Tipos de Amor

Existen tres tipos de amor: HUMANO común (amor interesado en las propias necesidades). HUMANO desarrollado (amor compartido y respetuoso hacia el otro). ESPIRITUAL (amor incondicional). DIVINO (amor puro e impersonal)

AMOR es igual a LIBERTAD. La libertad nos empuja a desear experimentar la expansión y compartir nuestra felicidad. El amor nos inspira a experimentar la compasión y ésta nos lleva a sentir la unidad con el corazón de todos en Todo.

Los actos heroicos de amor incondicional se hacen sin pensar. Si se pensasen, solo por un minuto, uno temería primero por su propia vida. La generosidad y la compasión son actos espontáneos que no pasan por la mente.

El miedo, el resentimiento y el odio, bloquean la energía del amor que debería llegar al corazón. Así que, el corazón, podría ir apagándose, bloqueado y asfixiado por las energías densas que no le permiten manifestar su esplendor y magnitud.

La persona que percibe “la belleza del Alma de la vida” ha purificado su nivel de amor egoísta a Amor Incondicional.

Amándonos, nos adentramos en nuestro mundo interior y descubrimos el Universo.

Medicinas del Alma

El Dr. Edward Bach, poseía una gran sensibilidad para captar las energías de las flores. Fue un gran conocedor de las mismas y era tal su dedicación a percibir la energía superior que poseen muchas de ellas, que en su maestría llegó a afirmar que la energía de las flores eran la mejor medicina para el Alma.

Desde mi experiencia de estar trabajando con ellas, las FLORES DE BACH, desde hace veinte años, es que os voy a hablar de lo efectivas que son.

Fundamentalmente, su energía, va a remover las energías que están bloqueadas en tu cuerpo causando molestias y finalmente enfermedad.

Estas energías negativas y tóxicas pueden ser por resentimiento, celos, rabia, miedos, inseguridad, baja auto-estima, etc. que, al reprimirse, van creando un bloqueo en el cuerpo emocional que terminará dañando algún órgano del cuerpo físico.

En el Sistema Floral de Bach, hay 38 esencias florales que cubren el abanico de las emociones dañinas que por alguna causa hemos reprimido y nos están afectando en nuestra vida diaria.

Tiene que haber un seguimiento por parte del terapeuta, que ayudará a reconocer la raíz del problema, a tomar conciencia y sentirse capaz de afrontarlo y resolverlo.

Como la Mente se resiste a desprenderse de sus hábitos y creencias, puede tomar cierto tiempo en deshacer el bloqueo. Hace falta paciencia, confianza y no crear expectativas.

Lo más importante es que van a crear CONCIENCIA en ti, de quién eres, qué te pasa, qué necesitas cambiar… Y te darán la fuerza para conseguirlo.

La raíz de las enfermedades físicas y mentales está en el Alma … que necesita desplegarse, desdoblarse …

La Rabia

mujer-angel-rojosExiste  una rabia penetrante, muy sutil y  corrosiva contra nosotros mismos. Quizás porque nos hemos sentido injustamente tratados y al no haber sabido defendernos -el haber callado- nos hace sentir cobardes y rabiosos.

Reconozcamos que existe en nosotros una rabia dirigida contra nosotros mismos. Y ocurre cuando nos decepcionamos de nuestra actuación que consideramos no ha estado a la altura de nuestras expectativas. “¡Debía de haber …!”

Cuando nuestro YO ha idealizado algo por lo que luego se siente defraudado entonces nace la rabia.  Una esperanza volátil se esfuma  y nos deja en el aire con un sentimiento de fraude y frustración. Le echamos la culpa a otros o a la mala fortuna y en el fondo nos hierve la sangre. Nuestro cerebro comienza a idear razones; porque no hemos estado a la altura, porque hemos sido torpes, porque hemos sido cobardes, poco avispados, …  y nos castigamos sin piedad, no queriendo volver a intentarlo, no queriendo saber nada de más de retos … no queriendo ilusionarnos más … nos desvalorizamos …. otra vez …

Proyectamos nuestros miedos y nuestra rabia en otros. Porque la rabia que no se canaliza correctamente,  engendra violencia, y nos desahogamos enfadándonos  con los demás, con alguien más débil.

La rabia.si no sabemos digerir las emociones o canalizarlas adecuadamente,  nos sale como llamaradas de fuego por los ojos o como bocanadas de fuego por la boca.  Y si la reprimimos nos quema por dentro creando ardores de estómago, tumores, infecciones, inflamaciones …

Si soltamos la rabia de forma abrupta y de forma visceral, estamos creando un carácter irascible y violento, creando conflictos continuamente inclusive con las personas que más queremos, no sabiendo cómo evitarlo.

¿Qué hacer para transformar la rabia?

Primero, recuperar la soberanía de nuestro Ser.  Yo Soy quien soy y me acepto. Y a partir de ahí hago reformas.

Contemplar la RABIA y no apartar la mirada. ¿Qué la crea? ¿En qué momento de mi vida comencé a sentirme mal conmigo mismo? ¿Cuándo, cómo y qué me hizo ceder y dejar de lado mis ideales?

La vida está en continuo movimiento. Cada obstáculo tiene el aliciente de un nuevo desafío para seguir creciendo. No nos quedemos atorados en la rabia, el despecho o el resentimiento.

Tres claves para comenzar una nueva etapa:

  1. Dejar de FINGIR.
  2. RECUPERAR la fuerza y la pasión de SER.
  3. RECONQUISTAR la alegría de SER.

 

 

 

 

 

Estamos hablando de AMOR

manos entrelazadasNos posicionamos detrás de  nuestros convencimientos y razones.  Desde ahí se hace difícil escuchar a los demás… No nos interesa demasiado entender a la otra persona. Inclusive si estamos discutiendo sobre la falta de amor y del sufrimiento que nos han ocasionado, el que está acorazado detrás de su amor propio, no tenderá la mano para acercarse -aunque sea solo un gesto- para entrelazar pareceres y sanar diferencias …

Antes de dar amor, hay una larga lista de demandas. Una lista de decepciones. Una lista de reclamaciones  … y estamos hablando de AMOR.  Por qué estamos perdiendo el tiempo en argumentaciones si de lo que estamos falta todos es de AMOR …

Resulta también que en el pasado cometimos errores,  nos equivocamos , actuamos inconscientemente, pero ¿damos un espacio para  que uno pueda rectificar?

A veces se hacen de forma forzada, pequeñas expresiones de amabilidad y demostraciones de afecto.  Cuesta,  cuando  los corazones se han ido endureciendo por el resentimiento. Sufriendo de desamor, los mendigos de cariño se inclinan ante la necesidad de un gesto bondadoso y tierno… pero eso sólo daña al alma.

Sólo desde la valentía de enfrentarse a sí mismo y renacer como ser completo,  es entonces  posible amarse a uno mismo y amar a los demás, sin dependencias.

Nos falta alcanzar un estado compasivo sincero y real. Ese estado natural del ser que no necesita explicaciones y que, con una sonrisa.  crea un puente donde  antes había un abismo. Y que con un abrazo espontaneo enciende todas las luces del Universo en el otro.

 

Una Mente con cuatro patas

ser en la soledad azulLa Mente, a saber,  tiene cuatro funciones: Capacidad de discernir. Ego. Capacidad de elección. Conciencia.

Es importante  hacernos conscientes de cómo funciona nuestra mente, porque es la manera de hacernos dueños de nuestra vida.

Desde la quietud mental,  distinguir, ejercitar  y desarrollarlas de manera “inteligente”. Es decir, si comenzamos por ocuparnos en saber pensar; deshaciéndonos de pensamientos densos, inútiles y negativos, conseguiremos claridad mental.

Esta claridad mental da poder a nuestro discernimiento, haciéndonos cada vez más conscientes de quiénes somos. Al perfilarse  -nuestra intención, nuestra vocación, nuestro propósito de vida: nuestro ser- la Conciencia se va expandiendo y nuestra capacidad de elección se hace firme. Cuando utilizamos correctamente estas tres funciones, el Ego, -que actúa como amor propio o yo egoico- irá desapareciendo por si solo.

Cuando, desde la paz y orden interior, somos Observadores de nuestro estado mental, conservamos la armonía en nosotros.  Sin embargo, cuando domina el Ego, las demás funciones quedan relegadas y adormecidas. El Ego, cuando se vuelve poderoso, ralentiza la capacidad de pensar, distorsiona, vela y hasta anula la realidad que pudiese hacer peligrar sus privilegios de mando.

Las  cualidades del ser humano, como la voluntad, paciencia, generosidad, moderación, compasión, etc. no vienen del exterior. Las cualidades del ser humano son intrínsecas a la esencia de cada individuo. Se pueden educar y desarrollar pero siempre desde el ejemplo porque si se quiere conseguir por imposición, reprimiendo o forzando la naturaleza de la persona, el efecto saldrá a la luz tarde o temprano en forma de  rebeldía, resentimiento  y odio.

Es preciso desarrollar las funciones de nuestra Mente desde la experiencia, desde el anhelo propio de avanzar en el Camino del conocimiento de sí mismo. Todo lo demás es seguir el juego del Ego y sus sutiles trampas de engaño y manipulación.

 

 

Ejercicio para liberar el Resentimiento

hombre peregrinoPon la intención de liberarte del resentimiento que oprime tu corazón y que no te permite vivir la vida plenamente, como desearías. El resentimiento es como una semilla de algo que no se expresó y creó frustración y desencanto en el corazón. Debido a que no se expresó, creó malos entendidos. Debido a que no se aclararon los sentimientos ni se reconciliaron  las emociones, nació el resentimiento callado que crece en la oscuridad y profundidad del corazón y la mente alimenta, diariamente, para que no te olvides del daño que te hizo.

Todas las energías negativas y densas, como las de resentimiento, amargura, desconfianza, etc. nos sacan del Camino que lleva a la felicidad interior. La tarea está en regresar y hacernos dueños de nuestro Camino; el Camino del corazón.

Deshacernos de estas energías nos ayudará a profundizar y ampliar nuestra percepción de nosotros mismos y del entorno y eso hará  incrementar nuestra capacidad de amar; empezando por nosotros mismos.

Busca un lugar tranquilo y siéntate cómodamente, mejor si es en la Naturaleza, donde la Madre Tierra nos arropará amorosamente. Has unas respiraciones conscientes -despacio-; cierra los ojos e inhala lentamente contando hasta tres, retienes unos segundos el aire, sueltas lentamente contando hasta 6 y después te quedas en vacío unos segundos con la atención en el centro del corazón. Así varias veces hasta que consigues centrar todas tus energías dispersas.

Expulsa todas las tensiones y preocupaciones. Tomate todo el tiempo del mundo. Permítete conectar con tu corazón. Deja que fluyan las emociones; la rabia, la tristeza, la decepción … sé solo un Observador de ese “personaje” que se siente dolido. Atiéndelo … es solo el personaje, el “yo” … tu Ser esencial es el Observador. La  Conciencia es el Observador del “yo”. Déjale que se desahogue, que se vacíe … pero no le dejes que se recree en el lamento. Que se haga consciente de la inutilidad de esas energías negativas.

Y ahora, que sea la Conciencia quien guíe al yo hacia el Camino del corazón.

 

Cielo o Infierno

hombre sincronicidadSe vive en el Infierno cuando se ha  perdido la compasión y amor por uno mismo y por los demás. Cuando, sin darnos cuenta, nos hemos llenado de amargura y resentimiento, pensando que la vida no nos trata como merecemos… o nos castigamos pensando que no somos merecedores de nada …

Sea lo que sea que decidas vivir tendrás que crearlo.  Si experimentas la vida desde la frustración,  la queja y la rabia, verás multiplicado a tu alrededor la desgracia y el sin sentido de la vida. Te estás creando y alimentando tu infierno.

Si quieres vivir desde la actitud de agradecimiento, contento y aceptación, tú mismo estás creándote un estado de bienestar y paz interior, independientemente de todo lo circunstancial  que te rodee.

No se trata de engañarnos a nosotros mismos y caer en una actitud de resignación y conformismo. La ACEPTACIÓN, por lo que no podemos cambiar, debe ser hecha desde el corazón y desde el Amor. Esta apertura y  entrega desde el corazón son las que hacen posible la rendición total del Ego.

 

Saturados emocional y mentalmente

hombre meditando grisesSi hay que echarle la culpa a alguien,  ya nos encargamos nosotros mismos u otro, de que caiga sobre nuestros hombros.

De ahí la necesidad de hacer una limpieza emocional desde el momento mismo en que nuestra Alma nos pide y nos empuja a que hagamos cambios en nosotros. Porque, llega un momento en nuestra vida, en que estamos y nos sentimos saturados emocional y mentalmente.

Sin embargo, como somos tan contradictorios, al vivir en una mente dual llena de dudas y miedos, siempre una parte nuestra se resiste al cambio, se resiste a VER la realidad; porque resulta dolorosa. Precisa de un esfuerzo y nos sentimos sin fuerzas ni confianza en que lo podamos lograr.

La resistencia crea sufrimiento. Las mente que se resiste al cambio siempre encuentra la fórmula para posponer el enfrentamiento con nosotros mismos o con la situación que nos preocupa.

Esa lucha que ocurre en mi interior,  entre lo que debería hacer que me dicta mi mente y lo que deseo hacer que me susurra mi corazón, es lo que crea tensión y agotamiento en mi. Si tengo una mente dominante mí corazón se resignará y se irá apagando. Pero si he desarrollado mi mente hasta hacer que trascienda al Ego y hago que se conecte con el corazón, entonces conseguiré sentirme en paz conmigo misma; feliz.

Amarse a uno mismo es una cuenta pendiente para todos aquellos que las circunstancias de la vida le hicieron sentirse abandonado, no amado, relegado, humillado …. pero esa memoria del pasado podemos sanarla y dejarla que repose en el pasado. Porque lo importante AHORA es ocuparnos de nuestro Presente,  libre de quejas o resentimiento. Amándonos plenamente para poder así poder dar a los demás.

 

Las ventajas de cargarse con energía cósmica

mano extendidaLas personas espirituales se cargan de la energía del Universo.  Y ello supone toda una serie de ventajas, entre las cuales están:

1) pueden trascender la mente desde su Conciencia desarrollada

2) no tienen dependencias materiales ni emocionales

3) viven de dentro hacia afuera, lo que supone un ahorro importante de energía más estabilidad emocional.

4) pueden trascender el mundo material mediante la oración y la meditación hacia otros planos superiores para restaurar su paz interior,

5) tienen el sexto sentido de la intuición activo y conectado a su corazón, lo que les hace vivir atentos pero relajados y seguros de sí mismos.

Por otro lado están las personas  que desconocen tienen esa misma capacidad y potencialidad en ellos pero viven desde el sufrimiento,  la infelicidad y desconectados de su ser primordial.  Esta energía  superior no penetra en ellos por estar  bloqueados algunos de sus centros energéticos.  Y ello se manifiesta de la siguiente manera:

1) Viven desde su mente débil e insegura. Las emociones y las pasiones les hacen reaccionar impulsivamente y a la defensiva.

2) Viven desde el sufrimiento, la inestabilidad emocional, el desasosiego y los miedos… todo ello siendo un caldo de cultivo para las enfermedades.

3) Viven desde el resentimiento callado, la baja autoestima, la frustración y el desamor.

4) La mente inferior les domina y no les permite tener paz interior. Temen el Silencio  y el encontrarse consigo mismos.

Si existe un compromiso contigo mismo de ser feliz y quieres encontrar la paz interior debes crear un equilibrio entre tu cuerpo físico,  tu mente y tu corazón.  Este sería el comienzo de amarte a ti mismo.

Si existe en tí un profundo deseo de evolucionar como ser humano se pondrá en tu camino la señal para comenzar una nueva etapa de crecimiento interior.

Llevo años iniciando a personas en el REIKI y siempre tengo la sensación de que REIKI es un regalo que aparece en la vida de las personas en el momento adecuado. REIKI te da la enseñanza y la transmisión de energía necesaria para hacer la andadura hacia el maestro interior.

REIKI, es una herramienta sencilla que despeja el camino del corazón para que se conecte con la energía divina que hay en tí y en el Universo.

Este es un buen momento para decidir cambiar hacia lo positivo y amable de la vida.

¿De dónde surge el sufrimiento?

hombre bicicleta amanecerEl flujo natural de la existencia es permitir que las cosas sucedan… pero somos demasiado impacientes y  no  creemos que exista un Orden Superior y un Plan Divino universal, de los que somos parte  pero al que nos resistimos. Desde nuestra insignificancia y gran soberbia pretendemos dirigir nuestra vida ignorando nuestra naturaleza y propósito.

De aquí parten todos nuestros sufrimientos… si sólo me ocupase de ser quien soy en lugar de quién debería ser… si me ocupase en hallar la causa de mi infelicidad en lugar de ir sumando todas las pequeñas insatisfacciones que me apartan más y más de mi ser…

La infelicidad surge, primero, porque no nos enfrentamos a ella en sus comienzos. La integramos en nuestro corazón como algo inevitable… no nos atrevemos a reconocer nuestra tristeza, nuestra insatisfacción … bloqueándose así los canales por donde debería fluir la energía que nos da vida.

Segundo:  Si la relación conmigo mismo no es armoniosa y satisfactoria, cómo puedo esperar que mi relación con los demás sí lo sea… pero, ¿cuál es la razón por la que no soy enteramente feliz?  Si yo no me siento contento conmigo mismo ni con mi vida,  ¿acaso puedo manifestar contento o tolerancia hacia los demás? …

Tercero: Yo espero o exijo a los demás que me hagan feliz, que me den o se comporten como yo espero que merezco o deseo … y nos decepcionamos…

Nos hacemos daño a nosotros mismos; nos castigamos, nos exigimos por encima de nuestras posibilidades, nos cargamos con responsabilidades y culpas que no nos pertenecen… pero sólo nos quejamos.  No nos sentimos capaces de pasar a la acción para desembarazarnos de todo patrón y condicionamientos que nos presiona y limita. Elegimos ser víctimas.

He creado sentimientos de rabia e impotencia en mí por no ser como desearía ser. Y he creado odio y resentimiento hacia los demás por no tratarme como yo esperaba… y eso incluye  resentimiento y rabia hacia el jefe, hacia el vecino,  hacia el gobernante, hacia la sociedad, hacia el país, hacia el mundo… quejas y más quejas…. sufrimiento más sufrimiento… sin soluciones claras,  directas y efectivas.

Parece ser que todavía no estamos preparados para ACEPTAR enteramente quien somos; dejando de poner resistencias y dejando de luchar contra nuestra naturaleza.   Y es que, como dijo el gran sabio indio Ramesh Balsekar, el grado de felicidad depende de la dimensión de la total aceptación de este concepto básico que es la aceptación, de mi ser.

La vida deja de ser un esfuerzo cuando conectas tu pulsación con la del Universo.

La paz interior es la virtud de no perder la calma. Es el estado del perfecto abandono en la Divinidad. Es la Gracia del no esfuerzo, dentro del fluir de las corrientes cósmicas.