espera la SACERDOTISA que pone sobre tus hombros una magnífica CAPA que lleva estrellas y soles engarzadas.

Con todos estos extraordinarios presentes sigues subiendo hasta el sexto Mirador donde ya las vistas son magníficas. El mundo exterior queda atrás. Aquí te está esperando la EMPERATRIZ para coronarte con una DIADEMA de siete puntas con las gemas que representan los siete centros energéticos.

Continuas subiendo hasta la cima y al encumbrar la Montaña sagrada tu YO SUPERIOR que es pura LUZ aparece ante ti y te abraza.