La dignidad del pobre

hombre agradecidoHay una pequeña historia de un anciano ciego que estaba en la calle mendigando. Estaba sentado en la acera y tenía un cartel junto a él que ponía “soy ciego y no tengo para comer” pero la gente pasaba sin prestarle atención. Un joven se paró frente a él y sin vacilar cogió el cartel, le dio la vuelta y escribió algo. Volvió a colocar el cartel donde estaba, echó unas monedas al pie del anciano y siguió su camino. De vuelta de su trabajo, horas después, volvió a pasar por delante del anciano y se paró a saludarle, viendo que sonreía. El mendigo, intuyendo que era la persona que había escrito algo en su cartel y que tanta suerte le trajo porque mucha gente se había parado a saludarle y ayudarle con algunas monedas, le preguntó curioso qué había escrito. El joven, sin darle ninguna importancia, le contestó: abuelo, escribí “es primavera y no puedo verla” … qué le parece … y los dos se echaron a reír.

Nadie quiere escuchar lamentaciones. No se simpatiza con la miseria humana. Los actos de caridad no encajan en el ser humano actual, sin tiempo para pararse a compadecerse de nadie … cada uno está en su propia lucha de vida …

Pero nos fijamos en lo que está en nuestra misma onda. Simpatizamos con lo que nos impacta agradablemente. El mensaje que llega al corazón de forma amable nos atrae. Todos estamos falta de amor y simpatía …

Ser positivo siempre tiene ventajas. Los actos espontáneos de corazón llegan a los demás corazones.

Si nuestra actitud en la vida es de víctima o de mendigo recibiremos migajas por lástima. Pero si nuestra disposición personal es de confianza, dignidad y amor, esa actitud nos facilitará la vida.

Las Leyes y Principios Universales

mujer,mar y pajaroA veces se gestiona la vida desde una perspectiva tan errónea que, cuando uno se topa con las consecuencias -que ha producido la inconsciencia y el egoísmo-, uno no sabe cómo afrontarlas. Ignorar las Leyes Universales inevitablemente tiene desagradables y dolorosos  resultados.
La vida está basada y regida por siete Leyes y Principios Universales, que  nos brindan una enseñanza primordial si queremos vivir en armonía con la Naturaleza y  sentirnos parte del Todo:
1) Reconocer y experimentar que el Universo es Inteligencia Pura.
2) Tomar consciencia del Sistema de Correspondencia; “como es arriba es abajo”.
3)  Somos Energía. Actuamos acorde a una Vibración y Frecuencia.
4) Todo tiene dos polos. Vivimos en el mundo de la Dualidad y la Polaridad.
5)  Todo tiene un Ritmo y una compensación. No poner resistencia al fluir de la vida.
6)  Causa y Efecto.  Lo que siembras es lo que recoges.
7)  Encontrar el equilibrio entre la  Energía Masculina y Femenina que está en todos.
Si queremos avanzar, salir de crisis y enfermedades, tenemos que cambiar la vibración e ir hacia niveles superiores. Tenemos que desbloquear y sanar energías emocionales.
Entender que somos energía y que nuestros pensamientos y actitud nos afecta en todos los aspectos de nuestra existencia. Cada pensamiento tiene una frecuencia y vibración, tengamos pues pensamientos positivos, amorosos.
En primer lugar, deshacernos de toda rabia, resentimiento, frustración, miedos, … Y comenzar a AMARNOS A NOSOTROS MISMOS.
Sólo a través del Amor Puro, del Perdón, de la Aceptación, es que podremos sanar nuestro pasado y lograr atraer la Felicidad y la Paz interior que todos deseamos.
.

Nuestro enemigo está dentro

hombre cerebro azulNo acabamos de entender bien cómo funciona nuestra Mente… y si es nuestra, ¿acaso no debiera estar a nuestro servicio?  …

Cómo es que los pensamientos surgen uno detrás de otro y somos incapaces de controlarlos… ¿qué parte de nosotros produce los pensamientos y qué parte es sólo testigo de ese parloteo  y se siente impotente e incapaz de encontrar el silencio y la quietud mental?

Desde esta observación de nosotros mismos es como surge el cuestionamiento fundamental sobre el yo. El yo -que equivale al Ego- es el punto de referencia con el que nos identificamos y el Yo desde una realidad más amplia,  contiene la Razón y al Espíritu, que es la esencia que trasciende al Ego y a la que debe finalmente subordinarse.

La libertad del yo es limitada y dependiente de su grado de percepción e interpretación de sí mismo y del mundo exterior. El Ego lo enmascara y aprisiona, obstaculizando el camino de su desarrollo y transformación en un Yo Superior en conexión con el Espíritu.

Hoy en día han surgido técnicas basados en crear “pensamientos positivos” para controlar la mente y dominar el yo inferior pero que son ineficases en cuanto que no se puede luchar contra la mente desde la mente misma.

Este tipo de técnicas solo hacen que reforzar el Ego, al encubrir el problema que tiene sus raíces en el subconsciente. Repetir la fórmula: “Yo soy amor. Yo me amo. Yo me perdono…” desde la mente, es cambiar el ruido de la mente por otro tipo de ruido. Es verdad que los pensamientos -sean positivos o negativos- tienen un efecto poderoso para bien o para mal. Pero el verdadero poder  está cuando se dice desde el corazón.

Aprender a salir de la Mente; aquietarla, llevarla a un segundo plano, ahí radica el primer peldaño hacia la ascensión para el encuentro y unión con nuestro Yo Superior.

 

Creando salud en nuestra vida

Tu habilidad para sanarte parte de tu intención y deseo por sanarte.

Tu voluntad y anhelo por sanarte debe estar unido al amor que sientes por tí mismo  y a la confianza absoluta en tu capacidad para la auto-sanación.

Hace falta  Paciencia. No contabilizar el tiempo ni tener expectativas.

Para restablecer  nuestra salud debemos atender y equilibrar  el cuerpo físico, la mente y el alma, que estando interconectados, nos irán señalando el mejor camino para tratarles adecuadamente hacia la salud y el bienestar.

Físicamente: comer alimentos frescos que crearán en nosotros energía. A la hora de dormir desconectar nuestra mente haciendo unas respiraciones de relajación. Caminar o hacer ejercicio todos los días para oxigenar nuestro cuerpo.

Mentalmente: Desarrollar nuestra mente ejercitando la concentración y la meditación. Desarrollar nuestra Conciencia siendo observadores de nosotros mismos, viviendo conscientemente nuestro Presente. Estar abierto a aprender cosas nuevas, cambiar hábitos, tener pensamientos positivos  y constructivos … cerrar heridas emocionales mediante el perdón.

Espiritualmente: Nuestra alma también necesita ser alimentada. El contacto con el corazón, donde reside el Amor y la Compasión, nos ayudará a establecer la paz y la serenidad de forma estable en nuestro interior. La oración, la meditación, la contemplación y quietud, nos ayudan a contactar con nuestro Ser esencial y eterno.

Moviendo nuestra energía vital creamos salud. Equilibrando nuestros centros energéticos creamos salud. Comiendo y durmiendo correctamente creamos salud. Ampliando nuestra visión de la vida, dándole un sentido y cumpliendo nuestro propósito de vida creamos salud. Expandiendo nuestra Conciencia creamos salud. Amar y ser amados es crear salud.

Ser saludables es ser felices.